Dentro de la tormenta: Los Cazadores de Huracanes de NOAA recopilan los datos que necesitamos para proteger nuestras comunidades

Release Date

Los datos son claves para todo pronóstico del tiempo, incluidos los pronósticos de huracanes. Tanto para FEMA como para los funcionarios de manejo de emergencias, es fundamental tener los datos necesarios al momento indicado para poder tomar decisiones informadas y proteger a sus comunidades antes, durante y después de un huracán. Nunca podremos detener un huracán, pero podemos usar los datos para ayudar a las personas antes, durante y después de la tormenta.

Pero, ¿de dónde vienen estos datos?

Aunque la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) tiene a su disposición muchas herramientas de pronóstico para recopilar e interpretar los datos, como los radares, satélites y modelos informáticos e imágenes de satélite, los mejores datos vienen desde adentro de la tormenta misma. El más mínimo cambio en la trayectoria de un huracán puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Un cambio en la intensidad de una tormenta podría cambiar a una comunidad para siempre.

Debido a esto, el trabajo de los Cazadores de Huracanes de NOAA es tan importante. Asistimos a la presentación de la Gira de Concienciación sobre Huracanes de NOAA en Washington, D.C., para conocer más.

NOAA’s WP-3D Orion “Kermit” stopped in Washington, D.C. as part of the yearly Hurricane Awareness Tour.

La aeronave WP-3D Orion “Kermit” de NOAA estuvo en Washington, D.C., como parte de la Gira anual de Concienciación sobre Huracanes.

Volar directamente al peligro

Mientas otros huyen de la trayectoria de un huracán, el equipo de Cazadores de Huracanes de NOAA se dirigen hacia la tormenta. Durante vuelos de misión de baja altitud, los equipos recopilan datos fundamentales sobre las tormentas con una amplia gama de equipos científicos. 

Each time the aircraft “Kermit” intercepts a hurricane, a decal is added listing the storm’s name and year.

Cada vez que "Kermit" intercepta un huracán, se agrega una calcomanía con el nombre y año de la tormenta.

Las aeronaves más grandes de la flota especializada de NOAA son dos WP-3D Orions. Afectuosamente llamadas "Kermit" y "Miss Piggy", estas aeronaves utilizan herramientas como las sondas Dropwindsonde. Estos instrumentos en forma de tubos caen a 10 metros por segundos y demoran cuatro minutos en llegar a la superficie. Mientras están en tránsito, trasmiten datos sobre la presión, temperatura, humedad, velocidad del viento y dirección del viento de la tormenta a la aeronave. Las aeronaves también pueden utilizar bathytermógrafos desechables aéreos que miden la temperatura del océano y usan los Radiómetros de microondas de frecuencia escalonada desarrollados por NOAA para recolectar datos para determinar la velocidad del viento en la superficie del océano.

NOAA Corps Lieutenant Commander Sam Lirato explains how a dropsonde works to members of the press during the Hurricane Awareness Tour.

Teniente comandante del Cuerpo de NOAA Sam Lirato explica cómo funciona la sonda dropsonde a la prensa durante la Gira de Concienciación sobre Huracanes.

Graphic
Kermit, Miss Piggy and Gonzo grace the nose of several NOAA hurricane hunter aircraft.

Kermit, Miss Piggy y Gonzo aparecen en la proa de varias aeronaves cazadores de huracanes de NOAA. Imagen cortesía de NOAA.

Los aviones también cuentan con un sistema de radar Doppler tanto en la parte inferior y en la cola de la aeronave. El primer sistema de radar crea una imagen digital de la tormenta de manera horizontal y el segundo de manera vertical. Juntos, estos sistemas permiten que los meteorólogos e investigadores vean las varias capas y estructuras internas de la tormenta.

Esta información es fundamental para el trabajo del Centro Nacional de Huracanes en el desarrollo de pronósticos de huracanes. Por su parte, FEMA y los funcionarios locales y estatales de manejo de emergencias utilizan estos pronósticos para el posicionamiento previo de recursos de subsistencia y para salvar vidas en las comunidades que quedan en el camino de la tormenta. Además, los funcionarios de manejo de emergencias usan estos pronósticos para determinar quién debe desalojar y cuándo deben ocurrir los desalojos.

Los datos ayudan en la preparación, respuesta y recuperación

Además de Kermit y Miss Piggy, NOAA cuenta con otros recursos aéreos que se movilizan antes y después de que un huracán toque tierra. "Gonzo", una aeronave pequeña y veloz del tipo Gulfstream vuela a altitudes altas para recolectar información sobre las condiciones del tiempo en la atmósfera superior, incluyendo sistemas que pueden dirigir los huracanes hacia la costa o mar afuera. Desde su estreno en 1997, los datos recopilados por "Gonzo" han sido usados para mejorar los pronósticos de las trayectorias de huracanes y cuándo los huracanes tocarán tierra en aproximadamente 20%, así salvando innumerables vidas y millones de dólares en costos de servicios de emergencia.

Después de una tormenta, el Estudio Geodésico Nacional (NGS, por sus siglas en inglés) de NOAA posiciona aeronaves pequeñas y ágiles con cámaras de alta resolución y otra tecnología crítica para capturar imágenes después de la tormenta. Estas imágenes pueden ayudar en las actividades de respuesta en emergencias porque demuestran, en casi tiempo real, la ubicación y el alcance de los daños en una zona. La comprensión del alcance y la severidad de los efectos de la tormenta ayuda a informar las decisiones tomadas por FEMA y funcionarios locales de manejo de emergencias mientras evalúan los daños y desarrollan estrategias para la recuperación.

NOAA uses high-resolution cameras to capture extremely detailed pictures after hurricane and other disasters.

NOAA usa cámaras de alta resolución para capturar imágenes extremadamente detalladas después de los huracanes y otros desastres.

Residentes desplazados de zonas afectadas por huracanes también pueden usar estas fotos extremadamente detalladas para verificar las condiciones de sus viviendas y sus comunidades.

NOAA photo of damage in Mantoloking, New Jersey after Hurricane Sandy in 2012.

Foto de NOAA de daños en Mantoloking, New Jersey, después del huracán Sandy en 2012. Foto cortesía de NOAA

Por qué la alianza entre FEMA y NOAA es fundamental para mantener a salvo a las personas

Al haber afrontado muchas temporadas de huracanes juntos, FEMA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) tienen una alianza que el Director del Centro Nacional de Huracanes Ken Graham describió “lo más parecido a una familia”. Esta alianza se desarrolla sobre el respeto mutuo y es esencial para garantizar la seguridad de las personas en el camino de los huracanes.

Desde los funcionarios de manejo de emergencias y emisoras locales hasta el lanzamiento de una respuesta eficaz por parte de FEMA, contar con las versiones más actualizadas de los pronósticos, modelos de datos y datos precisos sobre cuándo los huracanes tocan tierra significa que todos podemos planificar y reaccionar de la manera más eficiente posible.

Tags:
Última actualización Mayo 9, 2022