Contenido Principal

Carta del Administrador de FEMA a los funcionarios de manejo de emergencias sobre pasos críticos de acción – 27 de marzo de 2020

Release date: 
27 marzo, 2020
Release Number: 
Guidance

Compañeros funcionarios de manejo de emergencias,

La pandemia por el coronavirus ha trasformado nuestro diario vivir y nuestra profesión en tan solo semanas.  Juntos con nuestros compañeros de salud pública, trabajamos en equipo para confrontar los efectos de este virus en todo el país. Les agradezco por todos sus arduos esfuerzos ante estas circunstancias exigentes y sin precedentes.   

Me dirijo a ustedes hoy en calidad de Administrador de FEMA y de quien solía ser un manejador de emergencias a nivel estatal. Ahora, más que nunca, debemos trabajar unidos para suministrar soluciones para los americanos que sean ejecutadas a nivel local, manejadas por los estados y apoyadas por el gobierno federal.  Los mejores y más brillantes manejadores de emergencias, funcionarios de salud pública, colaboradores de la empresa privada, científicos, doctores en medicina y personal de enfermería se reúnen en nuestra Oficina Central y oficinas regionales de FEMA; en los centros de operaciones en emergencias locales y estatales; y en los centros operativos de hospitales en todo el país. 

Este es el vivo ejemplo de qué consiste una respuesta que involucra a toda la nación.  Tenga por seguro que pueden contar con todo el apoyo de nuestra nación para logar vencer esta pandemia y no me cabe duda de que venceremos en nuestros esfuerzos de detener el contagio del coronavirus. 

Para lograr el éxito en toda la nación, desde el pueblo más pequeño, nación tribal e isla hasta la ciudad más grande, tenemos que actuar inmediatamente y con firmeza.  Hoy, muchos de ustedes están en el campo de batalla, en lugares como Nueva York, Washington, California y Luisiana.  Algunos de ustedes tan solo han tenido pocos casos.  Es nuestra responsabilidad colectiva que demos lo mejor de cada uno de nosotros hoy, para así poder continuar desacelerando la propagación del coronavirus.  Si usted tiene algún excedente de recursos, considere hacer uso del Pacto de Asistencia para el Manejo de Emergencias (EMAC, por sus siglas en inglés) para ponerlos a disposición de sus colegas que puedan necesitarlos en otras partes del país.      

En el cumplimiento de mi función de líder nacional de manejo de emergencias, quiero ser totalmente transparente sobre nuestra respuesta nacional y la responsabilidad que recae en ustedes a responder proactiva y agresivamente.  En cuanto a esto, quiero compartirles siete pasos críticos que les pido consideren inmediatamente y las pongan en práctica.        

Primero, la mitigación funciona. Asegúrese de conservar su personal mientras mantiene la capacidad de responder en un ambiente deteriorado por el coronavirus sin acceso a herramientas, como acuerdos de ayuda mutua o EMAC, que usualmente se incorporan durante una emergencia o desastre.  Asegúrese de que sus comunidades, grandes o pequeñas, adopten los esfuerzos de mitigación.  Cada persona ocupa una función en la batalla contra el coronavirus. Esto incluye tener buenos hábitos de higiene y el distanciamiento social.  Cumpla con las directrices del presidente de 15 días para desacelerar la propagación

Segundo, integrar todas las operaciones de manejo de emergencias y de salud pública. Identifique al funcionario a cargo de la salud pública e incorpórelo al Centro de Operaciones en Emergencias y al Grupo de Comando Unificado en todos los niveles del gobierno. Deberá constituir un equipo unificado que combine el manejo de emergencias con la salud pública. Asegúrese de que todo el liderazgo de funcionarios electos del estado conozca el proceso de manejo de emergencias.  Todas las solicitudes al gobierno federal deberán ser tramitadas formalmente por el funcionario a cargo de manejo de emergencias estatal y dirigidas al Administrador Regional de FEMA.  Este es el mismo proceso que se sigue en desastres naturales.    

Tercero, recopilar los datos sobre la capacidad de camas en hospitales públicos, privados y del gobierno, si aún no lo ha hecho.  Esto incluye el total de camas, camas en unidades de cuidado intensivo, el promedio de ocupación en tiempos normales, y el pronóstico de aumento en la ocupación de estas.  Estos datos le ayudarán en la elaboración de peticiones de recursos de alta demanda y baja disponibilidad, de ser necesario.  Debemos utilizar todos los datos en todos los campos posibles, que incluye el tamaño de la población, demografía y vulnerabilidad, para asignar los recursos que estén escasos.      

Cuarto, planificar activamente el establecimiento de sitios alternativos de cuidado de salud.  Sea creativo en la identificación de instalaciones que podrían acoger pacientes menos graves y que requieran la menor cantidad posible de personal de atención médica, que actualmente escasean.  Tome en consideración lugares como centros de convenciones, hoteles, hospitales en desuso, residencias para estudiantes universitarios o espacios abiertos vacantes de edificios comerciales. Pregunte sobre la iniciativa “De hotel a centro de salud” (Hotel to Healthcare) del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos al administrador regional de FEMA en su región. Si necesita un plan, aquí tiene un ejemplo de un plan.

Quinto, mantener conciencia situacional de respiradores en su área que podrían ser utilizados.  Verifique con los hospitales, unidades de cuidado intensivo, centros de servicio ambulatorio, y cualquier otro establecimiento que pueda utilizar estos equipos; especialmente aquellos que puedan reubicar los recursos a donde sean más necesitados.  Al igual que la capacidad de camas de hospital, estos datos le ayudarán a conocer cuánto tiene disponible y cuánto podría necesitar. De esta manera, tendrá la información necesaria para establecer una estrategia de administración de los recursos en alta demanda y baja disponibilidad, de ser necesario.  De la misma manera que nosotros estamos movilizando nuestros recursos a nivel nacional, ustedes deben hacer lo propio en sus estados.     

Sexto, identificar a todos los profesionales de la salud que puedan incorporar. Busque jubilados, servicios médicos mediante contrato, personal de enfermería, terapeutas respiratorios, estudiantes de medicina y técnicos de emergencias médicas o su equivalente local.  Ustedes necesitarán incorporarlos para brindar apoyo al aumento de pacientes en los hospitales y en el manejo de pacientes en respiradores. Justo ahora necesitan estar recopilando la información de estos candidatos y adiestrándolos, según sea apropiado.  

Séptimo, manejar cuidadosamente el equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés). En FEMA hemos establecido un Equipo Especial de Estabilización de la Cadena de Suministros (Supply Chain Stabilization Task Force) con el propósito de aumentar el flujo de suministros médicos críticos como mascarillas N95, mascarillas quirúrgicas y respiradores.  Estamos usando cuatro principios guía: 1) conservar lo que tenemos; 2) localizar inventario de artículos médicos a nivel mundial; 3) distribuir el inventario a los lugares con mayor necesidad; y 4) desarrollar la capacidad en Estados Unidos por medio de alianzas con la industria privada.  Mientras algunas de estas estrategias rendirán frutos a corto plazo, deberá ser su prioridad el manejo minucioso del inventario que actualmente tiene disponible. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) crearon una Calculadora de Tasa de Consumo de Equipo de Protección Personal (PPE) para ayudarles con esto.  Este modelo en formato de hoja de cálculo brinda información para que las instalaciones de atención médica puedan planificar y maximizar el uso de PPE durante la respuesta a la enfermedad del coronavirus de 2019 (COVID-19). De igual forma, las instalaciones que no se dedican al cuidado de la salud (p. ej., instalaciones penitenciarias) podrían encontrar útil esta herramienta para planificar y maximizar el uso de PPE como parte de la respuesta al COVID-19.  Esta herramienta también puede ser utilizada en la planificación del uso de PPE en escenarios que no estén relacionados al COVID-19, ya que podría ocurrir escasez de PPE por problemas en la cadena de suministros relacionados a la respuesta al COVID-19 (p.ej., fábricas).    

FEMA rembolsará todos los gastos elegibles por medidas de protección en emergencias de conformidad con la Ley Stafford; sin embargo, no espere por la llegada de PPE proveniente del gobierno federal.  Tomen medidas firmes ahora para obtener su equipo.  A raíz de las acciones que está ejecutando el gobierno federal y nuestra administración, podrán comenzar a ver suministros de PPE disponibles durante las próximas semanas en la medida que la cadena de distribución comercial se va adaptando mientras las cantidades de envíos del Inventario Estratégico Nacional continúan en curso.  Continúe siendo diligente, solicite donativos de PPE a la industria de la construcción o que compartan los datos sobre sus proveedores. Además, solicite a las oficinas de dentistas o de servicios médicos ambulatorios que hagan donativos directos de PPE a los hospitales y unidades de cuidado intensivo locales. Por último, les quiero pedir que revisen y utilicen la guía sobre PPE publicada por el Equipo Especial de la Cadena de Suministros.

A modo de conclusión, en los siguientes comunicados de circulación general podrá encontrar recursos útiles:  

  • Mejores prácticas: Esta página le brinda una plataforma al gobierno, sector privado, las instituciones académicas, asociaciones profesionales y otras organizaciones comunitarias que brindan apoyo a la respuesta para que compartan sus mejores prácticas y las lecciones aprendidas.
  • Control de rumores: Esta página ayuda al público a distinguir entre los rumores y los hechos acerca de la respuesta a la pandemia del coronavirus (COVID-19).
  • Cómo ayudar: En esta página podrá encontrar información sobre cómo puede hacer donativos de recursos y suministros críticos, cómo realizar negocios con FEMA; y cómo ofrecer tiempo como voluntario.

Estos son momentos sin precedentes en nuestra historia y muchas vidas se encuentran en riesgo.  Estamos haciendo cosas que muchos de nosotros nunca imaginamos hacer, particularmente en esta magnitud.  Como profesionales en manejo de emergencias, esta es nuestra vocación – esto es lo mejor que sabemos hacer; coordinamos, solucionamos problemas y ejecutamos.  Les pido a todos ustedes que lideren estos esfuerzos, sean innovadores y sean diligentes. Esta es una respuesta que involucra a toda la nación y necesito que cada manejador de emergencias sea un participante activo en la misma.

Somos manejadores de emergencias y America necesita que demos lo mejor de nosotros.

Respetuosamente,

Pete

Peter T. Gaynor
Administrador

 

Last Updated: 
28 marzo, 2020 - 11:38