Contenido Principal

La familia Ortiz pone los cimientos en La Grande, con algo de ayuda.

Release date: 
9 abril, 2019
Release Number: 
TRO-NR-89

Rinda homenaje a los voluntarios esta Semana Nacional del Voluntariado, del 7 al 13 de abril.

 

AUSTIN, Texas Jessica Ortiz y su familia perdieron todo en el Huracán Harvey. La inundación histórica ocasionada por la tormenta cubrió toda su casa rodante en La Grange, Texas, hasta llegar a 18 pulgadas del techo y dejó todo "lleno de lodo, apestoso y asqueroso".

 

Ella y sus tres hijos pasaron septiembre y octubre de 2017 viviendo con un amigo en San Antonio; luego, se mudaron a un hotel provisto por FEMA en donde permanecieron por aproximadamente cinco meses. Más tarde, se mudaron a una unidad de vivienda rodante de FEMA, la que ocuparon hasta el 27 de marzo de este año.

 

Ortiz luchó para encontrar un lugar a un precio accesible para vivir en La Grange, pero se negaba a irse.

 

"Pensé en mudarme a otro sitio, pero los niños me decían: —Mami, nuestros amigos. Mami, [por favor]. Mami, no—"; exclamó. "Y me encanta este lugar. Es una ciudad tranquila, todos se conocen entre sí, es una gran comunidad, con excelentes escuelas".

 

Ortiz tenía seguro de inundación y utilizó su pago para comprar un terreno en La Grange. Planificó colocar una casa rodante en su terreno, lo que, desde el punto de vista financiero, dijo que era una mejor opción que regresar a su antiguo vecindario para casas rodantes.

 

Pero, nunca llegó a esa casa móvil. En su lugar, ella y sus hijos recibieron el regalo de sus vidas: una casa nueva construida en su terreno, en gran parte debido a las contribuciones de personas a las que nunca había conocido.

 

"A los voluntarios en verdad les complace ver que la familia tiene un hogar en donde vivir", dijo Tom Fry, un líder de brigada de los Servicios de Desastres Menonita (MDS, por sus siglas en inglés). "Es en verdad gratificante ser parte de ello para una familia que, en muchos casos, no podría pagar una casa".

 

Fry, quien vive en Gilbertsville, Pennsylvania, pasó el mes de marzo en La Grange, en el condado de Fayette, viviendo y trabajando con otros voluntarios de MDS. Ayudó a terminar cuatro casas, incluida la de Ortiz, que habían comenzado otros grupos de voluntarios. MDS proporcionó algunos de los materiales para construir esas casas, a la vez que el resto se financió con los donativos para los colaboradores como el Equipo de Recuperación por Desastre (DRT, por sus siglas en inglés) del condado de Fayette.

 

"Vi todo el progreso que se hemos tenido en la comunidad desde Harvey... y en última instancia, lo que en verdad hizo la gran diferencia en nuestra recuperación fueron los voluntarios que se presentaron a ayudarnos", dijo Joy Cameron, vicepresidenta y directora ejecutiva del DRT.

 

FEMA ha proporcionado a DRT información y guía, comentó, y ha ayudado a establecer vínculos con otras organizaciones útiles. Pero eso, por sí solo, no es suficiente.

 

"Las agencias gubernamentales son fantásticas, pero son las agencias de voluntarios las que sacan el trabajo", dijo Cameron. "Estamos trabajando en muchos grandes proyectos, pero sin los voluntarios, no pasan de ideas".

 

Desde que sucedió lo de Harvey, en todo lo largo de las comunidades de Texas y Louisiana, los voluntarios han estado transformando ideas en hogares y en otras muestras de recuperación. FEMA y los supervivientes de Harvey están inmensamente agradecidos con esos voluntarios, pero desafortunadamente, en la mayoría de las semanas del año, no se les da el reconocimiento que merecen.

 

Se ha designado a los días del 7 al 13 de abril de este año como la Semana Nacional del Voluntariado, lo que representa una oportunidad de rendir homenaje a las personas que dan de manera desinteresada y que nos inspiran a través de su labor.

 

"El huracán Harvey golpeó a nuestra comunidad con tal fuerza que ninguna organización por sí sola puede solucionar el problema", dijo Leonard Leffler, presidente de Hábitat para la Humanidad del condado de Fayette. "Estamos haciendo lo que nos corresponde para construir hogares para los sobrevivientes, y afortunadamente hemos visto que personas de Austin y de otras comunidades vienen a ayudarnos, algunas de ellas de manera regular".

 

El flujo de voluntarios ha disminuido considerablemente desde los primeros días después del huracán Harvey, cuando; según Cameron, era común ver que 1000 personas venían a ayudar. "El comprometerse con un voluntariado a largo plazo es un gran peso", dijo ella, "pero la bendición es aún mayor: Pienso que me he beneficiado más como voluntaria que cualquiera de las familias a las que he ayudado".

 

Pero quizás Cameron jamás sabrá lo que se siente recibir las llaves de una casa nueva construida con la generosidad de los demás.

 

"Nunca pensé que estaría en una situación en la que perdiese todo a la vez y tuviera que empezar desde cero, desde un par de zapatos hasta tener que construir de nuevo todo", dijo Ortiz el 27 de marzo. "Ha sido un camino largo, y estamos inmensamente agradecidos de poder tener esta hermosa casa, que es nuestra; de poder llegar y decir: "Estamos en casa. Estamos en casa".  

 

Vea un video sobre este tema en www.facebook.com/FEMAharvey.

 

Para obtener información adicional sobre la recuperación del huracán Harvey y de Texas, visite la página web de desastres del huracán Harvey en www.fema.gov/disaster/4332, Facebook en www.facebook.com/FEMAharvey, la cuenta de Twitter de la Región 6 de FEMA en www.twitter.com/FEMARegion6 o el sitio de la División del Manejo para Emergencias de Texas en https://www.dps.texas.gov/dem/.

Last Updated: 
12 abril, 2019 - 09:01