Contenido Principal

¿Es tu impacto mayor que el de un estudiante de quinto grado?

Release date: 
31 enero, 2019
Release Number: 
TRO-NR-69

Lograr que los estudiantes de quinto grado se interesen por la matemática puede ser un desafío. En la reciente Feria Vocacional de Matemática de Central Heights Elementary School, estudiantes de profesorado de Stephen F. Austin State University probaron juegos, arte, premios y otras técnicas. Pero fue la emoción de ayudar a sus comunidades lo que capturó la imaginación de los niños.

 

“Los [otros puestos] tenían todas estas formas realmente ingeniosas de hacer que el aprendizaje resultara divertido, así que sabía que iban a ser puestos entretenidos. Pero no”, comentó Elizabeth Redfearn, de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), quien ayudó a presentar situaciones de respuesta ante desastres a los estudiantes de quinto grado. “Realmente me asombró lo entusiasmados que estaban. Decían ‘Quiero cumplir otra misión’. Estaban atrapados por la necesidad [de ayuda]”.

 

La hija de Redfearn, Caitlyn Denning, era una de las estudiantes de profesorado que debía encontrar situaciones relacionadas con carreras profesionales para enseñar razonamiento algebraico. Al recordar su propia niñez, sabía que las operaciones de respuesta ante desastres pueden llamar la atención de los niños.

 

“Recuerdo cuando sucedió lo del huracán Katrina… Estuve presente en una reunión [de FEMA] acerca de la situación relacionada con la vivienda cuando tenía probablemente 7 u 8 años. Estaba realmente interesada y lo que sucedía me apasionaba”, declaró. “El trabajo de mi madre siempre me resultó inspirador”.

 

Cuando los estudiantes se acercaron al puesto de Denning en Central Heights en Nacogdoches, Texas, pudieron sentir su pasión por ayudar a las personas afectadas por un desastre.

 

“Hola, ¿están aquí para ayudar con las iniciativas de recuperación de desastres?”, les preguntaba. “¿En qué equipo quieren estar?”

 

Cuando les presentaron problemas matemáticos relacionados con el huracán Harvey, los incendios forestales de California de 2017 y la erupción volcánica de Kilauea del año pasado en Hawaii, muchos estudiantes se interesaron en el incidente que les resultaba más cercano.

 

“Prácticamente todos los estudiantes conocían a alguien, un familiar o alguien cercano, que se vio afectado por Harvey”, expresó Denning, y destacó que Nacogdoches se encuentra a alrededor de dos horas al norte de Houston, que se vio sumamente afectada. “Se mostraron muy compasivos. Era un asunto muy personal para ellos”.

 

Pero incluso luego de descifrar cuántas comidas, kits de emergencias y habitaciones de hotel necesitaban los sobrevivientes de Harvey, a los estudiantes aún les entusiasmaba aprender sobre la respuesta ante emergencias: Los estudiantes de quinto grado solo tenían que completar una misión relacionada con FEMA, pero en el puesto hubo varios voluntarios recurrentes.

 

“Muchos de ellos cumplían la misión [requerida], luego visitaban todos los demás puestos y volvían para completar nuestras otras dos misiones”, comentó Denning. “Los lápices echaban humo de lo rápido que escribían. Estaban decididos… y ponían todo su entusiasmo y energía en lo que estaban haciendo”.

 

Redfearn, supervisora de la División de Asistencia Individual (IA, por sus siglas en inglés) de la Región 6 de FEMA, que presta servicios en forma temporal como directora de esa división para la recuperación del huracán Harvey, comentó que los estudiantes se sentían empoderados por los ejercicios de respuesta ante emergencias al darse cuenta de que realmente podían marcar una diferencia a su corta edad.

 

“Vi cómo los niños se pusieron al frente y se convirtieron en planificadores. Decían cosas como: ‘Podemos llamar a FEMA si lo necesitamos, pero primero debemos preguntarnos qué podemos hacer, y luego debemos llamar al 911’”, relató Redfearn, quien trabaja con FEMA desde 1991. “Lo comprendieron: ‘Puedo ser un líder en mi propia comunidad, y particularmente en mi propia casa’”.

 

Los niños, por ejemplo, pueden preparar kits de emergencia y mapas de rutas de desalojo, aprender primeros auxilios y hablar con sus padres acerca del seguro de inundación. También pueden participar en los Programas de Preparación para Jóvenes de FEMA, que se encuentran en https://go.usa.gov/xETHa.

 

“Los niños se iban de la feria sintiéndose como ‘No voy a convertirme en costurera mañana, no voy a vender bienes raíces ni seré mecánico”, relató Redfearn refiriéndose a algunos de los otros puestos, “‘pero ya mismo puedo empezar a ayudar a mi comunidad’”.

 

Denning, quien está cursando su último año en Stephen F. Austin, comentó que espera llevar a FEMA a la clase con más frecuencia en el futuro. Los estudiantes de Central Heights reconocieron la importancia de la respuesta ante desastres, comentó, lo que ayudó a que el puesto de FEMA ganara el premio mayor de los administradores de Central Heights entre los 25 a 30 puestos.

 

“Los estudiantes pensaron que era asombroso poder hablar con una verdadera representante de FEMA”, expresó Denning. “Quieren información sobre FEMA y el tipo de trabajo que hace. Piensan que es increíble.

 

“FEMA tiene un impacto no solo sobre las comunidades”, agregó, “sino también al inspirar a niños y jóvenes para que sepan que incluso las más pequeñas acciones pueden tener un gran impacto en las personas que los rodean”.

 

Para obtener información adicional acerca de la recuperación del huracán Harvey y de Texas, visiten la página web del desastre ocasionado por el huracán Harvey en www.fema.gov/es/disaster/4332, o en Facebook en www.facebook.com/FEMAHarvey, la cuenta de Twitter de FEMA Region 6 en www.twitter.com/FEMARegion6, o el sitio web de la División de Texas para el Manejo de Emergencias en www.dps.texas.gov/dem/.

Last Updated: 
1 febrero, 2019 - 13:07