FEMA ayuda a los sobrevivientes de desastre a salvar sus tesoros familiares

Release Date

Fotografías viejas de su bisabuelo, discos de vinilo clásicos, edredones hechos a mano, libros queridos. Estos son tan solo algunos de los tesoros familiares que podrían estar en su hogar cuando ocurra un desastre. 

Aunque quizá no sea posible restaurar completamente estos artículos, frecuentemente es posible salvarlos. Una parte del trabajo que realizamos en la Oficina de Planificación Ambiental y Conservación Histórica de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) con nuestra colaboradora, la Iniciativa Smithsonian de Rescate Cultural (SCRI, por sus siglas en inglés), es enseñar a las personas a salvar sus tesoros familiares. Esta colaboración es liderada por el Grupo de Trabajo Nacional para el Patrimonio en Emergencias, lo cual está formado por más de 60 organizaciones y agencias federales. Juntos, trabajan para proteger nuestro patrimonio cultural contra los efectos dañinos de los desastres y otras emergencias.

El mes pasado, FEMA y SCRI celebraron la primera clase de Salve sus Tesoros Familiares en el Instituto de Manejo de Emergencias de FEMA, la cual fue diseñada para capacitar a nuestros especialistas en técnicas que el público puede usar para rescatar artículos dañados por agua.

"Estamos capacitando a los miembros del cuadro de Conservación Ambiental e Histórica sobre cómo salvar sus tesoros familiares", dijo Lori Foley, Coordinadora de FEMA del Grupo de Trabajo Nacional para el Patrimonio en Emergencias. Ella explica que su meta final es poder enviar a miembros de este equipo a los Centros de Recuperación por Desastre para hablar con los sobrevivientes sobre sus artículos dañados. "Quisiéramos que este programa habilite y capacite a los individuos para que puedan salvar las cosas que más les importen".

Foley dice que la capacitación ayuda a las personas a salvar artículos queridos tales como las fotografías, las recetas de la abuela, las biblias familiares, las partituras y más. Frecuentemente, estos artículos contienen notas, fechas y otros datos históricos de la familia.

"Esa información no existe en ninguna otra parte para la familia, así que tratamos de ayudar a los individuos a seguir esos pasos para salvarlos", dijo ella.

Durante la capacitación, llevaron a los alumnos afuera para trabajar con artículos mojados. Esto les ayudó a entender mejor cuán pesadas y frágiles las cosas pueden ser cuando están mojadas. Los alumnos tuvieron la oportunidad de sacar artículos de una piscina, entender cómo separarlos (por ejemplo, sacar las fotos de sus marcos) y practicar el ponerlos individualmente a secar en posición horizontal.

Cada piscina se enfocaba en tipos específicos de artículos dañados: telas, fotos, libros y documentos, y una piscina final para artículos misceláneos.

Después de trabajar con estos artículos, los alumnos regresaron adentro para aprender las técnicas que pueden usar para salvarlos. Estas incluyen el enjuagar fotos en agua destilada, el uso de pinceles para aflojar la tierra de objetos frágiles y la realización de técnicas adecuadas de secado.

Una vez que los alumnos aprendieron las técnicas para salvar los artículos, practicaron cómo usar los elementos de sus kits para enseñar a los sobrevivientes a hacerlo por sí. Los kits incluían elementos que se pueden usar para demostraciones, tales como tendederos, libros, soportes para secado de suéteres, un pincel y más.

Los alumnos en esta clase piloto serán destacados a Centros de Recuperación por Desastre con estos kits, los cuales usarán para ayudar a enseñar a los sobrevivientes de desastre. Para muchos, esto no es su única capacitación en este campo. Varios de los alumnos tienen formación en arqueología. Otros, como Laura Jordan, tienen conexiones más personales con el trabajo que realizan.

"Por ser sobreviviente del huracán Harvey, para mi es muy importante completar esta clase de Especialista de Cuidado de Recolección", dijo Jordan. "En 2017, presencié personalmente de primera mano la destrucción de mis recuerdos, mis cosas personales, las cosas de mi familia".

Ella dijo que la pérdida de sus libros, fotos, ropa y mantas importantes hechas por su familia era devastadora.

"Cuando uno tiene que volver a esa devastación y ver eso, se pregunta si se puede salvar alguna parte suya que creó la persona que es hoy", dijo ella. "Cuando toma estos tipos de cursos, realmente le enseña y le informa y le instruye sobre cómo ser su propio héroe. No solo para usted, sino también para las comunidades a las que trata de ayudar, para que no tengan que pasar por lo mismo que le pasó a usted y para que sepan que hay esa esperanza reponerse de nuevo después de que ocurra lo peor".

Especialista de Conservación Histórica Laura Jordan (centro) aprende a manipular los libros dañados por agua.

Una vez que los alumnos aprendieron las técnicas para salvar artículos, pudieron practicar la enseñanza de esas técnicas a sus compañeros.

Para Foley, esta es la meta del programa.

"Nunca puede tener a suficientes personas capacitadas para ayudar a otros a salvar sus cosas importantes", dijo Foley. "Nos encanta tener un equipo entero dedicado a salvar recursos culturales e históricos que nos permiten trabajar no solo con individuos y familias, sino también con instituciones y organizaciones culturales. Queremos asegurarnos de que lo que nos defina como estadounidenses se salve para las generaciones futuras".

Para más información, visite la página de FEMA sobre Cómo salvar sus tesoros familiares.

Tags:
Última actualización 9 de agosto de 2022