Un carrito de compras lleno de esperanza

This is a function token it takes node/% arguments. This arguements are seperated by :. These arguments can be a token but, you must used {} instead of []. The can not be spaces in your params.

¿Cómo distribuimos más de 3,500 libras de comida y agua a una comunidad aislada en el centro de Puerto Rico incomunicada del resto de la isla porque un puente colapsó? La respuesta obvia seria por medio de helicóptero, pero cuando el único sitio seguro para aterrizar se encuentra a una milla del pueblo y los vehículos necesarios para transportar los suministros no tienen gasolina, ¿qué se puede hacer?

Un carrito de compras resultó ser la respuesta.

Pero no fue un carrito de compras cualquiera. La gente de Río Abajo, una comunidad en Utuado, usaron su creatividad para crear un sistema de poleas para llevar el carrito de compras de orilla a orilla sobre del espacio que dejó el puente colapsado.  

El sistema de poleas ayuda a los locales a llevar suministros de un lado al otro lado del Río Abajo, Utuado.
El sistema de poleas ayuda a los locales a llevar suministros de un lado al otro lado del Río Abajo, Utuado. (Foto: FEMA Jocelyn Norman)
Después de identificar el carrito de compras como la mejor manera de transportar gasolina de una orilla a otra del río, miembros de Equipos Especiales de Respuesta de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional llenaron el carrito con gasolina y lo enviaron al otro lado. Con la gasolina transportada en el carrito de compras, los residentes lograron echar gasolina a sus vehículos y recoger las paletas de comida y agua distribuidos por FEMA por medio de helicópteros y llevarlas a su comunidad.  

Los problemas que afectan la parte central de Puerto Rico afectaron todos los niveles imaginables. Los vientos de 155 millas por hora arrancaron los postes eléctricos, no importa si eran de madera o de cemento. Los puentes colapsaron… Sin electricidad, los generadores que alimentaban las instalaciones de tratamiento de aguas dejaron de funcionar. La temporada de lluvia empeoró las condiciones de las carreteras, ya que la lluvia adicional creaba deslazamientos mucho más rápido de lo que la gente podía despejarlos. El terreno montañoso, aunque lindo, exacerbó cada problema. Muchas comunidades de la región quedaron aisladas de los puntos de distribución de comida y agua, doctores, familiares, servicio telefónico… de todo.

Agentes Especiales de HSI SRT descargan agua en Río Abajo, Utuado.
Agentes Especiales de HSI SRT descargan agua en Río Abajo, Utuado.. (Foto: Eliud Echevarría)
Es fácil entender por qué el Equipo Especial de Coordinación del Centro de la Isla se reunía tres veces al día. Todos los días a las 7 a.m., 2 p.m. y 6:30 p.m., reuníamos a los trabajadores de respuesta de emergencia especializados en recogido de escombros, refugios y alimentación, servicios médicos, misiones aéreas, logística y comunicaciones; se unieron a representantes de la oficina del Gobernador, de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, Equipos de Búsqueda y Rescate Urbano, y del ejército de Estados Unidos. 

Personal local subió información de la condición de la infraestructura a aplicaciones que permitieron a todos ver las actualizaciones en tiempo real, elemento clave para identificar nuevas áreas aisladas. Según los equipos eliminaban los escombros, los suministros eran transportados por tierra. Según los deslizamientos cerraban las carreteras, los suministros eran transportados por helicópteros.

Miembros del Equipo Especial del Centro de la Isla regresan después de entregar suministros en Lares, Puerto Rico.
Miembros del Equipo Especial del Centro de la Isla regresan después de entregar suministros en Lares, Puerto Rico. (foto de cortesía)
Hay puentes provisionales en progreso, organizaciones sin fines de lucro han instalado generadores alimentados por energía solar para el sistema de agua en comunidades de Caguas, Orocovis y, en Utuado, han retirado su sistema de poleas para el carrito de compras y pronto estarán usando un nuevo puente provisional. El puente no solo ofrecerá a los residentes una forma de salir del pueblo, sino que permitirá que comience el trabajo en la planta de aguas residuales.

La complejidad de la situación exigió una respuesta sin precedentes de parte de todos. Las respuestas no han sido siempre tan rápidas o permanentes como se había querido, pero, en las palabras de Voltaire, “No dejes que la perfección sea el enemigo de lo bueno”.

Las personas trabajan contantemente en el proceso de recuperación - desde comunidades que hicieron una escalera para cruzar un río donde solía estar el puente, hasta agencias voluntarias trabajando en conjunto para traer generadores para restablecer el sistema de agua, hasta el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. construyendo puentes provisionales y limpiando carreteras, hasta la familia federal proporcionando suministros, fondos, y estructura organizacional.

Es, y siempre será, un esfuerzo en equipo, una nación uniéndose. Puerto Rico se levanta.

Last Updated: 
12/01/2018 - 11:51

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes no deseados.