Contenido Principal

Parque natural de Neuseway

Author: 

 A man cleans a cage with a small fox in it

Un desastre natural puede derribar la infraestructura de una comunidad, la Madre Naturaleza no puede quitarle la, perseverancia, la esperanza y resiliencia comunitaria que florece tras la ira devastadora de un evento catastrófico.

Durante los veintiún años que llevo trabajando como reservista de desastres, en calidad de fotógrafa para FEMA, en muchas ocasiones he tenido la oportunidad única de documentar de primera mano la furia de un evento natural.

En una visita reciente a Kinston, Carolina del Norte, mientras documentaba los esfuerzos de recuperación tras el paso del huracán Matthew, me topé con el Centro Natural de Neuseway. En ese instante recordé a la gente, los lugares y las pequeñas criaturas que se ven afectadas durante los desastres naturales. Con más de 200 voluntarios ayudando en los esfuerzos de limpieza, vi cómo la gente se reunió para ayudar a restaurar un tesoro local.

Según Bill Ellis, Director de Parques y Recreación del Condado de Kinston y Lenoir, el parque natural – cuya admisión es gratuita-  es financiado con donaciones locales que recibe del condado y de la generosidad de los ciudadanos. Ellis mencionó que en el pasado los huracanes han azotado las instalaciones, por lo que esta vez tomaron las medidas necesarias para lo que sería una inundación segura. Desafortunadamente, las precauciones no fueron suficientes para evitar la destrucción que el huracán Matthew dejó a su paso.

El parque natural de Neuseway es una labor de amor. Esto se percibe cuando observamos al naturalista Bobby Cox ayudando a un zorro fénec o zorro del desierto que padece de diabetes, o mientras trata dócilmente a dos chinchillas, o bromea con una tortuga sulcata grande, al tiempo que le da de comer una manzana fresca.

 A man feeds a large turtle

Observamos a un búho con un ala rota que se encontraba incapacitado para estar en su hábitat natural. Sin embargo, gracias a la generosidad del personal del parque - quienes le extendieron sus brazos al proporcionarle comida y refugio -  no se le aplicó la eutanasia. También hay serpientes, incluyendo una víbora de cascabel de madera y una boca de algodón; perros de las praderas y una mofeta, así como una variedad de lagartos, incluyendo un lagarto dragón barbudo y uno de collar... En fin, la lista es amplia. Lo más importante es que todos ellos son parte de las exhibiciones del parque, que recibe más de 75,000 visitantes al año. En su temporada alta, durante un día soleado de verano, el parque puede recibir más de 500 personas.

Actualmente, los animales afectados por las inundaciones fueron alojados en el edificio de mantenimiento de parques y recreación, y lo más probable es que permanezcan en esta vivienda temporal hasta principios de año, cuando las reparaciones del edificio principal estén completas.

El director Ellis nos resumió perfectamente lo que el parque natural en Kinston representa para la comunidad: "¡no está nada mal para un pequeño pueblo como este!". Desde el visible entusiasmo de los voluntarios este sentimiento es mutuo y, obviamente, es por una muy buena razón.

Para obtener más información sobre el Parque Natural de Neuseway visite http://www.neusewaypark.com.

Traducción del blog original publicado en inglés “Neuseway Nature Park

Last Updated: 
22/12/2017 - 00:13