Contenido Principal

¿Conoce su zona?

Author: 

Nota del editor: Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog oficial del Centro Nacional de Huracanes.

A photo of a traffic sign directing drivers to their evacuation route.

La temporada de huracanes está a la vuelta de la esquina. Oficialmente comienza el 1 de junio y termina el 30 de noviembre. Durante estos siete meses los analistas del tiempo observan cómo los huracanes se desarrollan en alta mar. Y, aunque podamos ver cuando un huracán se acerca, no vamos a saber el impacto que tendrá en una comunidad hasta mucho después de que este toque tierra. Entonces, para garantizar la seguridad de usted y la de su familia, no espere hasta que sea demasiado tarde para prepararse; conozca su zona hoy.

Un solo huracán es suficiente para cambiar su vida y la de su comunidad. Ahora es el momento de prepararse. El impacto de un huracán, trae vientos fuertes, lluvias intensas, tormentas, inundaciones en la costa y en el interior, fuertes corrientes e incluso tornados. Todo esto forma parte de un paquete de destrucción contundente. Por esta razón, si usted vive en un área donde los huracanes son una amenaza necesita saber a dónde ir antes de que llegue el riesgo, porque de lo contrario, su proceso de evacuación puede ser imposible. Cuando se trata de la preparación para huracanes, recuerde estos consejos clave: 

  1. Conozca su zona. Las evacuaciones son más comunes de lo que la gente piensa. Muchas comunidades han designado rutas de desalojo y algunas incluso tienen zonas de evacuación. Familiarícese con estas zonas, y si  las autoridades locales emiten una orden de evacuación,  usted sabrá de inmediato exactamente a dónde ir. Tenga un plan para sus mascotas, ya que la mayoría de los refugios locales no las permiten. Sin embargo, por ley, los refugios públicos sí aceptan animales de servicio (perros guías, por ejemplo). Recuerde: si un huracán amenaza su comunidad y las autoridades locales dicen que es tiempo de desalojar, no lo dude y salga temprano.
  2. Complete un plan de comunicación familiar. Planifique cómo va a reunirse con sus seres queridos y piense de antemano un lugar de reunión en distintas situaciones. Elija varios destinos en diferentes direcciones, para tener opciones en caso de emergencia, y conozca las rutas de evacuación para llegar a esos destinos. Reúnase con su familia y póngase de acuerdo sobre las maneras de estar en contacto entre sí en caso de emergencia, identificando los lugares de reunión y haga un plan de comunicación familiar.
  3. Inscríbase para recibir alertas locales en su teléfono. Regístrese ahora para mantenerse al tanto y conocer sobre las condiciones del tiempo en su zona. Visite www.ready.gov/es/alertas y aprenda sobre cómo buscar las alertas meteorológicas locales y las aplicaciones que son relevantes para los peligros que afectan a su área. Descargue la aplicación de FEMA para dispositivos móviles para obtener recursos de desastre, alertas meteorológicas y consejos de seguridad. A principios de este mes FEMA lanzó una nueva función de la aplicación gratuita para teléfonos inteligentes, que permite a los usuarios recibir notificaciones en sus dispositivos que sirven como recordatorios para tomar medidas importantes con el fin de preparar sus hogares y familias en caso de desastres. La aplicación también le da la opción de preparar una lista personalizada de suministros de emergencia, mapas de refugios abiertos y centros de recuperación por desastre, además de consejos sobre cómo sobrellevar desastres naturales y aquellos provocados por el hombre. Además, la aplicación cuenta con alertas de tiempo severo del Servicio Nacional de Meteorología para hasta cinco ubicaciones diferentes en todo el país.
  4. Asegúrese de que sus pólizas de seguro estén al día. Los huracanes han sido la causa principal de ocho de los diez desastres más costosos en la historia de EE.UU. Solo unas pocas pulgadas de agua o vientos fuertes pueden causar decenas de miles de dólares en daños. Muchos estados han aumentado los deducibles por huracanes y no todas las pérdidas relacionadas con los huracanes están cubiertas por las pólizas de seguro tradicionales. Además, la mayoría de las pólizas de seguros de propietarios de viviendas no cubren los daños ocasionados por las inundaciones. El seguro contra inundaciones asegura que los consumidores tengan una protección financiera adecuada contra los efectos devastadores de las inundaciones, sin tener que depender de hacer préstamos después de un desastre (por lo general pagados con intereses) o la asistencia de emergencia. Si usted tiene seguro revise su póliza, para asegurarse de que está adecuadamente cubierto y de entender las exclusiones. Póngase en contacto con su agente para cualquier cambio. Si usted no está asegurado contra inundaciones, hable con su agente o visite www.floodsmart.gov (en inglés). Las pólizas de seguro para inquilinos también están disponibles y deben ser consideradas ya que, a menudo, son métodos de bajo costo que le pueden ayudar a proteger sus pertenencias..

Prepárese ahora y conozca lo que debe hacer en el caso de un huracán. Si planifica de antemano tendrá más opciones y un mejor control de las situaciones que podrían convertirse en caóticas en el último momento, si usted no está listo. Visite www.ready.com/es/huracanes para obtener más información sobre cómo prepararse ante la amenaza de un huracán. Conozca sobre simulacros de preparación o ejercicios en su área en www.ready.gov/prepare (en inglés).

Last Updated: 
02/06/2017 - 09:20