Contenido Principal

Guía para principiantes sobre los perros de apoyo emocional

Author: 

Después de acontecimientos estresantes y traumáticos las personas afectadas pueden buscar alivio en muchas formas, como hablar con amistades y seres queridos, buscando asesoramiento profesional o incluso a través de la compañía y cariño de los animales. Es posible que haya escuchado el término "perro de terapia" o "perro de apoyo emocional" y quizás piense que son la misma cosa. Sin embargo, para las personas que trabajan en este campo hay una distinción entre las dos referencias.

Los perros de terapia operan en entornos que no son de emergencia: piense en la biblioteca de la universidad, llena de estudiantes estresados al final del semestre, un ambiente que es - sin lugar a dudas - tenso pero diferente de una emergencia activa. Los perros de apoyo emocional trabajan durante situaciones de emergencia y crisis activas, tanto naturales como provocadas por el hombre. La presencia de estos perros puede proporcionar calma y ser una distracción amigable para aquellos que han sido afectados por los desastres, que a menudo se encuentran en refugios o reunidos en espacios públicos comunes.

El impacto positivo de estos perros es evidente si nos dejamos llevar por esta foto de un refugio, tomada en una de las zonas más afectadas en Texas luego de una inundación durante el verano pasado:

Young girl pets dog while owner looks on.

Los niños suelen ser los más afectados por los desastres, pero los perros como Kenny (en la foto) pueden ayudar a que los niños se calmen, sonrían y se sientan tranquilos en situaciones que pueden ser todo lo contrario.

Los perros de apoyo emocional y sus amosson únicos. Ambos tienen que completar entrenamientos específicos, que los capacitan para ser una fuente de alivio en un entorno de situaciones cambiantes. Su certificación está diseñada para asegurarse de que entienden lo que es la respuesta a los desastres, ya que luego deben tomar una prueba que garantizará que están listos para manejar las altas exigencias de un entorno de crisis.

El proceso para obtener la certificación de HOPE para la Respuesta a las Crisis Asistida con Animales (en inglés, HOPE Animal-Assisted Crisis Response) comienza con una evaluación de tres horas que consiste de una entrevista, aseo y manejo del perro, un ensayo de obediencia, la separación del amo bajo supervisión, el adiestramiento con jaula y un juego de rol. El examen de juego de roles simula un refugio de desastres, donde se realiza la prueba a cuatro perros al mismo tiempo para asegurarse de que los mismos puedan manejar las condiciones y situaciones cambiantes que encontrarán en la realidad. Completar este juego de simulación es similar al entrenamiento utilizado para adiestrar a los perros de Búsqueda y Rescate Urbano – en donde se prueban sus habilidades en un entorno simulado de desastres, que a menudo puede ser impredecible.

Si los equipos completan esta etapa, el siguiente paso será asistir a un taller de certificación de tres días. El mismo incluye el entrenamiento de HOPE sobre las operaciones y la estructura, el Sistema de Comando de Incidentes, los primeros auxilios psicológicos, las fases de un desastre, el manejo del estrés en los adiestradores, y el comportamiento y las señales de estrés en los canes. Estos talleres son críticos y ayudan a garantizar que los equipos estén adecuadamente preparados y listos para manejar lo que les espera en las tareas reales.

Al igual que con los perros de Búsqueda y Rescate Urbano de FEMA, los perros de apoyo emocional pueden ser de una variedad de razas. Lo más importante es la individualidad del can y su temperamento. Usted encontrará un montón de perros de la raza labrador y “Golden Retriever”, pero también hay una gran variedad de otras razas en HOPE: desde los Terranova (Newfoundland) y los Shih Tzus, hasta de razas mixtas o los llamados “show dogs” o perros de exposición.

Los equipos entran en acción después de los desastres, tanto naturales como provocados por el hombre, y FEMA trabaja en conjunto con HOPE para la Respuesta a las Crisis Asistida con Animales con el fin de activar a los perros. HOPE es miembro de las Agencias Voluntarias Nacionales Activas en Desastres (VOAD, por sus siglas en inglés), una red de más de 50 organizaciones comprometidas con el apoyo a las personas y las comunidades afectadas por los desastres. En 2014 los perros de HOPE nos ayudaron en la respuesta a la avalancha de lodo ocurrida en Oso en el estado de Washington, así como en la inundación histórica ocurrida en Carolina del Sur en otoño pasado.

Cuando los equipos se movilizan para cubrir un desastre, son enviados bajo lo que se conoce en inglés como "call-outs" o llamados. En manejo de emergencias, otros se refieren a este término como despliegues o asignaciones de misión. Los equipos enviados a una asignación de misión particular se determinan primero por las necesidades de la organización que solicita la asistencia y luego, por la experiencia, la disponibilidad y la proximidad de los equipos con relación al incidente. La duración de una asignación de misión puede variar, desde unas pocas horas hasta un par de semanas, dependiendo del tamaño del incidente y de cuánto tiempo los necesitan.

Estos perros y sus amos proporcionan valiosos servicios a las comunidades de todo el país. Les damos las gracias por la ayuda que ofrecen a los sobrevivientes y por su dedicación a la respuesta, y esperamos que al finalizar su trabajo reciban un montón de golosinas para perros.

Contenido Relacionado:

Last Updated: 
02/06/2017 - 09:20