Contenido Principal

Liderazgo y coordinación, dos valores de los jóvenes involucrados en temas de manejo de emergencias

Author: 

Hace unos días tuve una conversación con Jonathan Salazar, un joven hispano, piloto de 17 años, miembro del Consejo de Preparación Juvenil de FEMA y la Patrulla Aérea Civil (CAP, por sus siglas en inglés) quien ha descubierto una pasión en el tema de preparación.  Lo que más me llamo la atención de Jonathan, fue su compromiso, liderazgo y experiencia en temas de preparación y coordinación de emergencia. Así fue nuestra conversación.

Jonathan Salazar, miembro del Consejo de Preparación Juvenil de FEMA.
Jonathan Salazar, miembro del Consejo de Preparación Juvenil de FEMA conversando con asistentes de la conferencia del Consejo. Download Original

Pregunta: ¿Quién es Jonathan Salazar y como te interesaste en los temas de manejo de emergencias?

Jonathan Salazar: Desde pequeño me interese en la aviación, así que desde los 12 años me involucre con CAP, un programa de cadetes de la para la fuerza aérea donde no solo aprendí a volar, pero me involucre con programas de servicios de emergencia durante desastres aéreos, desastres naturales y planeación de riesgos desde una perspectiva aérea como por ejemplo tomar fotos de un área de riesgo desde el aire.

Por otro lado, soy un sobreviviente del huracán Katrina en Florida, lo cual despertó mi interés en ayudar a fomentar una cultura de preparación para mi familia y mi comunidad. Después de esta devastadora experiencia y hablando con la gente a mi alrededor, me di cuenta que en nuestra comunidad pensamos que un desastre no nos puede pasar, o que nosotros no necesitamos estar preparados para lo inesperado. Es sorprendente la manera como ignoramos la posibilidad de un desastre con la excusa de “esto no me puede pasar a mí.”

Pregunta: ¿Cómo te involucraste en el Consejo de Preparación Juvenil?

Jonathan: Con mi interés en desastres y durante mis experiencias me entere del Consejo de Preparación Juvenil y me di a la tarea de investigar de que se trataba. Así, decidí hacerme miembro del consejo de FEMA en el 2011 con la idea de que la juventud es uno de los medios más efectivos para promover una cultura de preparación. Por ejemplo, una vez los niños aprenden que es necesario usar el cinturón de seguridad en el carro, inmediatamente llevan el mensaje a casa y convencen a sus padres de que esta es una práctica para su seguridad y la seguridad de la familia.

Pregunta: ¿Cuéntame de tu experiencia en el consejo, tus proyectos y como transmites los temas de preparación en la comunidad?

Jonathan: Mi experiencia se divide en dos partes, por un lado, soy instructor de temas de preparación con la juventud, en donde hablo con jóvenes de 12 a 21 años de edad  de como estar preparados, armar un kit de emergencia y muchas veces hago actividades creativas que incentivan el interés de la comunidad en estos temas de preparación de desastres. Mi objetivo es hacer la diferencia e informar a la comunidad. Pienso que si hablo con 10 personas, ellas van a reproducir mi mensaje a otras diez y luego otras diez y así fomentar la conversación alrededor de estar preparado.

Por otro lado, tengo un proyecto que vengo desarrollando desde el año pasado en donde vamos a simular un escenario donde una tormenta causa un accidente aéreo con 90 a 100 víctimas. El problema que trato de resolver es como coordinar la respuesta y cooperación entre organizaciones involucradas en el evento. Mi enfoque incluye estrategias para generar un sistema de conocimiento de la situación o “situational awareness” y cooperación en operaciones de búsqueda y rescate.

Pregunta: ¿Cuáles son tus planes para el futuro?

Jonathan: Pienso que hablando de temas de preparación, puedo crear conciencia en la comunidad y de esta manera salvar vidas. Espero continuar mi tarea de información y entrenar a otros jóvenes como instructores para que ellos también sean agentes de cambio en la comunidad. Estoy convencido que van a ocurrir más desastres y la manera para aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir es preparándonos y estando alerta. Hay personas que piensan que si algo pasa, ellos van a poder continuar con su vida normal, tomar un avión y refugiarse en casa de familiares o amigos. Sin embargo, experiencias pasadas han demostrado que las comunicaciones y medios de transporte pueden bloquearse así que hay que estar listos para sobrevivir. En el futuro, espero combinar mis experiencias en preparación con mi carrera como piloto, estudiar algo relacionado con manejo de emergencias y posiblemente trabajar para FEMA.

De esta manera finaliza esta conversación y así como Jonathan, pienso que nadie está exento de experimentar un desastre o tragedia de diferentes magnitudes. Situaciones extraordinarias han pasado, como por ejemplo el temblor del 2011 en la costa oeste, los devastadores huracanes en las costas del Golfo de México en el 2004 y las fuertes inundaciones en Florida en el 2014 así que uno nunca sabe, lo mejor que podemos hacer es estar preparados. Jonathan es un ejemplo de cómo los jóvenes pueden involucrarse y correr la voz en temas de manejo de emergencias.

Last Updated: 
02/06/2017 - 09:21