Contenido Principal

Huracán Floyd – La planificación comunitaria trasladó a miles fuera del terreno inundable

Author: 

Quince años después del huracán Floyd, las imágenes abrumadores de los impactos físicos, humanos y ambientales perviven con nosotros. A finales de los años noventa, Carolina del Norte estaba pasando por un momento sin precedentes: Floyd fue el sexto huracán en azotar el estado en cuatro años. Apenas unas semanas antes el huracán Dennis empapo el área, y luego Floyd vertió más de 20 pulgadas de lluvia.  Los impactos fueron devastadores: 51 víctimas, alrededor de 100 mil viviendas dañadas, inundaciones en las plantas de tratamiento de aguas residuales, y millones de pérdidas de ganado.

La noche del 17 de septiembre, el día después de tocar tierra el huracán Floyd, me reuní con Eric Tolbert y Gavin Smith en el estacionamiento del Centro de Operaciones de Emergencias de Carolina del Norte en Raleigh. Eric era el Director de la División de Manejo de Emergencias de Carolina del Norte. Gavin era el Director Adjunto de Mitigación. Recostado de uno de los vehículos, escuche según me explicaban su ambiciosa visión de comprar y reubicar las viviendas y negocios que se encontraban en las áreas más afectadas. Este plan estaba basado en la planificación a nivel comunitario. Acordamos que FEMA y Carolina del Norte trabajarían en estrecha colaboración para implementar esta visión. Sería mi trabajo era identificar y desplegar personal para realizar este esfuerzo.

Las semanas y meses que siguieron fueron sumamente ocupados. Había cientos de reuniones públicas y comunitarias. Miles de sobrevivientes se vieron enfrentados con decisiones difíciles y emocionales sobre si reconstruir sus hogares o mudarse.

Las claves para el éxito de este programa resultaron ser la experiencia y la confianza. El liderazgo y el personal de FEMA, Carolina del Norte y las comunidades del este de Carolina del Norte han trabajado juntos desde el año 1996 durante los huracanes Bertha, Fran, Bonnie y Dennis.

Tommy Lee, el inspector de construcción en Kinston, señala a menudo cómo su comunidad se ha beneficiado de la confianza y relaciones que se han establecido tras el paso del huracán Franin de 1996. A través de todo el estado, las relaciones establecidas ayudaron a simplificar la adquisición de áreas en alto riesgo de inundación de Floyd. Aunque dista mucho de ser una labor sencilla, el público y las autoridades locales, estatales, y federales han adquirido mucha experiencia y conocimiento en los objetivos del proceso de adquisición gracias a las pasadas experiencias.  Los resultados finales fueron la reubicación de 12,000 edificios lejos de áreas en alto riesgo de inundación.

Es notable y digno de elogio que, como resultado de Floyd, Carolina del Norte ha desarrollado el programa de mapas de zonas de inundación más avanzado de toda la nación. Quince años más tarde es importante reconocer que a través de alianzas podemos construir comunidades resistentes y reducir los daños en las comunidades inundadas. Tomó mucho esfuerzo de funcionarios federales, estatales y locales el llevar a cabo la visión de Eric Tolbert. Mediante su trabajo en Carolina del Norte y con FEMA, Eric dejó como legado una base sólida de manejo de emergencias para la nación.

Last Updated: 
02/06/2017 - 09:21