Contenido Principal

Las lecciones aprendidas del huracán Iván

El 15 y 16 de septiembre harán 10 años desde que el huracán Iván tocó tierra en el noroeste de Florida. El huracán fue la tercera tormenta a la que el Departamento de Salud de Florida respondió en un periodo de cuatro semanas y media.

Como Director del Departamento de Salud de Florida del condado de Escambia durante Iván, yo era responsable de los Servicios Médicos y de Salud Pública en mi condado, y también trabajaba como comandante de incidente y médico en nuestro refugio para personas con necesidades especiales. Durante Iván, ofrecimos refugio a más de 500 individuos en el gimnasio de una universidad cercana, incluyendo pacientes con necesidades médicas, sus familias, personal de departamento de salud y sus familias, entre estos niños.

Para las 6:00 pm del 15 de septiembre, el refugio estaba abierto y la mayoría de los pacientes habían llegado. Las cosas no marcharon como nosotros esperábamos. Ante la falta de alimentos para los pacientes, el personal del refugio recaudó pan, pan de hamburguesas, mantequilla de maní, y jalea de una escuela elemental cercana. Para las 11 p.m., el viento aullaba y los pacientes y el personal se estaban sintiendo ansiosos. Las puertas de cristal de la entrada principal no cerraban, y tuvimos que atar cables para mantenerla cerrada. También colocamos las cajas cargando el agua embotellada frente a otras puertas para cerrarlas.

Poco después de la media noche, vimos una luz brillante alumbrando fuera de nuestra puerta sableada. Aunque parezca increíble, un equipo de noticias de televisión se encontraba afuera grabándonos según nos encontrábamos encerrados en el refugio. No podíamos creer lo que estábamos viendo, ¡y no creo que ellos podían creer tampoco!

Siempre recordare dos incidentes que ocurrieron durante la tormenta. Como a las 12:45 a.m. el gimnasio vibró debido a un ruido que sonaba como el rugido del motor de una locomotora. No fue hasta el próximo día que pudimos ver que un tornado había tocado tierra, dejando sin techo a uno de los edificios cercanos.

A eso de las 1:15 a.m., detectamos olor a gas natural procedente de una piscina bajo techo que se encontraba próxima al refugio. La situación se hizo más desesperada rápidamente dada la movilidad de los pacientes con necesidades especiales y niños en el refugio. A pesar de los fuertes vientos y lluvias, consideramos la posibilidad de mover a todas las personas a un edificio adyacente. Afortunadamente el supervisor de mantenimiento de los edificios y su ayudante se pusieron ropa de lluvia y apagaron el gas, previniendo otra posible catástrofe.  (Nunca subestime los héroes que se encuentran entre nosotros).

Hemos aprendido mucho en los últimos 10 años y logrado muchas mejoras en los refugios para personas con necesidades especiales. Desde los huracanes del 2004, el Departamento de Salud de Florida en Escambia ha reforzado su planificación y respuesta para los refugios de necesidades especiales. Ahora nuestros empleados reciben adiestramiento en materia del Sistema de Comando de Incidentes y los requisitos de refugios. Hemos establecido equipos dedicados al establecimiento y apertura de refugios; implementado un mejor sistema de triaje para la ingesta de pacientes; y desarrollado un diseño más funcional para nuestros refugios. También proporcionamos un informe preciso del censo de refugios. Muchas de estas actividades se han implementado por todo el estado.

Hoy en día, los Administradores de Emergencias del Condado y el personal de salud pública colaboran entre sí más estrechamente que antes. Los Administradores de Emergencias del Condado determinan la cantidad y la ubicación de los refugios para personas con necesidades especiales basándose en la población local. Ellos evalúan la integridad estructural de los refugios, así como el rendimiento del generador y el aire acondicionado. Los funcionarios de salud pública dotan personal y suministros médicos para los refugios de necesidades especiales.

El rendimiento de los generadores también ha aumentado en la mayoría, si no todos los refugios para personas con necesidades especiales en Florida. En Escambia, por ejemplo, dos generadores diésel de 800KW se han instalado en una facilidad existente para proporcionar electricidad y aire acondicionado para facilitar el cuidado de las personas con necesidades especiales.

Aunque esperamos que no vuelva a repetirse, la realidad es que algún día podríamos ser afectados por otra tormenta como Iván.  La planificación, coordinación y procedimientos que hemos establecido nos ayudarán a servir y proteger mejor nuestras poblaciones más vulnerables.

Last Updated: 
02/06/2017 - 09:21