Los especialistas de Asistencia a Sobrevivientes de Desastre resuelven el problema de los sobrevivientes "sin dirección" en comunidades de Alaska

Main Content

Los sobrevivientes de las inundaciones que ocurrieron en la primavera de 2013 en Galena, Alaska no tienen direcciones.

Es decir, tienen apartados de correo, pero no una dirección física.

Y es esta dirección física, la ubicación de la propiedad dañada, parte de la información que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés) requiere para proceder con el proceso de asistencia ante desastres.

Una vez un sobreviviente se inscribe con FEMA, un inspector visita la propiedad y determina el alcance de los daños sufridos.

Para que el inspector pueda hacer su visita, es necesario tener una dirección física de dónde se encuentra la propiedad localizada.

Solución: El Programa de Asistencia Individual de FEMA está coordinando con otra organización de FEMA, la Asistencia a Sobrevivientes de Desastre (DSA, por sus siglas en inglés), para señalar la localización exacta de las propiedades de los solicitantes de asistencia de Galena.

La Asistencia a Sobrevivientes de Desastre, antes llamada Relaciones Comunitarias, está compuesta de especialistas que trabajan duro después de desastres. Caminan por las comunidades y vecindarios afectados para hablar con los sobrevivientes en persona.

No hay caminos de ladrillo en los vecindarios de Galena afectados por las inundaciones. Tampoco hay calles de aslfalto ni calles de concreto. Solo quedan caminos de piedra por donde los especialistas pueden caminar con tabletas inalámbricas para ayudar a los sobrevivientes de las inundaciones a inscribirse para solicitar asistencia.

Dos especialistas DSA, Gerald (Jerry) Grigsby y Tracy Barger, fueron a Galena con equipo de navegación GPS para resolver la situación.

Pasaron nueve días visitando los hgoares de 200 solicitantes de asistencia en las áreas devastadas de la comunidad Yukon River, tomando nota de la latitud y longitud de cada propiedad.

"Con esta información," dijo Grigsby, "no habrá ambigüedad. El inspector sabrá dónde se encuentra la propiedad."

Pero vale la pena destacar que DSA no hubiese podido hacer completar esta tarea sin la ayuda de un residente local quien sabía donde todas las personas vivían.

El residente ayudó a los especialistas y les condujo por toda la comunidad, indicando dónde estaban las propiedades de qué residentes.

"Según nuestro guía nos conducía por la comunidad," indicó Girgsby, "Tracy y yo tomabamos nota de la localización aproximada de los hogares para no ocupar demasiado de su tiempo. Volvimos a la comunidad varios días después y viajamos al área para poder registrar la ubicación exacta de cada hogar. En algunas ocasiones, nos reunimos con residentes para confirmar sus nombers y evitar cualquier incoherencia."

Fecha de la última actualización: 
23/08/2013 - 16:59
Back to Top