¿Está listo?

Main Content

Un volcán es un respiradero a través del cual la roca fundida escapa a la superfificie de la tierra. Cuando la presión de los gases dentro de la roca fundida es demasiado fuerte, ocurre una erupción. Las erupciones pueden ser moderadas o explosivas. Puede haber ríos de lava, paisajes arrasados, gases venenosos, lluvia de fragmentos de roca y cenizas.

Debido a su intenso calor, los ríos de lava también presentan riesgos serios de incendio. La lava destruye todo a su paso, pero la mayoría se mueve con sufi ciente lentitud para que la gente pueda desalojar el área.

La ceniza volcánica fresca, hecha de roca pulverizada, puede ser abrasiva, ácida, arenosa, gaseosa y olorosa. Aunque no es inmediatamente peligrosa para la mayoría de los adultos, la combinación de gas ácido y ceniza puede causar daños en los pulmones de los niños pequeños, los adultos mayores o las personas que padecen de enfermedades respiratorias graves. La ceniza volcánica también puede dañar la maquinaria, incluidos los motores y los equipos eléctricos. La acumulación de cenizas mezcladas con agua puede ser muy pesada y derrumbar techos.

Las erupciones volcánicas pueden ocurrir acompañadas de otros riesgos naturales, como terremotos, aludes de lodo e inundaciones repentinas, desprendimiento de rocas y derrumbes de tierra, lluvia ácida, incendios y (en condiciones especiales) tsunamis. Los volcanes activos en EE.UU. se encuentran principalmente en Hawai, Alaska y la costa noroeste del Pacífico.

Last Updated: 
06/14/2012 - 15:40