Agricultores y horticultores: Prepárense hoy para soportar los caprichos de la Madre Naturaleza

Main Content
Fecha de publicación: 
14 julio, 2014
Número de publicación: 
SRFO-NJ-NR-027

EATONTOWN, N.J. -- New Jersey recibe honestamente su apodo de “El estado jardín”, ya que la industria agrícola aporta más de $987 millones a la economía del estado. El estado se encuentra entre los principales diez productores de arándanos, melocotón, espinaca, pimientos dulces, moras, pepinos, zapallo y tomates de los Estados Unidos, según la Agencia de Servicios Agrícolas (FSA, por sus siglas en inglés) de New Jersey.

Las granjas comerciales y huertas domésticas por igual presentan desafíos similares cuando los desastres naturales son una amenaza. Las tierras llanas y abiertas en las que crecen los cultivos y pastan los animales tienen pocas defensas naturales contra las inundaciones y cualquier construcción elevada en tierras de cultivo, como establos y silos, puede ser vulnerable a los rayos.

Si bien las huertas domésticas comunes no tienen el mismo alcance que una granja grande, los dueños de ambas pueden usar métodos similares para proteger sus cultivos, ganado y bienes frente al impacto de un desastre natural.

Realice un inventario completo: ganado, equipos, pesticidas, fertilizantes, otras sustancias químicas y combustible. Los animales deben estar identificados para que sea posible devolverlos si se pierden o sufren algún daño durante un incidente. Tenga a mano sacos de arena y láminas de plástico para cubrir y proteger los espacios de cultivo y huertos en caso de inundación. Use alambre y cuerdas para asegurar los objetos, al igual que madera y tableros contrachapados para proteger las ventanas. Coloque un extintor de incendios en cada construcción y vehículo dentro de su propiedad.

Escoja una ubicación segura a prueba de inundaciones para almacenar combustible extra para tractores y vehículos, alimentos y agua para el ganado y un generador de gas para casos en que se interrumpa el suministro eléctrico. Asegúrese de que el suministro eléctrico de las máquinas y estructuras propensas a inundarse pueda desconectarse fácilmente. Tenga a mano las herramientas necesarias para asistir en la preparación y recuperación.

Si se encuentra en un área particularmente propensa a inundaciones, determine vías de escape para que el ganado acceda a tierras más elevadas. Asimismo, mantenga a los animales alejados de establos que puedan inundarse, ya que su instinto natural es buscar refugio dentro de un establo en caso de emergencia.

Después de un desastre, informe a las autoridades acerca de cualquier fuga de materiales peligrosos (pesticidas, combustible, fertilizantes y otras sustancias químicas). Verifique los servicios públicos para detectar señales de daño, y comuníquese con la compañía de servicios públicos antes de poner nuevamente en funcionamiento cualquier servicio. Rocíe al ganado que haya sobrevivido con repelente de insectos para protegerlo de los mosquitos y haga controlar a todos los animales para detectar enfermedades infecciosas, como neumonía o pietín (foot rot).

Examine el suelo, especialmente en huertos y canteros de flores más pequeños. Es recomendable que las áreas inundadas no se vuelvan a plantar durante al menos 30 a 60 días. Antes de replantar, asegúrese de que el suelo esté seco y haya sido removido. Las olas y oleadas de tormenta pueden arrastrar el agua salada y esta puede ingresar al suelo y entrar en contacto con las plantas y los árboles, lo que hace que las hojas adquieran un color marrón y provoca daños en raíces y brotes. El daño que el rocío de sal puede provocar a las plantas puede perdurar muchos años.

Deseche cualquier vegetal de hoja verde y cualquier otro cultivo con partes comestibles que haya tenido contacto con el agua de la inundación. Los vegetales de raíz afectados pueden higienizarse para el consumo al enjuagarlos y sumergirlos en una solución de agua y cloro.

Una vez que ocurre un desastre, la Agencia de Servicios Agrícolas ofrece préstamos para propietarios de granjas para cubrir reparaciones y reemplazos y capital circulante. Comuníquese con el Centro de Recuperación por Desastre local luego de un incidente para obtener información, o visite la oficina local de la FSA. Los agricultores también pueden comunicarse con el Servicio de Extensión del Departamento de Agricultura para obtener más información y materiales acerca de cómo pueden protegerse ante un desastre.

La FSA tiene varios programas financieros para ayudar a los agricultores en caso de desastre.

El Programa de Conservación de Emergencia ofrece fondos de emergencia para agricultores y productores ganaderos para recuperar las tierras dañadas por la erosión del viento, las inundaciones y otros desastres.

El Programa de Asistencia para Pastoreo y Cosecha de Heno de Emergencia coordina la ubicación de heno y pastoreo de cierto número de acres del Programa de Reservas para la Conservación en áreas que sufren desastres relacionados con el clima a consideración de la FSA estatal o nacional.

El Programa de Asistencia por Desastre para Cultivos no Asegurados cubre las pérdidas de cultivos no asegurados cuando los rendimientos son bajos, hay pérdida de inventario o no se puede sembrar a causa del desastre.

El Programa de Asistencia para Préstamos de Emergencia ofrece préstamos de emergencia para ayudar a los productores ganaderos a recuperar la producción y las pérdidas físicas ocasionadas por sequías, inundaciones, otros desastres naturales o cuarentena. Comuníquese con su Agencia de Servicios Agrícolas local para obtener más información sobre estos programas.

El Servicio de Extensión Cooperativa de la Estación de Experimentos Agrícolas de New Jersey (NJAES, por sus siglas en inglés) de Rutgers tiene información sobre agricultura comercial y huertas domésticas y cuenta con oficinas en todos los condados de New Jersey. Para obtener asesoramiento general sobre preparación, visite www.listo.gov.

http://www.fema.gov/disaster/4086/updates/sandy-one-year-laterLa misión de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) es apoyar a los ciudadanos y a las agencias de primera respuesta para garantizar que, como país, trabajemos juntos para desarrollar, mantener y mejorar nuestra capacidad de prepararnos, protegernos y recuperarnos de los peligros, responder ante ellos y mitigarlos.

Siga a FEMA en Internet en www.fema.gov/blog, www.twitter.com/fema, www.facebook.com/fema y www.youtube.com/fema. Además, siga las actividades del administrador Craig Fugate en www.twitter.com/craigatfema

Los enlaces de medios sociales mencionados se brindan únicamente como referencia. FEMA no avala a ninguna compañía, aplicación o sitio web que no sea gubernamental.

Fecha de la última actualización: 
17 julio, 2014 - 14:45
Región, estado o gobierno tribal: 
Desastre relacionado: 
Back to Top