La Mitigaci?n en Lambertville Salv? a Una Escuela de la Ira de Irene

Main Content
Fecha de publicación: 
8 noviembre, 2011
Número de publicación: 
4021-069

NEPTUNE, N.J. -- Las fuertes lluvias cayeron torrencialmente y el agua de la inundación proveniente del arroyo subió como la última vez que un huracán pasó por el área, pero los daños ocasionados por el huracán Irene a la Escuela Pública de Lambertville en agosto fueron tan distintos como el día y la noche.

Lambertville está a las orillas del río Delaware en la zona sur del Condado de Hunterdon. La comunidad y su escuela pública en la Ruta Estatal 29 ya habían sido amenazadas o afectadas por inundaciones. Unas pocas pulgadas de agua que entraron al edificio en 1996 asustaron al personal de la escuela y a los alumnos al punto de llevarlos a poner bolsas de arena en las puertas de acceso a la escuela y a poner los artículos en alto cada vez que se predecían lluvias intensas.

Era algo parecido a los "simulacros de emergencia" que ocurrían durante la Guerra Fría.

Cuando en 1999 se predijo el huracán Floyd, el personal siguió con la práctica de elevación y bolsas de arena. Pero las lluvias torrenciales que llegaron con la tormenta superaron la capacidad de contención de la escuela. El agua llegó a 30 pulgadas de altura y se derramó por las puertas, ventanas y conductos de calefacción. Los materiales de enseñanza, libros, equipos, aparatos de la cafetería, muebles y fotografías quedaron destruidos.

"La inundación de 1999 fue una de las tareas más difíciles que experimenté mientras estuve en la escuela", dijo Toni Slack, gerente administrativo jubilado de la escuela, recordando el agua barrosa y llena de basura.

De nada sirvieron las precauciones de poner los artículos en alto ante la furia de la tormenta y las aguas de la inundación que fácilmente voltearon mesas, estantes y equipos.

Mary Jane Legere recuerda el regreso a su aula de primer grado después del huracán Floyd. "El primer día que los maestros volvieron a la escuela y vieron los resultados de la inundación", relató Legere con una pausa, "todos se pusieron a llorar".

Los alumnos no tuvieron clases durante toda una semana.

El daño causado por el huracán Floyd al edificio de aulas de un piso y al edificio adjunto de usos múltiples se estimó en $1 millón, lo cual fue confirmado por un reclamo a la aseguradora que pagó ese monto. La catástrofe desató además un fuerte compromiso comunitario para proteger a Lambertville de futuros desastres naturales. La comunidad presentó una solicitud a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) pidiendo ventanas y puertas nuevas para la escuela.

Los fondos de mitigación que FEMA otorgó fueron para impermeabilizar el frágil centro educativo de la comunidad. Las puertas y ventanas exteriores existentes fueron sustituidas por ventanas y puertas reforzadas y a prueba de agua. A los fondos se sumó una ola de contribuciones del voluntariado de la comunidad.

Después de esta experiencia, hubo varias amenazas menores de inundación, pero la verdadera prueba tuvo lugar en agosto de este año con el huracán Irene. Pese a las lluvias intensas, los vientos veloces y las 30 pulgadas de inundación súbita, los proyectos de mitigación que se realizaron después del huracán Floyd evitaron que se repitiera el desastre de 1999. Las aguas de la inundación no pudieron entrar a la Escuela Pública de Lambertville.

"Los porteros solo tuvieron que sacar el equivalente de una taza de agua esta vez", dijo Dave Burd, coordinador del manejo de emergencias de Lambertville. El subsidio de $...

Fecha de la última actualización: 
16 julio, 2012 - 18:46
Región, estado o gobierno tribal: 
Desastre relacionado: 
Back to Top