Una Familia Sobreviviente del Tornado Comienza Una Vida Nueva en Missouri.

Main Content
Fecha de publicación: 
6 junio, 2011
Número de publicación: 
1980-035

COLUMBIA, Mo. -- Ashley Stevens, sobreviviente del tornado, nos ofrece una mirada más cercana de lo que significa recuperarse del desastre. "La gente se ríe cuando les cuento que nuestros cobayos y nuestros pececitos de colores sobrevivieron al tornado. En realidad, es algo para sonreír. Pero mi amiga perdió a sus dos hijos". El contraste entre la risa y el dolor es una de las características propias del proceso de recuperación del desastre con que se encuentra mucha de la gente de Missouri. Ashley, que sobrevivió a la catástrofe de Joplin, está aún claramente aturdida por lo que pasó y va transitando lentamente el camino de la recuperación, mientras intenta vivir el día a día.

Ella se asombra de que a sus tres hijos (de 2, 4 y 5 años) no les haya afectado tanto el tornado emocionalmente. Explica que su pareja, que es camionero, había regresado del trabajo 5 minutos antes de que el tornado golpeara su casa. Todos habían llegado a encerrarse en el baño y a bloquear la puerta con una silla cuando el tornado destruyó la mayor parte de la casa que alquilaban. Sintieron un gran alivio de saber que estaban todos juntos. Según describe Ashley, los niños se sintieron a salvo de estar con mamá y papá.

Agrega que, pocos minutos después de que todos salieron del baño, su pequeña de 4 años comenzó a llorar, envuelta en una manta y sentada en una silla, en lo que aún quedaba en pie del porche de su destruida casa. La niña creía que su mascota de juguete estaba herida y que su taza y sus anteojos preferidos se habían roto. La mamá buscó entre los escombros y los encontró, con lo que logró calmar a la pequeña, mientras el papá ayudaba a rescatar a los vecinos y los bomberos apagaban un incendio cercano. "Los niños habían visto el humo y querían que yo fuera a ayudar a apagar el incendio", dice Ashley, al relatarnos lo vivido entretejiendo el humor y el horror.

La casa de la familia Stevens sufrió daños graves y casi todo lo que había en ella se perdió o se destruyó. "Salvamos la base de madera de las camas de nuestros niños, pero necesitamos un lugar nuevo donde vivir. Supimos que el dueño de nuestra casa tenía otro lugar para alquilar disponible, pero necesitábamos contar con un mes de alquiler para pagar por adelantado antes de que terminase el día o la casa sería para otra persona". "No disponíamos de ese monto", dice, mientras su voz adquiere otra vez un matiz de desesperación. "Pero el socio de mi jefe se ofreció a prestarnos el dinero". La voz de Ashley demuestra ahora alivio cuando explica que él les prestaría lo que fuese necesario, aunque vuelve a decaer cuando comenta: "Estábamos muy preocupados por ver cómo le devolveríamos el dinero, y fuimos a consultar nuestra cuenta bancaria".

Había un depósito del gobierno. "¿Es verdad? ¡Increíble", dijo su pareja.

"Nos inscribimos en FEMA por Internet el día 23 de mayo y comprobamos cuál era nuestro estado mediante una llamada por teléfono el día 26 de mayo. Llegó una carta y, después, ayer ya tuvimos el dinero en nuestra cuenta". La familia Stevens había creído que tendrían que esperar meses para comenzar su nueva vida. Pero, en cambio, ya tienen nuevos amigos, un nuevo vecindario, una nueva escuela para sus hijos y un renovado respeto por toda esa "gente maravillosa de todos lados que se acercaron para ayudar". Fue una increíble muestra de solidaridad. "Solía pensar q...

Fecha de la última actualización: 
16 julio, 2012 - 18:46
Región, estado o gobierno tribal: 
Back to Top