¿Está listo?

Main Content
  • Click Here to Download Adobe Acrobat Reader Riesgos naturales sección 2.1 (PDF 1735K)
  • Click Here to Download Adobe Acrobat Reader Riesgos naturales sección 2.6 (PDF 2100K)

Un huracán es un tipo de ciclón tropical, el término genérico que se emplea para denominar un sistema de baja presión que generalmente se forma en los trópicos. Un ciclón tropical va acompañado de tormentas eléctricas y, en el Hemisferio Norte, circulación hacia la izquierda de los vientos cerca de la superficie de la Tierra.

Todas las áreas costeras del Atlántico y el Golfo de México están sujetas a huracanes o tormentas tropicales. Partes del sudoeste de los Estados Unidos y la costa del Pacífico experimentan fuertes lluvias e inundaciones todos los años a causa de los huracanes que se generan en México. La temporada de huracanes en el Atlántico dura de junio a noviembre, pero la época pico abarca desde mediados de agosto hasta finales de octubre.

Los huracanes pueden causar daños catastrófi cos en las costas y hasta en varios cientos de millas en el interior. Los vientos pueden alcanzar velocidades superiores a las 155 millas por hora. Los huracanes y tormentas tropicales también pueden ocasionar tornados y microestallidos, crear marejadas a lo largo de las costas y provocar grandes daños debido a las fuertes lluvias.

Los huracanes se basan en cinco categorías según la velocidad del viento, la presión central y el potencial de daños (véase la siguiente tabla). Los de categoría tres y más altas se consideran huracanes mayores, aunque los de las categorías uno y dos también son sumamente peligrosos y merecen toda su atención.

Escala de Huracanes de Saffir-Simpson
Número escala (Categoría)Vientos sostenidos
(MPH)
DañosMarejadas ciclónicas

1

74-95

Mínimo: Casas móviles no sujetas al suelo,
vegetación y los carteles.

4-5 pies

2

96-110

Moderado: Todas las casas móviles, techos,
pequeñas artesanías, inundaciones.

6-8 pies

3

111-130

Amplio: Edificios pequeños y carreteras de baja altitud agrietadas.

9-12 pies

4

131-155

Extremo: Techos destruidos, árboles
abajo, las carreteras agrietadas, casas móviles
destruidas. Casas en las playas inundadas.

13-18 pies

5

Más de 155

Catastrófico: La mayoría de los edificios
destruidos. La vegetación destruida.
Las carreteras principales agrietadas. Casas inundadas.

Superior a 18 pies

Los huracanes pueden producir lluvias torrenciales generalizadas. Las inundaciones son la consecuencia mortal y destructiva. Las tormentas que avanzan despacio y las tormentas tropicales que avanzan hacia zonas montañosas tienden a producir lluvias especialmente fuertes. La lluvia excesiva puede ocasionar derrumbes de tierra o aludes de lodo, en especial en las regiones montañosas. La intensa precipitación también puede provocar inundaciones repentinas. El desbordamiento de los ríos y arroyos puede persistir durante varios días o más después de la tormenta.

Entre 1970 y 1999, hubo más gente que perdió la vida a causa de las inundaciones fluviales en el interior, asociadas con ciclones tropicales que tocaron tierra, que por cualquier otro fenómenos meteorológico relacionado con los ciclones tropicales.

 38 en Texas, 27 en Los Ángeles, 9 en la EM, 12 en AL, 5 en Georgia, 60 en Florida, 14 en Carolina del Sur, 28 en Carolina del Norte, 4 de VA, 1 en MD , 1 en Nueva Jersey, 9 en Nueva York, 5 de RI, 2 en NH, 5 en ME.

Nombres de los huracanes
Desde 1953, a las tormentas tropicales en el Atlántico se les asigna un nombre de las listas originadas por el Centro Nacional de Huracanes, que en la actualidad mantiene y actualiza un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundias. Las listas contenían sólo nombres de mujer hasta 1979. Después de eso, empezaron a alternarse nombres de hombre y mujer. Se usan seis listas en rotación. Así, las listas de 2001 volverán a usarse en 2007. La única ocasión en que hay un cambio en la lista es cuando una tormenta es tan mortal o costosa que el uso continuado del nombre sería inapropiado por razones de sensibilidad. Cuando esto ocurre, el nombre se tacha de la lista y se selecciona otro nombre para sustituirlo. A veces se cambian los nombres. Lorenzo sustituyó a Luis y Michelle a Marilyn. Encontrará las listas completas en ww.nhc.noaa.gov, bajo “Storm Names” (“Nombres de tormentas”).

Conozca los términos
Familiarícese con estos términos que le ayudarán a identifi car un riesgo de huracán:

  • Depresión tropical: Un sistema organizado de nubes y tormentas eléctricas con circulación definida en la superfi cie y vientos sostenidos máximos de 38 MPH (33 nudos) o menos. Los vientos sostenidos se defi nen como el viento promedio de un minuto medido aproximadamente a 33 ft (10 metros) sobre la superficie.
  • Tormenta tropical: Un sistema organizado de fuertes tormentas eléctricas con circulación definida en la superficie y vientos sostenidos máximos de 39-73 MPH (34-63 nudos).
  • Huracán: Un sistema tropical atmosférico intenso de fuertes tormentas eléctricas con circulación bien definida en la superfi cie y vientos sostenidos máximos de 74 MPH (64 nudos) o más veloces.
  • Marejada de tormenta: Un domo de agua impulsado hacia la costa por los vientos del huracán o la tormenta tropical. Las marejadas de tormenta pueden alcanzar 25 pies de altura y tener 50-100 millas de ancho.
  • Marea de tormenta: Una combinación de la marejada de tormenta y la marea normal (por ejemplo, un oleaje de 15 pies combinado con una marea alta normal de 2 pies sobre el nivel medio del mar crea una marea de tormenta de 17 pies).
  • Vigilancia de huracán o tormenta tropical: Las condiciones para un huracán o tormenta tropical son posibles en el área especificada, generalmente dentro de las 36 horas siguientes. Escuche los informes del tiempo en un Radio Meteorológico NOAA o en una estación de radio o televisión comercial.
  • Advertencia de huracán o tormenta tropical: Las condiciones para un huracán o tormenta tropical se esperan en el área especificada, generalmente dentro de las 24 horas siguientes.
  • Vigilancias y advertencias de corto plazo: Estas advertencias proporcionan información detallada sobre las amenazas específicas de los huracanes, como las inundaciones repentinas y los tornados.

Imagen satelital de un huracán

Adopte medidas de protección

Antes de un huracán

Para prepararse para un huracán, debe adoptar las siguientes medidas:

  • Haga planes para asegurar su propiedad. Las contraventanas permanentes para tormenta ofrecen la mejor protección para las ventanas. Una segunda opción es tapar las ventanas con madera terciada marina de 5/8 de pulgada, cortada a la medida y lista para instalarse. La cinta adhesiva no evita que las ventanas se rompan.
  • Instale correas o sujetadores adicionales para asegurar firmemente el techo a la estructura armada. Esto reducirá los daños en el techo.
  • Asegúrese de que los árboles y arbustos alrededor de su casa estén bien podados.
  • Despeje las canaletas de lluvia y los tubos de bajada de aguas sueltos y tapados.
  • Determine cómo y dónde puede asegurar su bote.
  • Considere la posibilidad de construir un cuarto seguro.

Durante un huracán

Si existen probabilidades de que un huracán azote su área, haga lo siguientes:

  • Escuche las noticias en la radio o la televisión.
  • Asegure su hogar, cierre las contraventanas para tormenta y asegure los objetos que se encuentran en exteriores o métalos a la casa.
  • Desconecte o cierre los servicios públicos si las autoridades así lo indican. De lo contrario, ponga el termostato del refrigerador en la posición más fría y manténgalo cerrado.
  • Cierre los tanques de propano.
  • Evite utilizar el teléfono, salvo para emergencias graves.
  • Amarre su embarcación si el tiempo se lo permite.
  • Asegure una provisión de agua para propósitos sanitarios, como limpiar y tirar de la cadena de los inodoros.

Debe desalojar en las siguientes condiciones:

  • Si las autoridades locales así lo disponen. Asegúrese de seguir sus instrucciones.
  • Si vive en una casa móvil o una estructura temporal; estos lugares son especialmente peligrosos durante los huracanes sin importar si están bien asegurados al suelo.
  • Si vive en un edifi cio alto; los vientos huracanados son más fuertes en elevaciones más altas.
  • Si vive en la costa, en un terreno de aluvión, cerca de un río o de un canal navegable tierra adentro.
  • Si cree que corre peligro.

Si no puede desalojar el área, vaya a su cuarto seguro a prueba de viento. Si no tiene un refugio de este tipo, siga estos lineamientos:

  • Permanezca dentro de la casa durante el huracán y lejos de ventanas y puertas de vidrio.
  • Cierre todas las puertas interiores; asegure y apuntale las puertas exteriores.
  • Mantenga cerradas las cortinas y persianas. No se engañe si hay un período de calma; podría tratarse del ojo de la tormenta y los vientos azotarán de nuevo.
  • Refúgiese en un cuarto interior pequeño, clóset o pasillo en la planta baja.
  • Acuéstese en el suelo debajo de una mesa u otro objeto fuerte.

Después de un huracán

Siga las instrucciones para recuperarse tras un desastre en la Parte 5.

Para más información

Si necesita más información sobre cualquiera de estos temas, los siguientes recursos pueden ser de utilidad.

Publicaciones de FEMA

Against the Wind: Protecting Your Home from Hurricane and Wind Damage. FEMA 247. Una guía de preparación para un huracán. Disponible en Internet en www.fema.gov/txt/hazards/hurricanes/survivingthestormhurricane.txt

Community Hurricane Preparedness. IS-324. Curso de capacitación en CD-ROM o basado en Web para administradores de emergencias federales, estatales y locales. La versión basada en Web está disponible en Internet en http://meted.ucar.edu/hurrican/chp/index.htm

Safety Tips for Hurricanes. L 105. Publicación para maestros y padres de familia para presentarla a los niños. Para ordenar, llame al 1(800) 480-2520.

Otras publicaciones

Protect Your Home against Hurricane Damage, Institute for Business and Home Safety. 110 William Street, Nueva York, NY 20038

Fecha de la última actualización: 
07/02/2013 - 13:27