Añadir nuevo comentario

Main Content

Celebrando el aniversario número 23 de la Ley de Ciudadanos Americanos con Discapacidades

Según celebramos el aniversario número 23 de la Ley de Ciudadanos Americanos con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) este 26 de julio, recuerdo la cita de Justin Dart Jr, el hombre a quien se le ha dado el nombre de “Padre de la ADA”. Dart dijo, “La visión de justicia es un largo camino hacia la tierra prometida y una mejor vida para todos.”

Para aquellos que no estén familiarizados con la ley, la ADA es una ley trascendental de derechos civiles que fue firmada por el Presidente George H.W. Bush en el 1990 con el apoyo bipartidista del Congreso. La ley ADA prohíbe la discriminación contra personas con discapacidades en cuestión de empleo, participación en programas gubernamentales estatales y locales, y en negocios privados (como alojamientos públicos). La ley también trata el tema de transportación y mecanismos eficaces de comunicación. Muchas personas no se dan cuenta que por los últimos 40 años, todas las agencias federales y programas que han recibido cualquier tipo de fondo federal han tenido que incluir la no discriminación y obligaciones de inclusión de la Ley de Rehabilitación del 1973, en especial la Sección 504. En conjunto, la ley ADA y la ley de Rehabilitación ofrecen protecciones de derechos civiles de gran alcance a las personas con discapacidades.

El propósito de la ADA era establecer igualdad de condiciones para todos los que participamos “del sistema”. Después de 23 años, las personas con necesidades funcionales y de acceso conocemos nuestros derechos ADA y ejercemos los mismos cada día con mayor frecuencia. Gracias a las promesas y protecciones de la ley ADA y la Ley de Rehabilitación, las personas con necesidades funcionales y de acceso no somos marginados en la toma de decisiones que nos afectan. Un dicho que dicen mucho las personas con necesidades funcionales y de acceso es “Nada sobre nosotros, sin nosotros”. Queremos participar y estar involucrados en todas las decisiones que puedan afectarnos.

A pesar de que la ley ADA ha hecho posible grandes avances para el progreso de los derechos civiles de las personas con necesidades funcionales y de acceso, aun continuamos en esa “marcha hacia la tierra prometida”. Todavía hay barreras que derrumbar – barreras físicas, barreras de programación, barreras de comunicación, barreras de transportación, barreras de empleo, barreras tecnológicas y sí, lamentablemente, también barreras de actitud. Pero las cosas están cambiando.

Por ejemplo, en el campo de manejo de emergencias se está llevando a cabo un esfuerzo nacional para “planificar y prepararnos con toda la comunidad” FEMA, su oficina de Integración y Coordinación para Personas con Necesidades Funcionales y de Acceso, y los Especialistas de Discapacidad e Integración Regional están trabajando con los gobiernos estatales, tribales y locales, organizaciones sin fines de lucro, y organizaciones privadas para orientar y ofrecer recursos y apoyo a las personas con discapacidades en todo lo relacionado al manejo de emergencias – desde la preparación a la respuesta, recuperación y mitigación. Las personas con necesidades funcionales y de acceso se están involucrando en las actividades de preparación de su comunidad. Pertenecemos a muchos comités de planificación para emergencias, equipos ciudadanos de respuesta a emergencias (CERT, por sus siglas en inglés) y otros tipos de organizaciones de respuesta.

Así que un día como hoy podemos reflexionar en los 23 años de ardua labor para lograr progreso y mirar hacia adelante a un futuro lleno de esperanza según “marchamos hacia la tierra prometida y una mejor vida para todos”.

Fecha de la última actualización: 
30/07/2013 - 14:42
Posted on Mar, 30/07/2013 - 14:42
Back to Top