Añadir nuevo comentario

Main Content

Un compromiso a largo plazo de permanecer con Nueva York, sus hospitales y los esfuerzos de recuperación

Autor: 

Paneles de techos destrozados, cables colgando, capas de polvo cubriendo todas las superficies, losetas rotas dejando el concreto al descubierto, grietas en las paredes, y en algunos casos extremos hasta paredes completamente destrozadas. Luces de inundaciones y construcción por los pasillos. El ruido de los abanicos. Trabajo fuerte. Y determinación.

Esta es la escena que presenciamos Mike Byrne y yo el viernes, después de pasar par de horas en el Hospital Bellevue y el Hospital de Coney Island. Hace par de semanas también visité el Hospital de NYU. He tomado el tiempo para estas visitas porque creo que es de suma importancia ver de primera mano los daños que sufrieron los hospitales y oír directamente las experiencias que han vivido sus empleados, al igual que sus ideas y recomendaciones para poder avanzar hacia adelante tras el desastre.

 Era importante que Mike Byrne estuviese presente durante las visitas. Mike no solo es neoyorquino, sino que también es mi persona de contacto en Nueva York y el responsable de coordinar los esfuerzos de recuperación y respuesta de FEMA. Nuestro esfuerzo de recuperación es algo muy personal para él. Aparte de su conexión con Nueva York, Mike también ha trabajado en muchos proyectos de recuperación y es la persona más apta para realizar este tipo de trabajo.

Tuvimos que ponernos botas protectoras y máscaras antes de inspeccionar los daños sufridos y visitar las áreas donde se están realizando los trabajos de recuperación debido a que el área aún estaba siendo descontaminada y limpiada. Visité la planta baja del hospital donde se encuentran los equipos y sistemas mecánicos. Esta área se vio completamente inundada durante Sandy, lo que destrozó todos estos equipos. La pintura naranja en la pared sirve como recordatorio del alto nivel que alcanzó la inundación.

Vimos el mismo tipo de daños en el Hospital de Coney Island – bombas de agua, sistemas eléctricos, sistema de computadoras – todas cosas necesarias para el funcionamiento de las facilidades. Visité uno de los cuartos de bombeo que había sido completamente inundado. El hospital solo está atendiendo a personas que requieran cuidado de emergencias mientras continúan los esfuerzos de recuperación para que el hospital vuelva a su capacidad completa de funcionamiento.

Me aseguré de darle las gracias al personal que está trabajando para que el hospital pueda reabrir sus puertas nuevamente. Aunque el progreso sea gradual, es bueno para la comunidad el ver que algunos de los servicios ya han sido restaurados.

El personal que sirve a la comunidad es muy impresionante – ha sido su esfuerzo y determinación lo que ha ayudado a la comunidad a salir adelante. Lo que es aun más impresionante es que el personal de trabajo son ellos mismos sobrevivientes, quienes tienen que no solo trabajar para que el hospital pueda volver a su funcionamiento, sino que tienen su propia recuperación personal por la que preocuparse.

Quiero compartir algunas fotos de ambos hospitales:

Bellevue

Craig Fugate visita las áreas del hospital que sufrieron daños
LEYENDA: NewYork, N.Y., 14 de diciembre de 2012 – El Director Ejecutivo Asociado para el Manejo de las Facilidades del Hospital Bellevue, Michael Rawlings, en el centro, muestra los daños ocasionados por el huracán Sandy al Administrador Craig Fugate, a la izquierda, y al Coordinador Federal de FEMA, Michael Byrne, a la derecha. Debido a los trabajos siendo realizados, se requiere que los visitantes usen equipo protector en las áreas donde los esfuerzos de limpieza continúan.

Craig Fugate visita el hospital

 Nueva York, N.Y., 14 de diciembre de 2012 – El Director Ejecutivo Asociado para el Manejo de las Facilidades, Michael Rawlings, en el centro, sirve como guía durante la visita del administrador Craig Fugate, a la izquierda, y el Coordinador Federal de FEMA, Michael Byrne, a la derecha, al Hospital Bellevue en Manhattan. La línea naranja en la pared indica los niveles de inundación tras el paso del huracán Sandy. Debido a los trabajos siendo realizados, se requiere que los visitantes usen máscaras y botas de goma.

 Coney Island

inside hospital control room

Nueva York, N.Y., 14 de diciembre de 2012 – El Administrador de FEMA, Craig Fugate, segundo desde la derecha, recibe una visita guiada del Hospital de Coney Island del Director de Facilidades, Daniel Collins, derecha, y del Vicepresidente del hospital, Arthur Wagner. Personal de FEMA y del hospital también estaban presentes durante la visita.

examining damaged floor

Nueva York, N.Y., 14 de diciembre de 2012 – El Administrador de FEMA, Craig Fugate, en el centro, y el Coordinador Federal de FEMA, Michael Byrne, segundo desde la derecha, escuchan atentamente al Vicepresidente del Hospital de Coney Island durante su visita a las áreas que fueron afectadas por las inundaciones causadas por el huracán Sandy. Las inundaciones causaron daños a la gran mayoría de los componentes operacionales del hospital.

inside damaged hospital

Nueva York, N.Y., 14 de diciembre de 2012 – El Administrador Craig Fugate, a la derecha, y el Coordinador Federal de FEMA, Michael Byrne, a la izquierda, visitan las áreas afectadas por el huracán Sandy en el Hospital de Coney Island. Fueron acompañados por la administración del hospital, quienes les demostraron las áreas del hospital que fueron impactadas por el huracán. Este cuarto tiene equipo de resonancia magnética que fue destrozado durante las inundaciones.

Durante mis conversaciones con el personal de ambos hospitales, discutí tres pasos que considero de suma importancia para poder avanzar tras el paso del huracán Sandy. Estos pueden ser descritos como el ahora, el trabajo temporero e inmediato, y el trabajo y planificación a largo plazo.

El primer paso, o el “ahora”, consiste de ayudar al hospital con las deudas que tienen debido a los costos que han incurrido desde que la tormenta azotó al día de hoy. Les llamamos medidas protectoras, y como parte de la declaración de desastre mayor emitida por el Presidente para los condados en Nueva York, podemos reembolsarles por su trabajo de emergencia.

A partir de este primer paso, el segundo consiste de cuánto trabajo temporero se puede realizar para restaurar el funcionamiento del hospital. Estos son los pasos intermedios, pero se basa en dar prioridad y fijarse en los aspectos críticos y necesarios para servir a la comunidad – ya estos sean el departamento de urgencias, psicológico o radiología. Estas soluciones no son necesariamente permanentes, pero hay que seguirlas de la misma manera que cuando se abre una clínica: hay que preguntarse cuál es el próximo paso a seguir, y si este hospital ofrece algún servicio que no ofrezcan otros hospitales en el área, lo que demostraría que hay aun mayor necesidad de seguir adelante.

Continuando en el tema de funcionamiento, según el personal analiza soluciones de largo plazo, les exhorte a mirar más allá de las tareas de reconstrucción y los cambios basados en los efectos del huracán Sandy. Lo que quiero decir por eso es que si basamos nuestros arreglos en lo que ocurrió durante el huracán Sandy, no nos estamos preparando para mitigar daños para el peor de los casos, y la próxima tormenta podría ser mucho peor. Esto ocurrió tras el paso del huracán Irene. Se hicieron cambios y modificaciones a los planes de protección basado en el impacto que tuvo el huracán Irene, pero esto no ayudo durante el paso de Sandy debido a que fue una tormenta con vientos y lluvias más devastadores.

Todos los que trabajamos en el manejo de emergencias tenemos que hacer un cambio en la manera en que trabajamos para fortalecer y mejorar nuestras comunidades. No podemos intentar fortalecer y mejorar basándonos solo en la última tormenta que azotó, porque sino en los próximos 10 años, si ocurriese una tormenta con peores repercusiones, nos estaríamos enfrentando al mismo problema que hoy – ¿y entonces qué se logró con estos cambios?

El equipo de Mike Byrne está compuesto de personas que conocen el funcionamiento de los hospitales, y vamos a realizar el trabajo necesario. No quiero dejar pasar oportunidades y quiero que el trabajo se haga bien desde el principio, así que le he dicho al equipo que nuestro mantra es ser rápidos, pero no trabajar con prisa. Nuestro objetivo es que el trabajo se haga de una vez, pero que esté hecho en su totalidad y que esté bien hecho.

El trabajo de recuperación que falta por hacer y al que se enfrentan individuos, familias, negocios, y hospitales no se completará de la noche a la mañana, tomará tiempo, pero no hay prisa porque la ayuda no irá a ningún lado. El compromiso de FEMA es permanecer en Nueva York – como en todos los otros estados afectados – hasta que el trabajo esté realizado. El personal de FEMA (los especialistas en relaciones comunitarias y los especialistas en la inscripción por asistencia) continúan su labor en los vecindarios afectos reuniéndose con sobrevivientes de desastre. Y sé que Mike continua asistiendo a las reuniones del municipio, donde se reúne en persona con sobrevivientes. De la misma manera que nos gusta escuchar las experiencias de primera mano del personal del hospital, también queremos conversar con los sobrevivientes y poder responder a sus preguntas directamente.

La Secretaria Donovan, del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, se ha dado a la tarea de trabajar directamente con las comunidades afectadas para determinar qué es necesario para el proceso de recuperación, y su presencia también continuará en el área. Mike y el resto del equipo de FEMA en Nueva York, continuaran trabajando de cerca con el equipo de la Secretaria Donovan para proveer apoyo al Estado y las comunidades afectadas.

Una vez más, porque no puedo decirlo lo suficiente – FEMA se quedara trabajando en Nueva York hasta que el trabajo esté completado.

State or Region: 
Desastre relacionado: 
Fecha de la última actualización: 
15/03/2013 - 10:43
Posted on Lun, 17/12/2012 - 09:40