Artículos de blog por categoría

Main Content

Aprendiendo sobre medidas de seguridad para prevenir incendios durante estas fiestas

El clima sigue enfriando – lo que no solo significa que hay que sacar los abrigos, sombreros y guantes – sino que también las fiestas se acercan y hay más alegría en el ambiente. No importa como tenga planeado pasar esta temporada, es probable que pase tiempo decorando el interior de su hogar, su patio, o hasta su propia habitación.

Colgar luces, velas, y  otras decoraciones puede ser muy divertido.  Hemos pasado estos últimos días aprendiendo cómo colgar las decoraciones tomando las debidas precauciones. Muchos hogares suelen ser destrozados por incendios durante esta época y la principal causa de estos incendios suelen ser las decoraciones que han sido colgadas sin tomar en consideración las debidas medidas de seguridad. Por esta razón, queremos compartir con ustedes lo que hemos aprendido sobre como decorar de manera segura durante estas fiestas:

  1. Las velas encendidas son muy peligrosas y nunca deberían dejarse descuidadas. Si usted no puede supervisar las velas, opte por luces decorativas en su lugar. Las luces decorativas vienen en diferentes colores y figuras, y brindan alegría a su hogar.

    stella next to christmas lights

O puede utilizar velas eléctricas en vez – las mismas son muy realistas y hasta vienen perfumadas.

flameless candles

Si disfruta de las velas aromáticas típicas de esta época, hemos aprendido que hay otras maneras de disfrutar de estos aromas sin tener una vela encendida. Una de estas maneras es utilizando un calentador de velas:

stanley next to candle warmer

  1. Mientras más luces tenga, más lugares necesitará para conectar las mismas. Use un protector de corriente para no sobrecargar los enchufes.

stanley next to surge protector

  1. Decore con materiales que no sean fácilmente inflamables. Busque decoraciones que sean denominadas “ininflamables” o “resistentes al fuego”. Nosotros colgamos una corona que es ininflamable.

stanley with wreath

  1. Si su familia celebra la navidad con un árbol de navidad verdadero (vivo), asegúrese de regarlo con agua y mantenerlo lejos de fuentes de calor, como chimeneas o conductos de calefacción. De esta manera el árbol no se seca, lo que podría ocasionar que se encienda.
  2. No obstruya salidas cuando coloque sus decoraciones. Si ocurre un incendio, las personas necesitarán ser capaces de encontrar una salida sin dificultad.

Para más información sobre medidas de seguridad para prevenir incendios, visite el sitio web de la Administración de Incendios de Estados Unidos. Ahí encontrará mucha información sobre las varias maneras de cómo proteger su hogar contra incendios durante los meses fríos de invierno.

¡Les deseamos a usted y su familia unas seguras y felices fiestas!

stanley and stella with decorations

De una cama acogedora a un buque, el relato de un miembro del equipo de la Fuerza de Capacidad y Movilización

Debido a la magnitud  de personas que fueron afectadas por el huracán Sandy, el Departamento de Seguridad Nacional movilizó por primera vez, el día 1 de noviembre, a la Fuerza de Capacidad y Movilización. Establecida por la Ley de Reforma para el Manejo de Emergencias Post Katrina, la Fuerza de Capacidad y Movilización está compuesta de empleados provenientes de todas las agencias que componen al Departamento de Seguridad Nacional – incluyendo la Administración de Seguridad en el Transporte, la Guardia Costera, y el Servicio Secreto – quienes están dispuestos a tomar tiempo de sus trabajos habituales para ayudar a los sobrevivientes. Estas personas se encuentran trabajando arduamente junto a los equipos de relaciones comunitarias en las áreas afectadas, incluyendo los centros de recuperación por desastres, donde responden a las preguntas de los sobrevivientes sobre la asistencia por desastre disponible.

Ahora mismo en Nueva York, algunos 800 miembros de la Fuerza de Capacidad y Movilización se están hospedando en tres buques que están operando como hoteles flotantes para los trabajadores de los esfuerzos de recuperación. Se trajeron estos buques de la Administración Marítima de los Estados Unidos debido a la escasez de habitaciones de hoteles en la ciudad – y  los mismos no son exactamente cruceros de lujo.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal (FCO, por sus siglas en inglés) Mike Byrne se reúne con voluntarios del Departamento de Seguridad Nacional que se alojan en el TS Kennedy, un buque de entrenamiento de la academia marítima.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal (FCO, por sus siglas en inglés) Mike Byrne se reúne con voluntarios del Departamento de Seguridad Nacional que se alojan en el TS Kennedy, un buque de entrenamiento de la academia marítima.

El 7 de noviembre, acompañado del Administrador Adjunto Serino, visité a los miembros de la Fuerza de Capacidad y Movilización para extenderles mi más sincero agradecimiento por su arduo trabajo, servicio y dedicación ya que sé que no puede ser fácil pasar tanto tiempo lejos de sus hogares y seres queridos.

El siguiente es un relato de Melinda K. McDonough, quien es miembro de la Fuerza de Capacidad y Movilización hospedándose en el T.S. Kennedy, anclado en el muelle de Staten Island. Ella es una de alrededor de 1,000 miembros del equipo de relaciones comunitarias de FEMA que están evaluando las áreas afectadas.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough en frente del TS Kennedy.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough en frente del TS Kennedy.

Es un placer estar en el T.S. Kennedy. Solo somos yo y más de 600 de mis nuevos mejores amigos.

En mi vida normal trabajo en Washington, DC como Jefa Adjunta de Diversidad con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos – donde tengo una oficina grande y cómoda con excelente vista.  En el buque, la privacidad es muy limitada y solo consiste de una cortina que divide nuestras literas de tres pisos (no le crean al que diga que las mujeres no roncan igual que los hombres). En nuestro camarote compartimos seis inodoros y cuatro urinales, que, por supuesto, estos últimos no nos sirven de nada (excepto en situaciones de apuro). Si eres más recatada, puedes levantarte a las 3 a.m. para bañarte y vestirte con más privacidad.

En el buque entran mucho las corrientes de aire, es fácil perderse, y es extremadamente ruidoso. Los sonidos resuenan en el acero (en especial en el área del comedor).

A pesar de esto no me quejo. Me alegra poder ayudar a las personas afectadas por el huracán Sandy. Teniendo en cuenta la escasez de habitaciones de hoteles en Nueva York, la idea de quedarnos en un buque es brillante.

Soy la líder de un equipo compuesto de ocho personas, quienes vienen de diferentes partes del país y representan una gran variedad de formaciones. Tenemos el privilegio de trabajar junto a un héroe de guerra, el Sargento de Primera Clase Robert Staats, miembro del Equipo de Francotiradores del Ejército de los Estados Unidos. Staats fue galardonado con el Corazón Purpura y la medalla de servicio Meritorio por su valiente esfuerzo en Iraq. Aquí en N.Y. hemos venido a depender de su conciencia situacional para mantenernos a salvo. Él toma gran orgullo en garantizar que tengamos las provisiones y artículos necesarios para realizar nuestro trabajo.

 Robert Staats, Allen Avery, Mishana Egan, Melinda McDonough, Don Jacobson, Annette Ambrosio, y Bryan England.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough, líder del equipo de Relaciones Comunitarias 31, flanqueada de su equipo en frente del buque de entrenamiento TS Kennedy. De izquierda a derecha: Robert Staats, Allen Avery, Mishana Egan, Melinda McDonough, Don Jacobson, Annette Ambrosio, y Bryan England.

Somos un buen ejemplo del proceso de desarrollo de un equipo. Después de haber trabajado en las etapas de “formación, ideas, y normas,” ahora estamos en el proceso de “actuación.” La etapa de formación fue rápida y arbitraria – básicamente nos dijeron “aquí esta su grupo.”

Una vez el equipo estaba formado, nos dedicamos a asignar las tareas de quién iba a hacer qué y dónde para cumplir con la misión del equipo de relaciones comunitarias, lo que requirió que identificáramos las habilidades y destrezas del grupo. En primer lugar necesitábamos a un conductor que fuese capaz de conducir una camioneta para 15 personas.  Un hombre que solía trabajar como detective para el Departamento del Alguacil de Los Angeles (y ahora trabaja como un inspector de cargamento para TSA) se ofreció para la tarea, y después de tan solo 16 días ya está conduciendo como si fuera oriundo de la ciudad de Nueva York.

Somos muy afortunados de tener a un consultor de rendimiento de la Guardia Costera como nuestro “copista”. Nadie quería el trabajo de preparar los informes escritos, y si no fuera por su dedicación a completar los informes de manera detallada, no podríamos ser exitosos. Como miembros de nuestro equipo también tenemos a un agricultor de Oregon que disfruta de correr maratones; un ministro episcopal que trabajó como un piloto de helicópteros en Vietnam; una madre de tres quien es conocida por ser bromista; y un piloto técnicamente hábil (alias SatNav Allen).

La fase de “ideas” consistió sobre todo en aprender a cómo trabajar juntos y llevarnos bien a pesar de la gran diversidad de personalidades en el grupo – en otras palabras, el equipo tuvo que trabajar en cómo no volvernos locos unos a los otros. A pesar de las 12-15 horas que pasamos juntos a diario, nadie ha sido “expulsado de la isla” (todavía).

La fase de “normas” consistió de establecer responsabilidades y una rutina fiable. Todos los días nos reunimos en un lugar específico donde doblamos folletos de asistencia por desastre, imprimimos nuestras hojas de contacto, sometemos los informes finales, y reabastecemos nuestras provisiones de agua y otros artículos. Al llegar a nuestro campo de trabajo asignado, vamos de puerta en puerta evaluando las residencias y negocios que fueron afectados por el desastre. Nos tomamos un descanso para almorzar – y ya hemos estado juntos lo suficiente que podemos llegar a un acuerdo mutuo de dónde ir. Nos hemos convertido en una familia bastante feliz.

En cuanto a nuestra “actuación,” al día de hoy hemos tocado en un mínimo de 1,500 puertas. Muchas de las personas que hemos encontrado han sido ancianos que se encuentran aislados en sus apartamentos sin calefacción, electricidad, comida, agua o medicinas. Nos estamos asegurando que estos sobrevivientes reciban lo que necesitan.

A pesar de las largas horas y las acomodaciones rústicas, lo volvería a hacer en un abrir y cerrar de ojos. Los que me dan pena son la tripulación del buque. Están acostumbrados a lidiar con cadetes disciplinados de la marina, no con un montón de adultos revoltosos. La tripulación ha sido muy amable con nosotros. Hasta han preparado tartas sin gluten en el comedor. Y ahora que he adoptado una estrategia para alejar las botas del equipo de mi litera – esto estaba causando un grave problema de aromaterapia – puedo enfrentar lo que sea.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Administrador Adjunto de FEMA, Rich Serino, visita los dormitorios del TS Kennedy.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Administrador Adjunto de FEMA, Rich Serino, visita los dormitorios del TS Kennedy.

Estado o región: Nueva York (en inglés)

Desastre relacionado: Huracán Sandy en Nueva York

El Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY, por sus siglas en inglés) rescata su barco durante el huracán Sandy y acogen a otros

En el viaje de camino hacia el antiguo muelle naval en el área de Stapleton en Staten Island, uno nunca se imaginaría que detrás de los almacenes, los grafitis, y las vallas de acero hay cientos de personas que ofrecen ayuda por desastres trabajando arduamente, un excelente ejemplo de cómo las agencias del gobierno se unen en colaboración.  Este muelle también es hogar a la única unidad naval de la ciudad de Nueva York en Staten Island, quienes están a cargo del manejo de emergencias en el puerto.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, no había presión de agua en el bajo Manhattan, lo que causaba dificultades en la extinción de los incendios. Fueron las unidades marinas del Departamento de Bomberos de Nueva York las que vinieron al rescate, siendo capaces de bombear suficiente agua a la ciudad para extinguir los fuegos.

Al recibir un subsidio del Departamento de Seguridad Nacional, la división naval fue capaz de sustituir su vieja flota con dos barcos de vanguardia valorados en $27 millones que fueron diseñados para la extinción de incendios. Los mismos pueden bombear 50,000 galones de agua por minuto, el doble de la capacidad de las embarcaciones que se usaron para el 11 de septiembre. (Uno fue nombrado “Trescientos cuarenta y tres” por el número de bomberos que perdieron sus vidas ese día, y el otro “Fire Fighter II”).

Foto cortesía del Departamento de Bomberos de Nueva York

(Foto cortesía del Departamento de Bomberos de Nueva York)

La noche que azotó el huracán Sandy, sin embargo, los bomberos de Staten Island que estaban trabajando no solo tenían sus hogares porque preocuparse – muchos de ellos viven en las áreas afectadas – sino también su embarcación, Fire Fighter II, que chocaba contra la estación de bomberos. “El viento hizo un viraje durante la tormenta que soplaba a la embarcación en la dirección del edificio,” dijo el bombero Bob Senatore.

Con solo linternas para guiarles por la oscuridad e inundaciones y enfrentándose a vientos de 80 millas por horas, fuertes lluvias y la espuma del mar, la tripulación aflojó las líneas que le amarraban al muelle para que el barco pudiese moverse con el revuelto de las olas. Pero según el viento soplaba y los niveles de agua aumentaban, la tripulación tenía que seguir reajustando las líneas. “El barco está diseñado para operar durante una tormenta – hubiese estado mejor en el agua que amarrado del muelle,” explicó Senatore.

La tripulación tomó la decisión de navegar al Fire Fighter II hacia la bahía para mantenerlo seguro. Desafortunadamente, la gran cantidad de escombros, incluyendo troncos flotantes, cubrían la cuenca. “Tuvimos que hacer un “baile” con el barco entre los escombros para prevenir daño a las hélices,” dijo el teniente Di Lorenzo. Cuatro horas después, según la tormenta disminuía, los esfuerzos de la tripulación lograron que el barco saliera ileso.

La estación de la Guardia Costera localizada calle abajo no tuvo la misma suerte. La tormenta destrozó sus dormitorios, dejando la mayoría de la estación inhabitable. La tripulación de la Guardia Costera, sin embargo, ha encontrado un lugar donde quedarse: están durmiendo en el bote para combatir incendios del Departamento de Bomberos.

La unidad naval de Staten Island extendió su hospitalidad a docenas de miembros de los equipos de relaciones comunitarias de FEMA – quienes están visitando y evaluando las comunidades afectadas del área. “Una mañana vi que se estaban reuniendo al aire libre, alrededor de sus vehículos,” dijo Senatore. “Hacía mucho frio y  la tormenta del noreste se acercaba así que les dije ‘entren y usen este sitio como su base de apoyo.’”

Algunos de los equipos de Relaciones Comunitarias se están quedando en el T.S. Kennedy, un buque de entrenamiento de 45 años de la Academia Marítima de Massachusetts, que fue llevado por el gobierno federal para servir como un lugar donde los trabajadores que ofrecen ayuda por desastres puedan hospedarse.

“Desde que esto ocurrió, hemos notado un aumento en el número de personas que vienen a la estación de bomberos a las horas que se sirven comidas,” observó Senatore.  Los bomberos son famosos por sus destrezas culinarias (Yo sé, yo solía ser uno).

Al mismo tiempo, muchos de los bomberos han embarcado en las tareas de limpieza de sus hogares – algunos sin electricidad, otros con solo una habitación habitable, esperando y recogiendo. “Recibimos dinero de FEMA,” dijo el bombero Paul Sarubbi, cuyo hogar sufrió daños. “El dinero federal que recibimos no cubre la cantidad que se necesitará para poder restaurar nuestro hogar a como era antes, pero cualquier ayuda, por pequeña que sea, es bienvenida.”

Hace par de días, tuve la oportunidad de visitar el barco el Fire Fighter II:

New York, N.Y., 1 de diciembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal Michael Byrne, a la izquierda, hace un recorrido con el bombero Brian Masterson de las bombas del Fire boat II, anclado en la estación naval 9. El bote para combatir incendios, que sirve a todo el Puerto de Nueva York, está anclado en las barracas navales 9 del Departamento de Bomberos de los Estados Unidos, en el antiguo puerto de origen en Stapleton, Staten Island. El bote sufrió algunos daños tras el paso del huracán Sandy. Jocelyn Augustino/FEMA

New York, N.Y., 1 de diciembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal Michael Byrne, a la izquierda, hace un recorrido con el bombero Brian Masterson de las bombas del Fire boat II, anclado en la estación naval 9. El bote para combatir incendios, que sirve a todo el Puerto de Nueva York, está anclado en las barracas navales 9 del Departamento de Bomberos de los Estados Unidos, en el antiguo puerto de origen en Stapleton, Staten Island. El bote sufrió algunos daños tras el paso del huracán Sandy. Jocelyn Augustino/FEMA

Estado o región: Nueva York (en inglés)

Desastre relacionado: Huracán Sandy en Nueva York

El Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY, por sus siglas en inglés) rescata su barco durante el huracán Sandy y acogen a otros

En el viaje de camino hacia el antiguo muelle naval en el área de Stapleton en Staten Island, uno nunca se imaginaría que detrás de los almacenes, los grafitis, y las vallas de acero hay cientos de personas que ofrecen ayuda por desastres trabajando arduamente, un excelente ejemplo de cómo las agencias del gobierno se unen en colaboración.  Este muelle también es hogar a la única unidad naval de la ciudad de Nueva York en Staten Island, quienes están a cargo del manejo de emergencias en el puerto.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, no había presión de agua en el bajo Manhattan, lo que causaba dificultades en la extinción de los incendios. Fueron las unidades marinas del Departamento de Bomberos de Nueva York las que vinieron al rescate, siendo capaces de bombear suficiente agua a la ciudad para extinguir los fuegos.

Al recibir un subsidio del Departamento de Seguridad Nacional, la división naval fue capaz de sustituir su vieja flota con dos barcos de vanguardia valorados en $27 millones que fueron diseñados para la extinción de incendios. Los mismos pueden bombear 50,000 galones de agua por minuto, el doble de la capacidad de las embarcaciones que se usaron para el 11 de septiembre. (Uno fue nombrado “Trescientos cuarenta y tres” por el número de bomberos que perdieron sus vidas ese día, y el otro “Fire Fighter II”).

Foto cortesía del Departamento de Bomberos de Nueva York

(Foto cortesía del Departamento de Bomberos de Nueva York)

La noche que azotó el huracán Sandy, sin embargo, los bomberos de Staten Island que estaban trabajando no solo tenían sus hogares porque preocuparse – muchos de ellos viven en las áreas afectadas – sino también su embarcación, Fire Fighter II, que chocaba contra la estación de bomberos. “El viento hizo un viraje durante la tormenta que soplaba a la embarcación en la dirección del edificio,” dijo el bombero Bob Senatore.

Con solo linternas para guiarles por la oscuridad e inundaciones y enfrentándose a vientos de 80 millas por horas, fuertes lluvias y la espuma del mar, la tripulación aflojó las líneas que le amarraban al muelle para que el barco pudiese moverse con el revuelto de las olas. Pero según el viento soplaba y los niveles de agua aumentaban, la tripulación tenía que seguir reajustando las líneas. “El barco está diseñado para operar durante una tormenta – hubiese estado mejor en el agua que amarrado del muelle,” explicó Senatore.

La tripulación tomó la decisión de navegar al Fire Fighter II hacia la bahía para mantenerlo seguro. Desafortunadamente, la gran cantidad de escombros, incluyendo troncos flotantes, cubrían la cuenca. “Tuvimos que hacer un “baile” con el barco entre los escombros para prevenir daño a las hélices,” dijo el teniente Di Lorenzo. Cuatro horas después, según la tormenta disminuía, los esfuerzos de la tripulación lograron que el barco saliera ileso.

La estación de la Guardia Costera localizada calle abajo no tuvo la misma suerte. La tormenta destrozó sus dormitorios, dejando la mayoría de la estación inhabitable. La tripulación de la Guardia Costera, sin embargo, ha encontrado un lugar donde quedarse: están durmiendo en el bote para combatir incendios del Departamento de Bomberos.

La unidad naval de Staten Island extendió su hospitalidad a docenas de miembros de los equipos de relaciones comunitarias de FEMA – quienes están visitando y evaluando las comunidades afectadas del área. “Una mañana vi que se estaban reuniendo al aire libre, alrededor de sus vehículos,” dijo Senatore. “Hacía mucho frio y  la tormenta del noreste se acercaba así que les dije ‘entren y usen este sitio como su base de apoyo.’”

Algunos de los equipos de Relaciones Comunitarias se están quedando en el T.S. Kennedy, un buque de entrenamiento de 45 años de la Academia Marítima de Massachusetts, que fue llevado por el gobierno federal para servir como un lugar donde los trabajadores que ofrecen ayuda por desastres puedan hospedarse.

“Desde que esto ocurrió, hemos notado un aumento en el número de personas que vienen a la estación de bomberos a las horas que se sirven comidas,” observó Senatore.  Los bomberos son famosos por sus destrezas culinarias (Yo sé, yo solía ser uno).

Al mismo tiempo, muchos de los bomberos han embarcado en las tareas de limpieza de sus hogares – algunos sin electricidad, otros con solo una habitación habitable, esperando y recogiendo. “Recibimos dinero de FEMA,” dijo el bombero Paul Sarubbi, cuyo hogar sufrió daños. “El dinero federal que recibimos no cubre la cantidad que se necesitará para poder restaurar nuestro hogar a como era antes, pero cualquier ayuda, por pequeña que sea, es bienvenida.”

Hace par de días, tuve la oportunidad de visitar el barco el Fire Fighter II:

New York, N.Y., 1 de diciembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal Michael Byrne, a la izquierda, hace un recorrido con el bombero Brian Masterson de las bombas del Fire boat II, anclado en la estación naval 9. El bote para combatir incendios, que sirve a todo el Puerto de Nueva York, está anclado en las barracas navales 9 del Departamento de Bomberos de los Estados Unidos, en el antiguo puerto de origen en Stapleton, Staten Island. El bote sufrió algunos daños tras el paso del huracán Sandy. Jocelyn Augustino/FEMA

New York, N.Y., 1 de diciembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal Michael Byrne, a la izquierda, hace un recorrido con el bombero Brian Masterson de las bombas del Fire boat II, anclado en la estación naval 9. El bote para combatir incendios, que sirve a todo el Puerto de Nueva York, está anclado en las barracas navales 9 del Departamento de Bomberos de los Estados Unidos, en el antiguo puerto de origen en Stapleton, Staten Island. El bote sufrió algunos daños tras el paso del huracán Sandy. Jocelyn Augustino/FEMA

Estado o región: Nueva York (en inglés)

Desastre relacionado: Huracán Sandy en Nueva York

De North Dakota a New York, el largo viaje de una Especialista en Relaciones Comunitarias

En FEMA, mucho de nuestro trabajo consiste en servicio de atención al cliente y mi jefe, el Administrador Fugate, suele referirse a nuestros equipos de Relaciones Comunitarias como la cara de FEMA. Y con mucha razón, ya que estos son los equipos quienes literalmente se van a la calle para hablar con los sobrevivientes en sus hogares, apartamentos o en los refugios.

Los equipos de Relaciones Comunitarias también llevan a cabo la misión denominada AIR, que significa Avalúo, Información, y Reporte. Se encargan de reportar lo que ven en el campo, lo que permite que las oficinas de desastres estén al tanto de la situación. Esta información es crítica para poder establecer prioridades.

Los equipos de Relaciones Comunitarias siguen instrucciones del personal local para el manejo de emergencias y ofrecen sus servicios donde sean necesarios, dependiendo de las circunstancias. Pueden trabajar respondiendo a llamadas de sobrevivientes en la oficina local para el manejo de emergencias o con la Guardia Nacional para organizar artículos y provisiones, distribuir comida, agua y mantas a aquellos que las necesitan. Por supuesto, gran parte de su trabajo también consiste en asegurarse que todas las personas que fueron afectadas por el desastre se inscriban con FEMA.

New York, N.Y., 29 de noviembre de 2012 – La especialista en Relaciones Comunitarias Jean Riendeau ha trabajado con FEMA desde 1997, año en el que sobrevivió las inundaciones del Rio Rojo en North Dakota. Desde entonces, ha trabajado en más de 50 zonas de desastres, incluyendo New York tras el paso del huracán Sandy.

New York, N.Y., 29 de noviembre de 2012 – La especialista en Relaciones Comunitarias Jean Riendeau ha trabajado con FEMA desde 1997, año en el que sobrevivió las inundaciones del Rio Rojo en North Dakota. Desde entonces, ha trabajado en más de 50 zonas de desastres, incluyendo New York tras el paso del huracán Sandy.

El siguiente es un relato de Jean Riendeau, una veterana de nuestro programa de Relaciones Comunitarias, quien también fue una sobreviviente de desastre tras las inundaciones del Rio Rojo en North Dakota en el año 1997. Ella es una de más de 1,000 especialistas de Relaciones Comunitarias trabajando en New York.

Pasé la semana pasada trabajando en Coney Island y Brighton Beach como especialista en Relaciones Comunitarias, y a pesar de los años que llevo haciendo esto, todavía me emociono. Cuando esto ocurre, sigo los consejos de un mentor que tuve hace muchos años: “Llora en tu habitación de hotel por la noche, pero nunca frente a un sobreviviente.” No quiero que piensen que me inspiran lástima, sino que quiero darles fortaleza.

Sé cómo se siente perder todo en un desastre. Me uní a FEMA en 1997, el mismo año en el que tuve que desalojar mi hogar durante las inundaciones del Rio Rojo en Grand Forks, North Dakota. Para aquel entonces, era el desalojo más grande que había ocurrido en la historia del país; casi toda la ciudad de alrededor de 50,000 personas se habían visto obligados a evacuar el área.  Me fui a Fargo, donde pase 10 días durmiendo en un sofá en el apartamento de mi hijo.  Supongo que fue en ese momento que mis instintos por las relaciones comunitarias salieron al aire. Un amigo y yo encontramos un lugar cerca de una universidad donde los desalojados podrían reunirse. Instalamos computadores y la Cruz Roja y otras organizaciones se establecieron allí. No era un lugar para donaciones, sino un sitio donde las personas podían relacionarse y compartir información.

Desde entonces he trabajado en más de 50 zonas de desastre a través de todo el país, desde los incendios forestales en California a tornados en Kentucky y Missouri, a huracanes en Florida. Aprendí cuan resistentes las personas de New York pueden ser la última vez que estuve en el estado, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre. Trabajé con casos de necesidades especiales en el muelle. Asistí a una mujer que acababa de salir del hospital y había sufrido quemaduras en más de 80 por ciento de su cuerpo. Me pidió que la empujara en su silla de ruedas hacia una pared donde había fotos de las personas desaparecidas. Ella apuntó a varios rostros diciendo “conozco a esa persona… conozco a aquella persona.” Quedé sumamente impresionada con su fortaleza. Estaba determinada a sobrepasar su trauma, y lo estaba haciendo teniendo conversaciones sobre su experiencia y lo que le ofrece el futuro.

En estos días, en Brooklyn, caminamos con linternas por pasillos oscuros, con cuidado de no tropezarnos con la basura que sacan los residentes que están confinados en sus hogares. La mayoría de estas personas son ancianas y han estado viviendo sin calefacción o electricidad. Necesitan comida, agua y medicinas. Nosotros nos aseguramos de informarle sobre la situación a nuestros contactos de FEMA y otros colaboradores para que estas personas reciban lo que necesitan. El hospital más cercano estaba fuera de servicio así que unidades de la American Medical Response y la Guardia Nacional trabajaron en conjunto para ofrecer chequeos de salud a la comunidad.

Una de las partes más difíciles de este trabajo es poder aguantar la frustración de los sobrevivientes: “¿Por qué la asistencia se demora tanto? ¡Por qué es tan lento!” He aprendido a no tomarlo como algo personal. Sé que estoy lidiando como personas que han sido despojados de su seguridad y en ocasiones hasta su subsistencia. Y yo soy la que está en frente de ellos con una camisa de FEMA.

Sé cómo se siente el trauma, la pérdida de seguridad, la sensación de impotencia y en ocasiones hasta la falta de esperanza. Para superar la perdida, sin embargo, hay que pasar por todas las etapas de duelo.

Tras la evacuación de Fargo, regresé a Grand Forks donde la electricidad era intermitente y había letrinas en todas las esquinas.  La vivienda de mi suegro estaba totalmente destruida; fue uno de los hogares que se vieron en las noticias. Le ayudamos a mudarse a un nuevo hogar, y tuvimos un remolque de FEMA en nuestra propiedad. Mi hija y nietos se mudaron a otra ciudad por un año, nuestro negocio cerró, y amigos fallecieron. Recibí asistencia de FEMA y un préstamo de la Asociación de Pequeños Negocios de Estados Unidos (SBA, por sus siglas en inglés) [durante desastres, SBA ofrece préstamos con bajos intereses para individuos y familias que han sido afectado por el desastre] y comencé a reconstruir mi vida. Por eso es que hago este trabajo.

Cuando les digo a las personas que las cosas “mejorarán,” me alegra y estoy muy agradecida de poder decir que hablo por experiencia.

Estado o región: Nueva York (en inglés)

Desastre relacionado: Huracán Sandy en Nueva York

New Jersey, un mes después: camino a la recuperación tras el paso de Sandy

Autor: 

Es difícil creer que llevo ya más de un mes trabajando junto al equipo de mitigación de desastres en New Jersey. Han pasado treinta y cinco días desde que el huracán Sandy tocó tierra en la costa de New Jersey el día 29 de octubre. Este ha sido uno de los desastres más dañinos en la historia de New Jersey – azotando la costa con olas de más de 14 pies de altura y ráfagas de viento de hasta 88 mph. Aun más inquietante fueron las 122,000 estructuras que se vieron afectadas a través de los 21 condados de New Jersey – muchas de ellas sufrieron daños o fueron destrozadas. He viajado a las comunidades más afectadas, me he reunido con las personas que han perdido sus hogares, he conversado con los niños que no han podido regresar a las escuelas, y me he comprometido a trabajar con las autoridades locales y estatales para ofrecer mi asistencia en los esfuerzos de recuperación. A un mes tras el paso del huracán, mi prioridad continúan siendo las personas – los sobrevivientes de la tormenta.

Las comunidades se van recuperando según las familias y negocios en el área se recuperan,  y será de esta manera que el estado de New Jersey podrá sobrevivir y ser más fuerte que nunca. Se han desembolsado más de $730 millones en asistencia federal para recuperación por desastres para la reconstrucción del estado jardín. A pesar de que al día de hoy hay más de 2,600 especialistas federales trabajando para apoyar los esfuerzos de recuperación en New Jersey, todavía falta mucho por hacer.  

Aún antes de que Sandy azotara, equipos federales y estatales de respuesta a desastres estaban en alerta con provisiones y artículos necesarios. Según Sandy avanzaba por la costa noreste, FEMA y el Departamento de Defensa establecieron Bases de Apoyo ante Incidentes en Westover, Mass. y Lakehurst, New Jersey para poder situar provisiones y otros artículos cerca de las áreas que serían afectadas por el huracán. Tras el paso de la tormenta, se han servido más de 1.7 millones de comidas y 2.6 millones de bocadillos a los sobrevivientes y personal de primera respuesta.

La Guardia Nacional de New Jersey envió una fuerza de 2,200 guardias. Asimismo, el Contrato Compacto de Asistencia de Manejo de Emergencia (EMAC, por sus siglas en inglés) facilitó el despliegue de 440 personas y equipos provenientes de 12 estados para dar apoyo a New Jersey. Incluyendo a la policía, quienes ofrecieron servicios médicos y de emergencias, y trabajaron en conjunto con nosotros y otras agencias para llevar a cabo operaciones de socorro y sustento inmediatamente seguido al desastre. Muchos han jugado un papel importante durante el desastre, como el Servicio Nacional de Meteorología en predecir y seguir la tormenta, la Guardia Costera de los Estados Unidos en los esfuerzos de búsqueda y rescate, el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos en apoyar las operaciones de los refugios, y el Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos en proveer generadores eléctricos de emergencia. Nuestra respuesta a la tormenta ha sido energética y vigorosa, y mantendremos esta actitud durante todo el proceso de recuperación.

Seaside Heights, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Los residentes de Seaside Heights en New Jersey izaron la bandera de los Estados Unidos.

Seaside Heights, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Los residentes de Seaside Heights en New Jersey izaron la bandera de los Estados Unidos.

Fue evidente que uno de los primeros pasos a tomar seria restaurar los servicios de electricidad a los más de 2.6 millones de hogares, negocios y clientes de gobierno. Para esto era necesario que toda la comunidad se uniera. El Departamento de Energía trabajó de cerca con la Junta de Servicios Públicos del estado para unir a más de 23,000 profesionales de servicios públicos de New Jersey quienes, con la ayuda de compañías a través de todo el país, trabajaron para restaurar el servicio por todo el estado. El Departamento de Defensa transportó por aire a personal y equipo de la costa oeste a New Jersey. El clima no nos favoreció con las temperaturas frías e invernales que afectaron la región.  Una semana tras el paso de Sandy, la tormenta del noreste trajo suficiente nieve como para derrumbar más arboles y cables de electricidad, lo que retrasó los esfuerzos de limpieza por un día. Esto significa que miles de cientos de residentes aún estaban sin electricidad. Para el 14 de noviembre, la electricidad había sido restaurada en todo hogar y negocio en buenas condiciones como para recibir la misma.

Conseguir combustible también se convirtió en un reto. El Presidente Obama autorizó el uso de combustible diesel con bajo contenido de azufre de las reservas federales para dar electricidad a los vehículos del gobierno y otros vehículos que se utilizarían en los esfuerzos de respuesta al desastre. Se establecieron seis estaciones de suministro de combustible para servir al personal de primera respuesta.

Una de las partes más satisfactorias del trabajo de recuperación por desastres es tener la oportunidad de trabajar con las agencias voluntarias. Estas agencias jugaron un papel fundamental en proveer refugio a las personas afectadas – una gran ayuda en un momento crítico para aquellas familias que fueron desplazadas de sus hogares.

  • En la cumbre hubieron 107 refugios con 4,370 personas. En tan solo tres semanas todos los refugios pudieron cerrar ya que los residentes desplazados habían encontrado dónde hospedarse.
  • Para cuando los centros de alimentación ya no eran necesarios, más de 1.7 millones de comidas y 2.6 millones de bocadillos habían sido servidos.
  • Más de 31,000 equipos de limpieza y 23,000 equipos de comodidad personal fueron distribuidos. Organizaciones voluntarias ofrecieron sus servicios a miles de residencias haciendo limpieza y recolección de fango mientras también distribuían artículos y otros servicios a cientos de miles de personas – y mascotas – que fueron afectadas.
  • Estas organizaciones han registrado más de 600,000 horas de trabajo valoradas en $12.8 millones de dólares.

Les extiendo a estas personas y compañías mi más profundo agradecimiento por la ayuda que le han ofrecido a los sobrevivientes del huracán Sandy.

Ortley Beach, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Sharon Meyers, una voluntaria de la Cruz Roja, distribuye comidas a los residentes de Ortley Beach, N.J. De la distribución de comidas a la distribución de artículos de limpieza y ropa, la Cruz Roja ofrece asistencia por desastres a los residentes afectados por el huracán Sandy.

Ortley Beach, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Sharon Meyers, una voluntaria de la Cruz Roja, distribuye comidas a los residentes de Ortley Beach, N.J. De la distribución de comidas a la distribución de artículos de limpieza y ropa, la Cruz Roja ofrece asistencia por desastres a los residentes afectados por el huracán Sandy.

Nuestro plan es que, trabajando de cerca con nuestros colaboradores, podamos enfrentar los problemas de vivienda para ofrecer opciones a los individuos y familias. Según los sobrevivientes tratan de arreglárselas con lo que resta de sus hogares y pertenencias, tenemos que ayudarles a encontrar lugares seguros donde vivir. FEMA empleó el programa de Asistencia de Albergue Transitorio (TSA, por sus siglas en inglés) para ofrecer vivienda en 340 hoteles durante las primeras cuatro semanas a casi 3,000 individuos y familias. Esta es una solución temporera, al largo plazo quiero que estas personas puedan regresar a sus hogares. La semana pasada el gobernador Christie aprobó una solución de vivienda de largo plazo para New Jersey. Requiere el uso máximo de las propiedades rentables disponibles; implementando el programa Sheltering and Temporary Essential Power para hacer habitables los hogares que necesitan arreglos menores; usando propiedad del estado y federal; usando la asistencia de vivienda directa en la forma de viviendas certificadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés); y la rehabilitación de estructuras existentes.  Sin embargo, estos programas solo son útiles si las personas están al tanto de su existencia.

Los especialistas en Relaciones Comunitarias de FEMA y los miembros del cuerpo de FEMA – más de 650 personas – fueron de puerta en puerta reuniéndose con 86,000 personas para ofrecer información importante sobre cómo solicitar asistencia por desastre de FEMA y otros tipos de programas de asistencia disponibles. Al día de hoy, más de 46,000 familias en New Jersey se han beneficiado de esta asistencia.

Sea Bright, N.J., 11 de noviembre de 2012 – Amy Butterfield y Sergio Tundo, miembros del cuerpo de FEMA, conversan con el voluntario Jason Young para asegurarse que el dueño de la propiedad estuviese recibiendo toda la asistencia necesaria después de que el huracán Sandy destrozó la gran mayoría de la isla.

Sea Bright, N.J., 11 de noviembre de 2012 – Amy Butterfield y Sergio Tundo, miembros del cuerpo de FEMA, conversan con el voluntario Jason Young para asegurarse que el dueño de la propiedad estuviese recibiendo toda la asistencia necesaria después de que el huracán Sandy destrozó la gran mayoría de la isla.

Además, en los diferentes condados podemos encontrar 33 Centros de Recuperación por Desastres que están disponibles y abiertos al público. En estos centros puede recibir ayuda inscribiéndose para solicitar por asistencia y respuestas a sus preguntas – alrededor de 25,000 personas ya los han visitado. Representantes del servicio de atención al cliente de la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA, por sus siglas en inglés) también están disponibles, procesando solicitudes para sus préstamos por desastre con bajos intereses. En 10 ubicaciones a través del estado de New Jersey también están disponibles los Centros de Recuperación de Negocios de SBA para asistir a los propietarios de negocios elegibles a solicitar préstamos por desastres para cubrir sus pérdidas por daños físicos y otros costos relacionados a perdidas por el desastre. El programa de asistencia por desastres de SBA ofrece préstamos con bajos intereses a propietarios, inquilinos y negocios de todo tamaño. Al día de hoy, SBA ha aprobado 321 préstamos para hogares y negocios que suman a una cantidad de más de $21 millones de dólares.

Jersey City, N.J., 21 de noviembre de 2012 – Un sobreviviente del huracán Sandy recibe información de los especialistas en mitigación de FEMA, Doris Maldonado y Tony Hathcock, en el Centro de Recuperación por Desastres del condado de Hudson en el museo de Jersey City.

Jersey City, N.J., 21 de noviembre de 2012 – Un sobreviviente del huracán Sandy recibe información de los especialistas en mitigación de FEMA, Doris Maldonado y Tony Hathcock, en el Centro de Recuperación por Desastres del condado de Hudson en el museo de Jersey City.

A la misma vez, nuestra división de Asistencia Pública está llevando a cabo reuniones con autoridades el gobierno local a través del estado para procesar sus solicitudes de dinero para cubrir los costos del desastre. Estos costos pueden incluir costos por tiempo extra a costos por los arreglos a edificios públicos destrozados por el huracán. Estamos colaborando con el estado de New Jersey para poder anticipar y cubrir las necesidades. De aquí en adelante, según la situación cambia, es importante que continuemos trabajando de cerca para enfrentar los nuevos retos que surjan. FEMA no solo ha trabajado con colaboradores a nivel federal, estatal, local y voluntario, sino que también nos hemos unido al sector privado para que New Jersey pueda recuperarse tras el paso de Sandy. Busque a nuestro personal de mitigación de FEMA en su tienda local de reparaciones al hogar para sugerencias sobre cómo reconstruir su hogar de una manera más resistente, segura e inteligente.

West Long Branch, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Especialistas en Mitigación de Peligros están presentes en varias localizaciones de Home Depot para responder a preguntas sobre técnicas de construcción que puedan reducir daños en futuros desastres.

West Long Branch, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Especialistas en Mitigación de Peligros están presentes en varias localizaciones de Home Depot para responder a preguntas sobre técnicas de construcción que puedan reducir daños en futuros desastres.

A nuestras comunidades del “fuerte” New Jersey: te has enfrentado a la tormenta más devastadora en tu historia. A pesar de esto, la esperanza y el deseo de restauración prevalece en New Jersey. Me inspiran todos los días con su espíritu de unidad y orgullo, las horas de su tiempo que han dado a organizaciones voluntarias, sus donaciones para los sobrevivientes locales, y sobre todo, su sentido de hermandad. Gracias por todo lo que hacen. Estoy seguro de que se recuperarán, y restaurarán – y de que juntos podremos reconstruir la comunidad.

Esta historia no ha terminado. FEMA permanece presente para enfrentar los retos que quedan y los que estén por venir, pero se necesita de la comunidad entera para poder restaurar a New Jersey.

Juntos estamos limpiando los vecindarios y cooperando para que los niños puedan regresar a las escuelas. Los líderes estatales y locales están comprometidos con los esfuerzos de recuperación de la costa de New Jersey.

Tienen todo mi apoyo.

Podemos recordar lo que hemos perdido, pero nunca olvidemos lo que hemos logrado juntos para restaurar a New Jersey. Manténgase fuerte, New Jersey.

-Mike

Estado o región: New Jersey

Desastre relacionado: Huracán Sandy en New Jersey

New Jersey, un mes después: camino a la recuperación tras el paso de Sandy

Autor: 

Es difícil creer que llevo ya más de un mes trabajando junto al equipo de mitigación de desastres en New Jersey. Han pasado treinta y cinco días desde que el huracán Sandy tocó tierra en la costa de New Jersey el día 29 de octubre. Este ha sido uno de los desastres más dañinos en la historia de New Jersey – azotando la costa con olas de más de 14 pies de altura y ráfagas de viento de hasta 88 mph. Aun más inquietante fueron las 122,000 estructuras que se vieron afectadas a través de los 21 condados de New Jersey – muchas de ellas sufrieron daños o fueron destrozadas. He viajado a las comunidades más afectadas, me he reunido con las personas que han perdido sus hogares, he conversado con los niños que no han podido regresar a las escuelas, y me he comprometido a trabajar con las autoridades locales y estatales para ofrecer mi asistencia en los esfuerzos de recuperación. A un mes tras el paso del huracán, mi prioridad continúan siendo las personas – los sobrevivientes de la tormenta.

Las comunidades se van recuperando según las familias y negocios en el área se recuperan,  y será de esta manera que el estado de New Jersey podrá sobrevivir y ser más fuerte que nunca. Se han desembolsado más de $730 millones en asistencia federal para recuperación por desastres para la reconstrucción del estado jardín. A pesar de que al día de hoy hay más de 2,600 especialistas federales trabajando para apoyar los esfuerzos de recuperación en New Jersey, todavía falta mucho por hacer.  

Aún antes de que Sandy azotara, equipos federales y estatales de respuesta a desastres estaban en alerta con provisiones y artículos necesarios. Según Sandy avanzaba por la costa noreste, FEMA y el Departamento de Defensa establecieron Bases de Apoyo ante Incidentes en Westover, Mass. y Lakehurst, New Jersey para poder situar provisiones y otros artículos cerca de las áreas que serían afectadas por el huracán. Tras el paso de la tormenta, se han servido más de 1.7 millones de comidas y 2.6 millones de bocadillos a los sobrevivientes y personal de primera respuesta.

La Guardia Nacional de New Jersey envió una fuerza de 2,200 guardias. Asimismo, el Contrato Compacto de Asistencia de Manejo de Emergencia (EMAC, por sus siglas en inglés) facilitó el despliegue de 440 personas y equipos provenientes de 12 estados para dar apoyo a New Jersey. Incluyendo a la policía, quienes ofrecieron servicios médicos y de emergencias, y trabajaron en conjunto con nosotros y otras agencias para llevar a cabo operaciones de socorro y sustento inmediatamente seguido al desastre. Muchos han jugado un papel importante durante el desastre, como el Servicio Nacional de Meteorología en predecir y seguir la tormenta, la Guardia Costera de los Estados Unidos en los esfuerzos de búsqueda y rescate, el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos en apoyar las operaciones de los refugios, y el Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos en proveer generadores eléctricos de emergencia. Nuestra respuesta a la tormenta ha sido energética y vigorosa, y mantendremos esta actitud durante todo el proceso de recuperación.

Bandera de los Estados Unidos

Seaside Heights, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Los residentes de Seaside Heights en New Jersey izaron la bandera de los Estados Unidos.

Fue evidente que uno de los primeros pasos a tomar seria restaurar los servicios de electricidad a los más de 2.6 millones de hogares, negocios y clientes de gobierno. Para esto era necesario que toda la comunidad se uniera. El Departamento de Energía trabajó de cerca con la Junta de Servicios Públicos del estado para unir a más de 23,000 profesionales de servicios públicos de New Jersey quienes, con la ayuda de compañías a través de todo el país, trabajaron para restaurar el servicio por todo el estado. El Departamento de Defensa transportó por aire a personal y equipo de la costa oeste a New Jersey. El clima no nos favoreció con las temperaturas frías e invernales que afectaron la región.  Una semana tras el paso de Sandy, la tormenta del noreste trajo suficiente nieve como para derrumbar más arboles y cables de electricidad, lo que retrasó los esfuerzos de limpieza por un día. Esto significa que miles de cientos de residentes aún estaban sin electricidad. Para el 14 de noviembre, la electricidad había sido restaurada en todo hogar y negocio en buenas condiciones como para recibir la misma.

Conseguir combustible también se convirtió en un reto. El Presidente Obama autorizó el uso de combustible diesel con bajo contenido de azufre de las reservas federales para dar electricidad a los vehículos del gobierno y otros vehículos que se utilizarían en los esfuerzos de respuesta al desastre. Se establecieron seis estaciones de suministro de combustible para servir al personal de primera respuesta.

Una de las partes más satisfactorias del trabajo de recuperación por desastres es tener la oportunidad de trabajar con las agencias voluntarias. Estas agencias jugaron un papel fundamental en proveer refugio a las personas afectadas – una gran ayuda en un momento crítico para aquellas familias que fueron desplazadas de sus hogares.

  • En la cumbre hubieron 107 refugios con 4,370 personas. En tan solo tres semanas todos los refugios pudieron cerrar ya que los residentes desplazados habían encontrado dónde hospedarse.
  • Para cuando los centros de alimentación ya no eran necesarios, más de 1.7 millones de comidas y 2.6 millones de bocadillos habían sido servidos.
  • Más de 31,000 equipos de limpieza y 23,000 equipos de comodidad personal fueron distribuidos. Organizaciones voluntarias ofrecieron sus servicios a miles de residencias haciendo limpieza y recolección de fango mientras también distribuían artículos y otros servicios a cientos de miles de personas – y mascotas – que fueron afectadas.
  • Estas organizaciones han registrado más de 600,000 horas de trabajo valoradas en $12.8 millones de dólares.

Les extiendo a estas personas y compañías mi más profundo agradecimiento por la ayuda que le han ofrecido a los sobrevivientes del huracán Sandy.

Voluntaria de la Cruz Roja Americana
 

Ortley Beach, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Sharon Meyers, una voluntaria de la Cruz Roja, distribuye comidas a los residentes de Ortley Beach, N.J. De la distribución de comidas a la distribución de artículos de limpieza y ropa, la Cruz Roja ofrece asistencia por desastres a los residentes afectados por el huracán Sandy.

Nuestro plan es que, trabajando de cerca con nuestros colaboradores, podamos enfrentar los problemas de vivienda para ofrecer opciones a los individuos y familias. Según los sobrevivientes tratan de arreglárselas con lo que resta de sus hogares y pertenencias, tenemos que ayudarles a encontrar lugares seguros donde vivir. FEMA empleó el programa de Asistencia de Albergue Transitorio (TSA, por sus siglas en inglés) para ofrecer vivienda en 340 hoteles durante las primeras cuatro semanas a casi 3,000 individuos y familias. Esta es una solución temporera, al largo plazo quiero que estas personas puedan regresar a sus hogares. La semana pasada el gobernador Christie aprobó una solución de vivienda de largo plazo para New Jersey. Requiere el uso máximo de las propiedades rentables disponibles; implementando el programa Sheltering and Temporary Essential Power para hacer habitables los hogares que necesitan arreglos menores; usando propiedad del estado y federal; usando la asistencia de vivienda directa en la forma de viviendas certificadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés); y la rehabilitación de estructuras existentes.  Sin embargo, estos programas solo son útiles si las personas están al tanto de su existencia.

Los especialistas en Relaciones Comunitarias de FEMA y los miembros del cuerpo de FEMA – más de 650 personas – fueron de puerta en puerta reuniéndose con 86,000 personas para ofrecer información importante sobre cómo solicitar asistencia por desastre de FEMA y otros tipos de programas de asistencia disponibles. Al día de hoy, más de 46,000 familias en New Jersey se han beneficiado de esta asistencia.

Miembros de los Cuerpos de FEMA hablan con los sobrevivientes

Sea Bright, N.J., 11 de noviembre de 2012 – Amy Butterfield y Sergio Tundo, miembros del cuerpo de FEMA, conversan con el voluntario Jason Young para asegurarse que el dueño de la propiedad estuviese recibiendo toda la asistencia necesaria después de que el huracán Sandy destrozó la gran mayoría de la isla.

Además, en los diferentes condados podemos encontrar 33 Centros de Recuperación por Desastres que están disponibles y abiertos al público. En estos centros puede recibir ayuda inscribiéndose para solicitar por asistencia y respuestas a sus preguntas – alrededor de 25,000 personas ya los han visitado. Representantes del servicio de atención al cliente de la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA, por sus siglas en inglés) también están disponibles, procesando solicitudes para sus préstamos por desastre con bajos intereses. En 10 ubicaciones a través del estado de New Jersey también están disponibles los Centros de Recuperación de Negocios de SBA para asistir a los propietarios de negocios elegibles a solicitar préstamos por desastres para cubrir sus pérdidas por daños físicos y otros costos relacionados a perdidas por el desastre. El programa de asistencia por desastres de SBA ofrece préstamos con bajos intereses a propietarios, inquilinos y negocios de todo tamaño. Al día de hoy, SBA ha aprobado 321 préstamos para hogares y negocios que suman a una cantidad de más de $21 millones de dólares.

El Personal de FEMA habla con sobrevivientes

Jersey City, N.J., 21 de noviembre de 2012 – Un sobreviviente del huracán Sandy recibe información de los especialistas en mitigación de FEMA, Doris Maldonado y Tony Hathcock, en el Centro de Recuperación por Desastres del condado de Hudson en el museo de Jersey City.

A la misma vez, nuestra división de Asistencia Pública está llevando a cabo reuniones con autoridades el gobierno local a través del estado para procesar sus solicitudes de dinero para cubrir los costos del desastre. Estos costos pueden incluir costos por tiempo extra a costos por los arreglos a edificios públicos destrozados por el huracán. Estamos colaborando con el estado de New Jersey para poder anticipar y cubrir las necesidades. De aquí en adelante, según la situación cambia, es importante que continuemos trabajando de cerca para enfrentar los nuevos retos que surjan. FEMA no solo ha trabajado con colaboradores a nivel federal, estatal, local y voluntario, sino que también nos hemos unido al sector privado para que New Jersey pueda recuperarse tras el paso de Sandy. Busque a nuestro personal de mitigación de FEMA en su tienda local de reparaciones al hogar para sugerencias sobre cómo reconstruir su hogar de una manera más resistente, segura e inteligente.

Personal de FEMA en Home Depot

West Long Branch, N.J., 28 de noviembre de 2012 – Especialistas en Mitigación de Peligros están presentes en varias localizaciones de Home Depot para responder a preguntas sobre técnicas de construcción que puedan reducir daños en futuros desastres.

A nuestras comunidades del “fuerte” New Jersey: te has enfrentado a la tormenta más devastadora en tu historia. A pesar de esto, la esperanza y el deseo de restauración prevalece en New Jersey. Me inspiran todos los días con su espíritu de unidad y orgullo, las horas de su tiempo que han dado a organizaciones voluntarias, sus donaciones para los sobrevivientes locales, y sobre todo, su sentido de hermandad. Gracias por todo lo que hacen. Estoy seguro de que se recuperarán, y restaurarán – y de que juntos podremos reconstruir la comunidad.

Esta historia no ha terminado. FEMA permanece presente para enfrentar los retos que quedan y los que estén por venir, pero se necesita de la comunidad entera para poder restaurar a New Jersey.

Juntos estamos limpiando los vecindarios y cooperando para que los niños puedan regresar a las escuelas. Los líderes estatales y locales están comprometidos con los esfuerzos de recuperación de la costa de New Jersey.

Tienen todo mi apoyo.

Podemos recordar lo que hemos perdido, pero nunca olvidemos lo que hemos logrado juntos para restaurar a New Jersey. Manténgase fuerte, New Jersey.

-Mike

Nueva York, un mes tras el paso de Sandy

Yo soy nativo de Nueva York.

Nací en la ciudad de Nueva York.  Crecí en los complejos de vivienda pública de East Harlem. Mi mamá, papá, hermanos y hermanas todavía viven allí. Trabajé para el Departamento de Bomberos de Nueva York por 20 años, donde llegue a servir como Capitán.  También trabajé en la Oficina para el Manejo de Emergencias de Nueva York y luego comencé mi trabajó con FEMA.

Estoy orgulloso de ser de Nueva York y honrado de formar parte del equipo federal que está trabajando para asistir mi ciudad y estado natal.

Coney Island, N.Y., 12 de noviembre de 2012 – Vista aérea de los daños y escombros en Coney Island, Nueva York. El oleaje causado por el huracán Sandy ocasionó inundaciones y apagones a través de la isla.

Long Beach, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – Vehículos atrapados en la arena como resultado del huracán Sandy. El oleaje de Sandy causó grandes inundaciones, apagones, y mucha devastación en Long Beach, Nueva York. FEMA está trabajando con los oficiales locales y estatales para ayudar a los residentes afectados por el huracán.

FEMA comenzó con sus esfuerzos de preparación antes de que llegara la tormenta. Distribuyeron comida, agua, y frisas a los Centros de Apoyo ante Incidentes en Nueva York. Días antes de que Sandy tocara tierra, ya se contaba con el apoyo de los Equipos de Asistencia para Manejo de Incidentes (IMAT, por sus siglas en inglés) que están entrenados para coordinar con eficiencia y rapidez los recursos necesarios para asistir al estado. También se reclutaron los esfuerzos de la Guardia Costera de los Estados Unidos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) y el Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos. Hasta se coordinó para que los soldados marinos aterrizaran en la playa de Rockaways.

Durante un desastre como este, es crucial que nos enfoquemos en las ¨personas, la electricidad, el bombeo y el recogido¨.

Las personas siempre deben ser la prioridad. Lo primero que hicimos fue hacerle llegar artículos esenciales a las personas. Dentro de veinticuatro horas logramos suplir más de un millón de litros de agua y más de un millón de comidas enlatadas a la Guardia Nacional de Nueva York y las agencias voluntarias a través de la ciudad – quienes pudieron distribuir el agua y las comidas a las personas  afectadas. Al tercer día de pasar la tormenta, ya nos habíamos establecido en las áreas afectadas.

Nueva York es un lugar impresionante, donde residen personas provenientes de todas partes del mundo. Cada vecindario es único y tiene sus propias tradiciones, dialecto y sentido de comunidad. Pero más que todo esto, Nueva York está compuesto de vecindarios.

Por ejemplo, usted puede ver un mapa y ver el área de Rockaways. Pero en realidad hay cuatro Rockaways. Rockaways está compuesto de Far Rock, Rockaway Beach, Belle Harbor y Breezy Point y cada vecindario es diferente.

Hemos organizado Centros de Recuperación por Desastres donde los sobrevivientes pueden reunirse en persona con representantes para hablar sobre los tipos de asistencia disponibles. Yo visité el centro en Rockaway Beach, donde habían muchas personas esperando para ser atendidas. Todos habían tomado un número de espera. Llegué a hablar con un hombre cuyo número de espera era el 245 y el centro iba por el número 150. Le informé que teníamos vehículos con calefacción donde podía esperar su turno, pero el hombre prefirió esperar afuera con sus vecinos. Así es Nueva York.

Al día de hoy tenemos un total de 34 centros a través de todas las áreas afectadas. Más de 56,000 personas han visitado estos centros y estamos coordinando para abrir más.

Far Rockaway, N.Y., 10 de noviembre de 2012 – El personal de FEMA ayuda a los sobrevivientes del desastre en uno de los Centros de Recuperación por Desastres de FEMA, localizado en Far Rockaway, N.Y. Estos centros han sido establecidos por FEMA y el estado para ayudar a los sobrevivientes del huracán.

Far Rockaway, N.Y., 10 de noviembre de 2012 – La especialista en relaciones comunitarias de FEMA, Teisha Jeeter, y una niña sobreviviente del desastre, Luna Natalia Voss, hacen un dibujo en uno de los Centros de Recuperación por Desastres (DRC, por sus siglas en inglés) en Far Rockaway, N.Y. El centro fue establecido para atender las necesidades de los sobrevivientes.

El área metropolitana de Nueva York es hogar a más de 15 millones de personas. Sabíamos que iba a ser un reto contar con el personal necesario. Teníamos a más de 1,200 personas en el campo, yendo de puerta en puerta visitando a los sobrevivientes en las áreas afectadas. Tuvimos que activar personal del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).  El personal de DHS consistía de más de 1,100 empleados provenientes de las diferentes agencias que son parte del DHS, como el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, la Administración de Seguridad en el Transporte, y la Guardia Costera de los Estados Unidos. Estas personas están pasando noches en barcos de entrenamiento marino para no acaparar las habitaciones de hotel que pueden ser necesarias para sobrevivientes que han sido desplazados. He visitado algunos de los barcos, las condiciones de dormir son severas, pero la comida es buena.

Apenas una semana tras el paso de la tormenta, el 6 de noviembre, FEMA recibió más de 135,000 solicitudes y aprobó casi $185 millones en asistencia para las viviendas de los sobrevivientes. Más de 17,000 inspecciones fueron realizadas por más de 1,000 inspectores de viviendas.

Long Beach, N.Y., 9 de noviembre de 2012 – El Inspector de Vivienda, Bill Gay inspecciona un hogar en Long Beach debido a daños ocasionados por el huracán Sandy. El Programa de Asistencia Individual de FEMA ofrece asistencia financiera para hacer arreglos de vivienda temporeros y reparaciones menores.

Hemos adoptado un método más diverso en el servicio de asistencia a la comunidad para garantizar que se riegue la voz en el mosaico multicultural que es Nueva York. Tenemos traductores disponibles para facilitar reuniones entre nuestros miembros de relaciones comunitarias y sobrevivientes con poco dominio del inglés. También ofrecemos materiales informativos en 21 idiomas para asegurarnos que reciban asistencia.           

Coney Island, N.Y., 25 de noviembre de 2012 – Los especialistas en Relaciones Comunitarias para Personas con Poco Dominio del Inglés (LEP, por sus siglas en inglés), Eric Phillipson y Rossy Rey ayudan a la sobreviviente rusa Knana Letner. El equipo LEP fue enviado a la comunidad rusa en Coney Island, N.Y. como respuesta al huracán Sandy.

FEMA ha establecido un Equipo Nacional para la Restauración de Electricidad para simplificar, mejorar y agilizar el proceso de coordinación y restauración de electricidad a nivel federal, estatal, tribal, local y privado. La Agencia de Logística de Defensa hizo entrega de más de 2.3 millones de galones de combustible a diversos puntos de distribución en Nueva York y Nueva Jersey. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos transportó equipo y suministros para los esfuerzos de restauración de electricidad, incluyendo 69 vehículos pertenecientes a la compañía de servicio público Southern Carolina Edison. El Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos instaló 177 generadores por todo Nueva York, incluyendo edificios bajo la gerencia de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York.

El bombeo de agua fue posible gracias a la tecnología moderna.  Algunos de los túneles del sistema de tránsito subterráneo estaban completamente inundados.  El túnel Hugh Carey (el cual para mí siempre será el túnel Brooklyn-Battery) estaba cubierto de agua hasta el techo. Yo lo vi en persona, y déjeme decirles, pensé que tomaría meses bombear toda el agua fuera de los túneles. El Cuerpo Armado bombeo más de 470 millones de galones de agua en menos de dos semanas.

Finalmente se llega al ¨recogido¨. Me refiero al recogido de escombros. Las tormentas como estas dejan detrás muchos escombros y organizar el recogido de estos puede ser un reto. El Presidente  firmó una orden autorizando pago por 30 días para el recogido de escombros. Por lo general, sólo pagamos el tiempo adicional, así que el pago de todas las horas trabajadas sirve como incentivo para que el recogido de escombros ocurra con rapidez dentro del marco de los 30 días. Hasta el momento hemos recogido 1.4 millones de yardas cúbicas de escombros.

A pesar de que hemos logrado mucho, mientras todavía hayan personas sin electricidad y en necesidad de refugios, no estaré satisfecho. Por eso hemos creado un programa de vivienda llamado Sheltering and Temporary Essential Power (STEP). La intención del programa STEP es brindar medidas temporeras a los sobrevivientes para que estos puedan mantener refugio en su hogar. STEP da apoyo a los esfuerzos de restauración de electricidad, calefacción y agua caliente financiando medidas de emergencia para que los residentes puedan restaurar electricidad por medio de reparaciones de emergencia. El programa STEP les permite a los residentes permanecer en sus hogares mientras están en espera de realizar las reparaciones permanentes. El programa también cubre otros costos para reparaciones temporeras de su hogar, como costos para cubrir ventanas, techos y puertas exteriores. Estas reparaciones tienen como objetivo que los residentes puedan regresar a hogares seguros y habitables.

Si usted vive en los cinco condados de la ciudad de New York, llame al 3-1-1 para recibir más información sobre el programa. Si vive en el condado de Nassau, llame al 1-888-684-4267. Su condado o ciudad determinarán que elementos del programa STEP están disponibles para su residencia.

Long Beach, N.Y., 24 de noviembre de 2012 – Electricistas instalando registros de calor como parte del programa STEP de FEMA. El programa STEP ayuda a los gobiernos estatales y locales a desempeñar los trabajos y servicios esenciales para salvar vidas, brindando protección a su propiedad, salud y seguridad pública. En específico, STEP da apoyo a los esfuerzos de restauración de electricidad, calefacción y agua caliente financiando medidas de emergencia para que los residentes puedan restaurar electricidad por medio de reparaciones de emergencia. El programa STEP les permite a los residentes permanecer en sus hogares mientras están en espera de realizar las reparaciones permanentes. FEMA está trabajando de cerca con muchos colaboradores, incluyendo el gobierno federal, estatal, local y tribal, organizaciones religiosas, organizaciones comunitarias y el sector privado para ayudar a aquellos que han sido afectados por el huracán Sandy.

Todavía hay mucho trabajo que hacer. Cuando el Presidente Obama visitó las áreas afectadas en Nueva York, me miró a lo ojos y dijo ¨continúa el trabajo¨.

Visite la página del Huracán Sandy en Nueva York para la información más actualizada.  Hemos empleado a más de 3,000 personas para ayudar con los esfuerzos.

Continuaremos compartiendo historias y actualizaciones según el proceso continúa. Volverán a oír de mi. Me gusta contar historias y creo que esta recuperación será una de las mejores historias de nuestros tiempos.

Estado o región: New York

Desastre asociado: Huracán Sandy en New York

La historia de recuperación contada con crayolas y papel de colores

Autor: 

Nota del editor: originalmente publicado en el blog oficial del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos

A un mes del paso de Sandy por las costas de Nueva York y Nueva Jersey cientos de familias continúan tratando de volver a la normalidad.  Muchas de sus casas destrozadas, estas familias se ven viviendo en albergues temporales como hoteles o las casas de sus familiares. Muchos niños se encuentran lejos de sus escuelas, y algunas familias deben decidir si regresan a vivir en el mismo lugar o deben buscar una residencia permanente lejos de los vecindarios que tanto aman.

Children's letters at a Disaster Recovery Center in New Jersey.

En el Centro de Recuperación por Desastres de Union Beach, New Jersey, las cartas de niños adornan las paredes y sirven como recordatorio de que aún hay familias que necesitan ayuda. Estas cartas mantienen elevado el ya alto nivel de energía. Muchos de los voluntarios y empleados están ayudando no solo a personas desconocidas, sino también a sus propios vecinos.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD, por sus siglas en inglés) conjuntamente con la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) continúan laborando sin descanso para que cada una de estas familias tenga un techo donde permanecer durante la transición. HUD y la Administración Federal de Viviendas (FHA, por sus siglas en inglés) han relajado sus reglas para ayudar a los dueños de casas y a las familias que están teniendo dificultades para pagar sus hipotecas con las siguientes modificaciones a sus programas:

1. Instruyendo a todos los prestamistas de hipotecas de la FHA a acelerar la distribución de fondos provenientes de seguros a los dueños de propiedades para que puedan comenzar el proceso de reconstrucción;

2. Otorgando a hipotecas FHA de propiedades que sufrieron daños o fueron destrozadas una moratoria de 90 días a las ejecuciones hipotecarias; y

3. Emitiendo guías para ayudar a familias con hipotecas aseguradas por la FHA que están teniendo dificultades para reparar o reconstruir  sus hogares tras un desastre. Además, instruyendo a los prestamistas a hacer disponibles los fondos correspondientes para que puedan ser utilizados para préstamos en vez de aplicar esos pagos a los pagos de hipoteca atrasada.

Un mes tras el paso de Sandy, los esfuerzos de recuperación continúan en Pennsylvania

Hace un mes que el día 29 de octubre el Presidente Obama emitió una declaración de emergencia para el estado libre asociado de Pennsylvania para dar apoyo a aquellos afectados por el huracán Sandy.  A continuación les ofrecemos una actualización de los esfuerzos realizados en Pennsylvania al día de hoy:

Evaluando los daños

Durante el  proceso de la evaluación de daños, once equipos han conducido evaluaciones en ocho condados. En el condado de Franklin, la Patrulla Aérea Civil facilitó una vista aérea de los daños, haciendo un recogido aéreo sobre los hogares y negocios que fueron afectados por Sandy en el área.

Cynthia Lavigne, la Especialista de Asistencia Individual de FEMA, y Diane Nestler, la Especialista de Proyectos de la Agencia local para el Manejo de Emergencias de Pennsylvania evalúan los daños ocasionados por Sandy en el condado de Lehigh.

Cynthia Lavigne, la Especialista de Asistencia Individual de FEMA, y Diane Nestler, la Especialista de Proyectos de la Agencia local para el Manejo de Emergencias de Pennsylvania evalúan los daños ocasionados por Sandy en el condado de Lehigh.

Garantizando electricidad en facilidades de crucial importancia

A petición del estado, FEMA comenzó a coordinar la instalación de generadores de electricidad antes de que Sandy azotara el área. FEMA asignó la tarea de instalaciones al Equipo de Planificación y Respuesta de Electricidad en Emergencias del Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos. Los generadores fueron instalados en facilidades médicas, centros para el manejo de emergencias y refugios de emergencia.

Como respuesta a un apagón que ocurrió tras el paso del huracán Sandy, FEMA asignó al Equipo de Planificación y Respuesta de Electricidad en Emergencias del Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos con la tarea de instalar un generador de 365-kilovatios en el Hospital St. Luke´s, localizado en Bethlehem, PA.

Como respuesta a un apagón que ocurrió tras el paso del huracán Sandy, FEMA asignó al Equipo de Planificación y Respuesta de Electricidad en Emergencias del Cuerpo Armado de Ingenieros de los Estados Unidos con la tarea de instalar un generador de 365-kilovatios en el Hospital St. Luke´s, localizado en Bethlehem, PA.

En el Hospital St. Luke´s, por ejemplo, el personal temía que el generador principal estaba en riesgo de un fallo. El equipo instaló un generador secundario y tenían planeado cambiar al plan de respaldo cuando se les pidió que esperaran a que una cirugía cerebral fuese completada. Una vez la cirugía fue completada, el plan secundario fue puesto en pie para disminuir el riesgo de un apagón.

Dando apoyo a los sobrevivientes del desastre

A petición del estado, los especialistas en relaciones comunitarias de FEMA dieron su asistencia a los residentes afectados por la tormenta en un refugio de la Cruz Roja Americana localizado en el Palisades High School de Kintnersville, en el condado de Bucks. Durante tres días, cinco especialistas de FEMA asistieron  con la distribución de agua, comida y otros artículos en el refugio, dónde cientos de residentes afectados por Sandy se han presentado a buscar ayuda.

Trabajaron con alrededor de cincuenta voluntarios locales entre las edades de 10 a 88 años, y en el primer día ofrecieron asistencia a más de seiscientos residentes (1 de noviembre), el próximo día a más de novecientos, y el tercer día a más de 1,000.

Los especialistas en relaciones comunitarias de FEMA también cargaron vehículos de la Cruz Roja con artículos a ser distribuidos a los sobrevivientes de Sandy a quienes no les ha sido posible llegar al refugio. Entre los artículos contaban equipos de limpieza,  rastrillos, guantes, linternas y tordos azules.

Mary Dawson, miembro del equipo de relaciones comunitarias de FEMA, Stan Dunn, voluntario de la Cruz Roja Americana, y Tony Weiss, voluntario de la escuela,  cargan un vehículo del equipo de respuesta en emergencias de la Cruz Roja en el refugio del condado de Bucks, localizado en Palasidades High School en Kinternsville, PA.

Mary Dawson, miembro del equipo de relaciones comunitarias de FEMA, Stan Dunn, voluntario de la Cruz Roja Americana, y Tony Weiss, voluntario de la escuela,  cargan un vehículo del equipo de respuesta en emergencias de la Cruz Roja en el refugio del condado de Bucks, localizado en Palasidades High School en Kinternsville, PA.

En comparación con los esfuerzos de recuperación que se están llevando a cabo en New York, New Jersey, Connecticut y Rhode Island – la cantidad de trabajo que se ha realizado en Pennsylvania parece ser poca. Sin embargo,  estoy orgulloso del trabajo de FEMA y su colaboración con otros miembros del equipo para el manejo de emergencias en Pennsylvania, y continuaremos dando apoyo al estado según lo necesite.

Estado o región: Pennsylvania

Desastre asociado: Huracán Sandy en Pennsylvania

Páginas