Blog

Main Content

Cumbre latina resalta el liderazgo y las alianzas

Autor: 

A principios de este mes en Washington, DC presentamos la segunda Cumbre anual de Liderazgo Latino de FEMA. La cumbre reunió líderes latinos claves de todo el país junto con funcionarios de FEMA para hablar sobre cómo podemos desarrollar alianzas más fuertes y crear comunidades más resistentes y mejor preparadas al nivel nacional. Líderes del gobierno, sector privado, academia y organizaciones de base de fe y sin fines de lucro expusieron sus ideas sobre nuevos enfoques innovadores hacia el manejo de emergencias.

Hablamos sobre la importancia de la unidad familiar y de enseñar a los niños cómo reaccionar durante los desastres, revisamos pasadas respuestas y hablamos sobre maneras en que las organizaciones pueden formalizar sus alianzas con FEMA.

Uno de los puntos sobresalientes de la cumbre fue un momento histórico: establecimos formalmente una nueva alianza entre la Asociación Hispana de Colegios y Universidades (HACU, por sus siglas en inglés) y FEMA. Es la primera organización de alta educación que entra en un memorando de entendimiento con FEMA y esperamos que ayude a desarrollar mejor la próxima generación de líderes de manejo de emergencias.

Varios ejemplos de lo que esto significa mientras miramos al futuro:

  • FEMA y HACU desarrollarán maneras innovadoras de educar a los estudiantes y a la facultad en cuanto a asuntos de manejo de emergencias, incluso habrá expertos en la materia de FEMA que sirvan como profesores visitantes en cursos relacionados con el manejo de emergencias.
  • HACU y sus instituciones participantes promocionarán oportunidades estudiantiles en FEMA y el Departamento de Seguridad Nacional a miles de sus estudiantes y participarán en conferencias y eventos de FEMA.
  • HACU y FEMA, cada uno, designarán a tres miembros de sus organizaciones para formar un comité timón a cargo de fomentar la alianza e implantar las áreas que contiene el memorando de entendimiento.

La alianza con HACU es un gran ejemplo del enfoque de toda la comunidad al manejo de emergencias. Agradecemos a todos los participantes en la cumbre y la ceremonia de firma y esperamos continuar la colaboración en conjunto.

Lo que estamos observando: 9/30/11

Todos los viernes, publicamos un blog de “Qué estamos observando” mientras llegamos al fin de semana. Los exhortamos a compartirlo con sus familiares y amigos y que tengan un fin de semana seguro.

Continúa la temporada de huracanes

Continuamos vigilando de cerca el huracán Ophelia y la tormenta tropical Philippe en el Atlántico. Si bien los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes indican que Ophelia se quedará en el Atlántico, la trayectoria proyectada de Philippe podría traerlo más cerca a los EEUU y sus territorios. Si bien ninguna de las tormentas representa una amenaza inmediata, sirven de recordatorio para prepararse para clima tropical severo, en especial si vive en las áreas costeras o tierra adentro.

La temporada de huracanes termina el 30 de noviembre, así que asegúrese de que usted y sus seres queridos hayan tomado las medidas de preparación en caso de desastre. Visite Listo.gov para más información sobre cómo prepararse para tormentas tropicales o huracanes.

Y, no importa cuáles sean los riesgos en su área, Listo.gov tiene información sobre cómo preparar su equipo de emergencias y cómo hacer su plan familiar de comunicaciones de manera que sepa cómo mantenerse seguro en caso de un desastre.

Continúa el espíritu del Mes Nacional de Preparación
Hoy marca el último día del Mes Nacional de Preparación, un momento en que muchas personas en todo el país comparten la importancia de prepararse para emergencias. Y aunque septiembre ha terminado, la preparación ante emergencias debe continuar siendo una prioridad para todos durante todo el año.
El mes entrante, puede involucrarse y participar en el Great California ShakeOut, un simulacro de terremoto en el que puede practicar cómo mantenerse seguro durante y después de un terremoto. (Y no tiene que vivir en California para participar.)

Los exhortamos a hablar sobre la preparación de emergencias a otras personas de su familia y vecindario, y recalque la importancia y posibles beneficios de preparar un equipo, tener un plan y mantenerse informado. Un buen sitio para comenzar es Listo.gov, donde encontrará información sobre cómo mantener a su familia y propiedad seguros en caso de un desastre.

También puede recibir consejos de preparación por mensaje de texto: envíe por texto PREPARE a 43362 (4FEMA). Aplican las tarifas estándar de mensajes y datos.

Y queremos agradecer grandemente a los miles de miembros de la Coalición del Mes Nacional de Preparación que se comprometieron a compartir la preparación ante emergencias durante el mes de septiembre. El éxito del manejo de emergencias se logra en equipo, y estamos agradecidos por su compromiso para desempeñar tan importante función.

Adiestramiento de CDP Vital para Respuesta a Inundación en North Dakota

Según el Mes Nacional de Preparación termina, quiero compartir otra historia sobre cómo prepararse antes de un desastre puede hacer una diferencia. Ya les conté la historia de cómo el Centro Médico Regional St. John usó su adiestramiento en el Centro de Preparación Doméstica de FEMA (CDP, por sus siglas en inglés) para responder al tornado de mayo de 2011 en Joplin, Mo. Esta historia de preparación nos lleva a North Dakota, donde, en junio de 2011, la comunidad de Minot se preparó para la peor inundación en más de 130 años.

Según llegaban los pronósticos de las siniestras inundaciones, Bill Brown, capitán retirado del Departamento de Policía de Minot y ahora Coordinador Regional de Respuesta a Emergencias para el Suroeste del Departamento de Servicios de Emergencia de North Dakota, estaba haciendo arreglos para colocar personal en el Centro de Operación en Emergencias (EOC, por sus siglas en inglés) de la ciudad y coordinar los recursos estatales para ayudar en la respuesta a la inundación.

Brown, un veterano de 19 cursos en el Centro de Preparación Doméstica, ha recibido adiestramiento en varios temas que incluyen medidas de protección en ley y orden y respuesta a un evento de víctimas en masa con Armas de Destrucción en Masa (WMD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, durante este evento, no fueron terroristas o criminales domésticos lo que invadía las calles de Minot, fue agua. Más de 10 pies de agua de ríos alrededor de Minot y otras comunidades de North Dakota cubrían las calles, llevándose viviendas y tiendas y obligando el desalojo de más de 12,000 personas. Brown indicó que un desalojo a gran escala siempre implica problemas, pero añadió que su adiestramiento "comenzó a operar" y le proveyó un sentido de calma en una situación turbulenta.

Combinado con sus experiencias como oficial de ley y orden y Coordinador Regional de Respuesta, Brown nos indicó que su adiestramiento sobre el Comando de Incidentes en el CDP tuvo una gran influencia en la respuesta del EOC, en la coordinación y la toma de decisiones. En particular, el curso de Comando de Incidentes: Capacidades, Planificación y Acciones de Respuesta para todos los Riesgos proveyó una base sólida para la planificación y respuesta.

A continuación, cómo el señor Brown describió parte de su adiestramiento y cómo lo preparó para una de las peores inundaciones en la historia de Minot:

Encontré el curso de instrucción en el CDP más parecido a un escenario real lo que me permitió retener mejor la información. La clase del Comando de Incidentes me dio la oportunidad de entender mejor las funciones de cada división en la estructura del comando de incidentes al igual que entender las diversas perspectivas de las diferentes disciplinas como personal de respuesta. Haber tenido este adiestramiento me permitió tener una mejor comprensión y mejor línea de comunicación con las organizaciones privadas, locales, estatales y federales.

En cuanto a las decisiones, cuando primero nos asignaron al EOC, se pidieron recursos a cualquiera que estuviese disponible para tomar una nota o una llamada. Al principio decidí implantar el uso del formulario de petición de recursos del Sistema de Comando en Incidentes (ICS, por sus siglas en inglés) y aconsejar a todo el personal que las peticiones de recursos se harían de un lugar central. Al hacerlo, los recursos y las asignaciones serían otorgadas y rastreadas mejor, se vigiló la situación del personal y del equipo existente, y la documentación escrita de todas las peticiones estaba disponible en caso de que se aprobara el rembolso federal.

Tras haber sido oficial de policía por más de 30 años, nunca había utilizado ni entendido bien el concepto del ICS hasta estas inundaciones. Me sorprendió y me sentí complacido de ver que sí funciona y puede hacer las cosas correr mejor y reducir la carga de trabajo. Pienso que todo el personal de manejo, incluso los supervisores de primera línea de cada organización de personal de respuesta al igual que los funcionarios de obras públicas, departamento de carreteras, alcaldía, finanzas y electos debe tomar esta clase del Comando de Incidentes.

A pesar de que está terminando el Mes Nacional de Preparación, nunca es tarde para comenzar a prepararse. Exhorto al personal de respuesta local, estatal y tribal a aprovechar el adiestramiento único y práctico disponible en el CDP en Anniston, Ala.

Shakeout para preparación práctica

Durante el Mes Nacional de Preparación, muchas personas buscan maneras de involucrarse en la preparación. Además de crear su plan familiar de emergencias y preparar un equipo, exhorto a su familia, oficina y comunidad a participar en el simulacro de terremoto Great California ShakeOut, el 20 de octubre a las 10:20 a.m. hora del Pacífico.

FEMA presentará un webinar sobre el ShakeOut mañana a las 2pm hora del este que ayudará a los participantes a comprender qué es el ShakeOut y cómo participar. Habrá una grabación del webinar disponible en la biblioteca de webinars.

El ShakeOut provee una manera tangible de participar en la preparación concentrándose en las acciones de “Agacharse, cubrirse y sujetarse” que podrían salvar vidas durante e inmediatamente después de un terremoto. El reciente terremoto en la costa este demuestra que los terremotos pueden ocurrir prácticamente en cualquier momento, en cualquier lugar, así que los exhorto a participar aunque no vivan en California.

Para unirse, visite www.ShakeOut.org/register y comprometa la participación de su familia, escuela u organización en el simulacro. La inscripción es gratis, y los participantes inscritos recibirán información sobre cómo planificar su simulacro y cómo hablar con otras personas sobre la preparación para terremotos.

Espero que se unan a nosotros para hacer el simulacro ShakeOut de 2011 el evento de preparación más grande en la historia de los Estados Unidos y unirnos a los 7.6 millones de personas que ya se han inscrito para participar.

Si bien el Great California ShakeOut ocurrirá en menos de un mes, ya se están haciendo preparativos para otros eventos de ShakeOut. Puede que recuerde el Great Central U.S. ShakeOut de a principios de este año, en el que más de 3 millones de personas en 11 estados practicaron la seguridad de terremotos. A continuación un vistazo a los próximos eventos de ShakeOut:

  • 7 de febrero de 2012: Centro de Estados Unidos – Missouri, Illinois, Indiana, Kentucky, Tennessee, Alabama, Mississippi, Arkansas
  • 17 de abril de 2012: Utah

Si su estado no tiene su evento de ShakeOut, puede planificar un simulacro en una de las fechas de arriba – ¡todos pueden participar!

Para más información sobre simulacros de terremoto ShakeOut, visite www.shakeout.org y aprenda a prepararse para terremotos en Listo.gov/terremotos.

Noticias del día: Funcionarios de la administración visitan Joplin

Ayer, compartimos un blog que apareció en el Blog de Seguridad Nacional de la Secretaria Napolitano que describió su visita a Joplin, Mo. junto al Administrador Auxiliar de FEMA, Rich Serino y el Secretario de Educación Arne Duncan para ver el progreso de la labor continua de recuperación.

Pasaron gran parte del día visitando la escuela superior provisional y visitando a los estudiantes y líderes locales que han sido instrumentales en la recuperación del pueblo. A pesar de que la escuela superior local quedó destruida por un tornado mortal esta primavera, los estudiantes comenzaron este año académico a tiempo – lo que demuestra tremenda resistencia en la comunidad de Joplin.

A continuación, algunas noticias que resumen la visita de ayer a Joplin:

Como mencionó la Secretaria Napolitano, a pesar de que se ha logrado un gran progreso, queda mucho por hacer. Para más información sobre la labor continua de recuperación en Joplin, visite la página del estado para el desastre.

La Administración de Obama anuncia nuevo enfoque para fortalecer la recuperación por desastres en todo el país

Nota del editor: Esto fue publicado originalmente en el blog de la Casa Blanca.

Hoy, anunciamos un esfuerzo multiagencial para fortalecer la manera en que la familia federal trabaja en conjunto para apoyar a las comunidades estatales, tribales, territoriales y locales a recuperarse después de un desastre.

Por primera vez, el Marco Nacional de Recuperación por Desastre define cómo las agencias federales trabajarán en conjunto para cubrir mejor las necesidades de los estados y las comunidades en su recuperación continua, alineando las funciones y responsabilidades claves entre todos nuestros colaboradores. El énfasis de este marco es que la recuperación después de un desastre es una labor en equipo – una que incluye gobiernos locales, estatales, tribales y federales, el sector privado, organizaciones voluntarias, de base de fe y comunitarias y el público en general.

Completar el Marco Nacional de Recuperación por Desastre fue un verdadero proceso de colaboración. Se logró mediante el diálogo y el alcance extenso con las partes interesadas. El proceso comenzó en el otoño de 2009 y se ha esparcido en todo el país, para recopilar información de las partes interesadas que incluyen asociaciones profesionales, expertos académicos y comunidades en recuperación de un desastre. De hecho, algunos elementos del marco ya han sido implantados para salvar empleos en áreas afectadas de Tennessee en el 2010 y para abrir escuelas a tiempo después del devastador tornado que destruyó a Joplin, MO y para apoyar la recuperación después de la reciente serie de tornados en el sureste esta pasada primavera.

A continuación algunos aspectos claves del marco:

  • El Marco Nacional de Recuperación por Desastre va a la par con el Marco de Respuesta Nacional establecido (que trata primordialmente las acciones durante la respuesta a un desastre) y comparte las mismas características claves, como la capacidad de adaptar la escala a la naturaleza y el tamaño de un desastre, para establecer una estructura operacional y desarrollar un marco común de planificación.
  • El Marco Nacional de Recuperación por Desastre reconoce que los gobiernos locales, estatales, tribales y territoriales tienen la responsabilidad principal de la recuperación de sus comunidades. Identifica los principios fundamentales para garantizar que todos los miembros de la comunidad tienen oportunidades iguales de participar en la labor de recuperación de manera significativa, y recalca que todos los recursos, sean locales o federales, deben ser traídos a la mesa para lidiar mejor con las necesidades de recuperación de las comunidades.
  • El Marco Nacional de Recuperación por Desastre presenta seis Funciones de Apoyo a la Recuperación representadas al nivel federal por agencias de coordinación principales, como Planificación Comunitaria y Desarrollo de Capacidades (DHS/FEMA), Economía (Departamento del Comercio), Salud y Servicios Sociales (Salud y Servicios Humanos ), Vivienda (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano), Sistemas de Infraestructura (Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EEUU) y Recursos Naturales y Culturales (Departamento del Interior), con el apoyo de más de 15 departamentos, agencias y organizaciones.

Los exhortamos a leer el Marco Nacional de Recuperación por Desastre.

Importancia de pensar globalmente y actuar localmente para el manejo de emergencias

He escrito varios blogs sobre nuestra Iniciativa de Visualización Estratégica, que se enfocan en el futuro y los posibles factores que podrían afectar a los manejadores de emergencias. Como parte de la Iniciativa, hemos identificado nueve desencadenantes que desempeñarán una función en el futuro del manejo de emergencias – y en esta entrada quería examinar cómo los manejadores de emergencias deben comenzar a considerar cómo se verán afectados por la continua interdependencia global, los posibles cambios climatológicos y la función cambiante del individuo.

Interdependencia global
Desde la erupción en el 2010 de un volcán en Islandia (que afectó los viajes internacionales) hasta el reciente terremoto y tsunami en Japón, queda claro que los eventos globales tienen un efecto significativo en la vida norteamericana. A pesar de que la primera preocupación de cada manejador de emergencias es garantizar la seguridad de su comunidad local, hay muchos desencadenantes globales que probablemente influirán en la práctica de manejo de emergencias durante las próximas décadas.

El terremoto de marzo y el tsunami en Japón (además de cobrar miles de vidas trágicamente y ocasionar daños catastróficos) interrumpieron la producción de autos, semiconductores y otros productos, lo que provocó una reacción en cadena en toda la economía mundial. ¿Qué ocurriría si un evento interrumpiera la manufactura de guantes de látex en Malasia, que produce el 60 por ciento de los guantes de goma en el mundo? Y, en particular, ¿qué pasaría si este evento ocurriera durante una pandemia, cuando los guantes de goma tienen alta demanda? Escenarios como éste son la razón por la que los manejadores de emergencia deben mantenerse al tanto de cómo sus responsabilidades pueden impactar los eventos que ocurren fuera de su comunidad.

Posibles cambios climáticos
El cambio climático es una tendencia global que tendrá consecuencias abarcadoras para los manejadores de emergencias. El equipo de la Iniciativa de Visualización Estratégica ha tenido muchas conversaciones con la comunidad de manejo de emergencias al nivel estatal y local, y el sentimiento general fue que deberíamos planificar para el cambio climático independientemente de la causa.

Los manejadores de emergencia tienen que trabajar en conjunto para comprender cómo la naturaleza y las consecuencias de los desastres cambiarán con el clima. Esto incluye cómo las condiciones operacionales pueden cambiar. Por ejemplo:


  • ¿cómo afectará la elevación de los océanos la infraestructura en las áreas costeras?
  • ¿cuántas de estas viviendas y negocios estarán sujetos a inundaciones?
  • ¿afectará el aumento en erosión e inundaciones de las carreteras y puentes las rutas de desalojo?

  • Función cambiante del individuo
    Otro factor que los manejadores de emergencia tienen que considerar es la función del individuo. Esta función está cambiando a nivel global, en gran parte gracias al aumento en la función de la tecnología en la vida de las personas. Los estadounidenses están más móviles que nunca, con la capacidad de comunicarse a través de grandes distancias y con la expectativa de que pueden recopilar información y conectarse con amigos y familiares casi instantáneamente. Los individuos en los lugares de desastre ya están involucrados en “reportajes espontáneos” al cargar fotos, vídeos y mensajes desde la escena a Internet. Sin embargo, si un desastre interrumpe las comunicaciones celulares, a las personas que se han acostumbrado a la conexión constante se les hace difícil ajustarse a esta ausencia momentánea de tecnología.

    Mi objetivo es ampliar el diálogo y generar comentarios y nuevas perspectivas en los nueve desencadenantes que hemos identificado como parte de la Iniciativa de Visualización Estratégica. Puede encontrar información adicional sobre estos tres desencadenantes

en nuestro sitio de Internet. Los invito a compartir sus comentarios, pensamientos o sugerencias que tengan.

Estamos vigilando la tormenta tropical Ophelia

La tormenta tropical Ophelia se está fortaleciendo en el Atlántico y es la decimoquinta tormenta con nombre en la temporada de huracanes del Atlántico. Estamos vigilando de cerca el progreso de la tormenta a través de nuestras oficinas regionales de Atlanta, New York, Denton, Texas y nuestra Oficina del Área del Caribe en San Juan, Puerto Rico.

Si bien es muy temprano para saber si Ophelia representará una amenaza para los Estados Unidos continentales o a sus territorios, nunca es demasiado temprano para prepararse. La temporada de huracanes se extiende hasta el 30 de noviembre. Si no ha visitado Listo.gov para consejos sobre cómo crear un plan familiar de emergencias y cómo preparar un equipo de emergencias, hágalo ya.

Para el pronóstico más reciente de la trayectoria de Ophelia u otros eventos climatológicos tropicales en desarrollo, visite el Centro Nacional de Huracanes por Internet en hurricanes.gov, en su teléfono en hurricanes.gov/mobile, en Facebook o Twitter.

FCC & FEMA: Cómo comunicarse antes, durante y después de un desastre

Autor: 

Pregunte a cualquier persona que haya vivido un desastre significativo cómo fue esa experiencia y, sin duda, una de las cosas que probablemente las personas recordarán es cuán difícil fuer comunicarse desde sus teléfonos móviles con amigos, familiares y servicios de emergencia, como el 911, inmediatamente después.

Muchos recordamos el mes pasado, cuando un terremoto de magnitud 5.8 y el huracán Irene azotaron partes de la costa este. De inmediato, las personas buscaron sus teléfonos para llamar a sus seres queridos o al 911. Desafortunadamente, en algunos casos, la falta de electricidad hizo la comunicación difícil.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) están haciendo todo lo que pueden para ayudar al público a estar preparado para cualquier emergencia (puede visitar www.ready.gov o www.listo.gov para aprender más). Pero una de las lecciones aprendidas del terremoto de agosto fue que podemos hacer más para educar al público sobre las maneras más eficaces de comunicarse antes, durante y después de un desastre.

Hoy, nos complace divulgar un conjunto de consejos nuevos y fáciles de seguir para ayudar a los estadounidenses a preparar los teléfonos de su hogar y móviles para un desastre. Estos consejos son cosas prácticas que todos pueden hacer para conservar mejor la capacidad de comunicarse efectivamente durante, e inmediatamente después de, un desastre.

Si bien no controlamos cuándo o dónde ocurrirá el próximo desastre, podemos controlar lo que hacemos para prepararnos. Coteje estos consejos y tome un paso adicional y compártalo con sus redes. Use Twitter, Facebook, email o una llamada telefónica para ayudarnos a regar la voz – y ayudar a más estadounidenses a prepararse antes de que ocurra el próximo desastre.

Y recuerde, si tiene preguntas sobre su aparato móvil en particular comuníquese con su proveedor de servicio inalámbrico o fabricante del equipo.

Antes de un desastre: Cómo preparar su aparato del hogar y móvil

 

  1. Mantenga una lista de teléfonos de emergencia en su teléfono celular y en o cerca del teléfono de su hogar.
  2. Guarde baterías cargadas y cargadores de auto para el teléfono disponibles para cargar su teléfono celular.
  3. Si tiene una línea telefónica terrestre tradicional (que no sea de banda ancha o VOIP), tenga por lo menos un teléfono que no sea inalámbrico en su hogar porque funcionará aunque no tenga electricidad.
  4. Prepare una hoja de contactos familiares. Ésta debe incluir por lo menos un contacto fuera de su área que pueda comunicarse mejor con familiares en caso de emergencia.
  5. Programe contactos “En Caso de Emergencia” (ICE, por sus siglas en inglés) en su teléfono celular de manera que el personal de emergencia pueda comunicarse con esas personas si usted no puede usar su teléfono. Deje saber a sus contactos ICE que están programados en su teléfono e infórmeles cualquier asunto médico u otra necesidad especial que tenga.
  6. Si tiene que desalojar y tiene la opción de enviar las llamadas (call-forwarding) del teléfono de su hogar, envíelas a su teléfono celular.
  7. Si no tiene teléfono celular, tenga una tarjeta telefónica prepagada para usar de ser necesario durante o después de un desastre.
  8. Tenga un radio o televisor de baterías disponible (con baterías adicionales).
  9. Suscríbase a los servicios de alerta por texto de gobiernos locales o estatales y recibir alertas en caso de un desastre. Los padres deben inscribirse con el sistema de alerta en emergencias de su distrito escolar.

Durante y después de un desastre: Cómo comunicarse con familiares, amigos y servicios de emergencia

  1. Si tiene una emergencia de vida o muerte, llame al 9-1-1. Recuerde que actualmente no puede enviar mensajes de texto al 9-1-1. Si no es una emergencia, no llame al 9-1-1. Si su área ofrece servicio de 3-1-1 u otro sistema de información, llame a ese número si no es una emergencia.
  2. Para comunicaciones que no son de emergencia, use mensajes de texto, e-mail, o medios sociales en lugar de hacer llamadas de voz en su teléfono celular para evitar congestionar las redes de voz. Los servicios de datos, como textos y correos electrónicos tienen menos probabilidad de sufrir congestión de sus redes. También puede usar los medios sociales para publicar su situación y dejar saber a sus familiares y amigos que está bien. Además de Facebook y Twitter, puede usar recursos como el programa de la Cruz Roja Americana Bien y Seguro (Safe and Well) (www.redcross.org/safeandwell).
  3. Mantenga las llamadas telefónicas cortas. Si tiene que usar un teléfono, trate de dar sólo la información vital al personal de emergencia o al familiar.
  4. Si no logra completar una llamada a través de su teléfono celular, espere diez segundos antes de volver a marcar para ayudar a reducir la congestión de la red.
  5. Conserve la batería de su teléfono celular reduciendo la brillantez de su pantalla, colocando el teléfono en la modalidad para avión, y cerrando aplicaciones que no esté usando que usen electricidad, a menos que tenga que usar el teléfono.
  6. Si no tiene electricidad, puede cargar su teléfono celular en el auto. Sólo asegúrese de que el auto está en un lugar bien ventilado (fuera del garaje) y no vaya a su auto hasta que haya pasado el peligro. También puede escuchar la radio para avisos noticiosos importantes.
  7. Sintonice la televisión y radio para importantes avisos noticiosos. Si aplica, asegúrese de saber cómo activar el circuito cerrado o la descripción de vídeo en su televisión.
  8. Si no tiene un dispositivo para manos libres en su auto, deténgase o sálgase de la vía de rodaje antes de hacer una llamada. No envíe textos, hable ni envíe “tweets” en un teléfono celular, sin un dispositivo para manos libres mientras conduce.
  9. Inmediatamente después de un desastre, resista usar su aparato móvil para ver vídeos de Internet, descargar música o vídeos, o jugar vídeojuegos, que pueden añadir a la congestión de la red. Limitar el uso de estos servicios puede ayudar a que el servicio de 9-1-1 reciba las llamadas de emergencia o para salvar vidas.

Visite www.listo.gov regularmente para ver otros consejos útiles de preparación para desastres y otras emergencias.

Renovación de nuestro enfoque en la planificación para toda la comunidad

Autor: 

Anteriormente he escrito en el blog sobre los pasos que el equipo de manejo de emergencias está tomando para incluir a todos los miembros de la comunidad en sus planes antes de que ocurra un desastre. Y he hablado de los pasos que FEMA tomó antes, durante y después del huracán Irene para cubrir las necesidades de toda la comunidad.

Esta semana pasada, FEMA invitó a líderes de manejo de emergencias, la comunidad con impedimentos, organizaciones voluntarias y de base de fe, y al sector privado a nuestra Conferencia “Getting Real” para continuar el desarrollo sobre las alternativas positivas, compartiendo mejores prácticas y descifrando un camino de adelantos hacia la preparación, respuesta y recuperación para desastres que incluya a las personas con impedimentos.

Si bien hubo mucha información importante y se recopilaron muchos comentarios de nuestras sesiones de diálogo, quiero recalcar tres cosas que realmente resonaron en mí:

  • La inclusión es crucial – la comunidad con impedimentos no puede proveer recursos y soluciones cruciales en este momento de “hacer más con menos” si no los invitamos a la mesa, si no participan del proceso de planificación desde el comienzo. (Un recordatorio de que el lugar/método de estos procesos de planificación tiene que ser accesible física y programáticamente, además de en términos de comunicaciones.)
  • Equiparar las capacidades y experiencia del público – el administrador Fugate a menudo recalca este punto, y definitivamente tiene sentido aquí. Todas las personas del equipo de manejo de emergencias debe confiar en que el público ayude a divulgar el mensaje, y que actúe como agente multiplicador. Esto es en particular cierto al utilizar a jóvenes, al igual que personas con impedimentos del desarrollo e intelectuales como adiestradores, de manera que puedan compartir la importancia de la preparación con sus compañeros. Aún en algunos programas inclusivos, los jóvenes y las personas con impedimentos del desarrollo e intelectuales no se toman en consideración como poderosos adiestradores.
  • La tecnología es excelente, pero no lo cura todo – No debemos usar la tecnología para decir simplemente que estamos usando el mejor y último aparato o página de Internet en el mercado. Las personas que trabajan en el manejo de emergencias o respuesta a desastres deben concentrarse en usar la tecnología que nos ayuda a lograr nuestros objetivos, con un enfoque renovado en las herramientas nuevas que serán útiles y accesibles a toda la comunidad.

La Conferencia Getting Real de este año fue un lugar incalculable para fortalecer las relaciones y crear conciencia sobre los asuntos claves – pero, como el administrador Fugate indicó a los asistentes, “éste es el fin del comienzo”. La discusión sobre incluir a toda la comunidad en la preparación, respuesta y recuperación de desastres ha sido elevada al nivel nacional, y ahí es donde se quedará siempre y cuando podamos mantener el enfoque en involucrar a toda la comunidad para apoyar a todos los sobrevivientes que puedan resultar afectados por los desastres.

Nosotros, en el campo de manejo de emergencias aún tenemos que recorrer mucho camino para incluir a las más personas posibles, pero me alegran nuestros logros hasta el momento y espero que podamos enfrentar los retos por venir. Cuanto mejor trabajo hagamos para preparar a todos para un desastre, más recursos podremos dedicar a las personas que no pueden prepararse y las que resultan heridas durante el desastre.

Los invito a continuar la conversación en su familia o comunidad. Y déjenos un comentario abajo y comparta sus pensamientos sobre cómo el manejo de emergencias puede incluir mejor a toda la comunidad en nuestro proceso de planificación.

Páginas

Back to Top