Durante esta temporada de construcción, aprendemos del pasado para crear un mejor futuro

Main Content
Autor: 

Hace un año, el 20 de mayo de 2013, Moore, Oklahoma fue azotado por un tornado mortal que causó gran devastación en la zona. A menos de un año del evento, las nuevas viviendas son ahora más seguras.

El 17 de abril de 2014, Moore, Oklahoma, se convirtió en el primer lugar en la nación en establecer requisitos del código de construcción para promover la construcción de edificios más fuertes y capaces de resistir las fuerzas de un tornado categoría EF2. Las enmiendas al Código de Construcción sirven como un buen ejemplo de la gestión exitosa de riesgos y mejoras a la seguridad de los edificios.

La enmienda al código, incluyendo los requisitos para el revestimiento del techo, correas de huracán y separación de postes, ayuda a construir hogares capaces de soportar vientos de hasta 135 millas por hora. La puerta del garaje, a menudo un punto débil en los edificios, también está obligada a tener una capacidad de resistencia a vientos de 135 mph.

Las casas construidas a un nivel similar de construcción en la subdivisión Wild Flower de Oklahoma City sufrieron daños durante el tornado del 20 de mayo 2013, y quedaron estructuralmente intactas ante una velocidad del viento mucho más alta que para las que fueron diseñadas. Los nuevos requisitos tienen por objeto reducir el número de viviendas dañadas y reducir la gravedad de los daños en casos de tornados de menor categoría.

El 29 de octubre de 2012, el huracán Sandy azotó la costa de Jersey y fue luego degradado a tormenta tropical. Aunque perdió fuerza, la tormenta aún causó gran devastación en muchos los pequeños municipios, como Sea Bright. Muchas de las casas pintorescas que hacían de estos municipios lugares especiales quedaron reducidas a escombros, de tal forma que lugares como Sea Bright parecían ser vertederos.

Para el propietario de vivienda Bernard Bertino y el constructor Ray Guzmán, el haber construido por encima de los códigos existentes fue lo que salvó sus viviendas adosadas de las inundaciones que causaron estragos en su comunidad.

Tras el paso de la tormenta, tanto Bertino y Guzmán estaban felices de ver sus casas permanecieron altas y secas después de que el río se desbordó, causando inundaciones en su vecindario.

A pesar de que Sandy  inundó los garajes del primer piso con cerca de cuatro pies de agua, las estructuras no se vieron afectadas gracias a los desagües que se instalaron en el garaje. El desagüe ayudó a que las aguas fluyeran con mayor facilidad a través de la estructura, reduciendo la presión de la fuerza del agua.

Cuando Guzmán y su arquitecto, Pablo Damiano, construyeron las dos casas adosadas en el 2011, se mantuvieron firmes en que construirían sus propiedades resistentes a inundaciones, construyendo en acorde con el código local.

Las casas fueron elevadas al Nivel de Inundación Base (BFE, por sus siglas en inglés) más dos pies de francobordo según estipula la Ordenanza de Prevención de Daños por Inundaciones del reglamento de construcción local. Como otra medida de mitigación, el primer piso también tiene un refuerzo adicional alrededor del bloque de cemento para dar soporte durante inundaciones.

Todos los servicios públicos en los hogares están por encima del Nivel de Inundación Base, por lo general localizados en los segundos y terceros pisos de las viviendas. Dado que ninguno de los servicios públicos se encuentra en el garaje, el servicio de electricidad pudo ser restaurado una vez el municipio de Sea Bright autorizó a los propietarios de vivienda a regresar a sus hogares tres semanas después.

El único daño estructural tras el paso de Sandy fue la pérdida de una teja, ocasionado por escombros cargados por el viento.

Cada primavera observamos el Mes Nacional de Seguridad en la Construcción según muchas personas y comunidades embarcan en proyectos de construcción para hacer mejoras a sus viviendas y vecindarios.

Es durante esta "temporada de construcción" que tenemos la oportunidad de implementar medidas de seguridad de construcción que no sólo ayudan a protegernos a nosotros mismos y nuestras familias, sino que también apoyan las necesidades de nuestras comunidades.

En FEMA reconocemos que la construcción segura y la mitigación de riesgos proveen valor al pueblo estadounidense mediante la creación de comunidades más seguras, lo que ayuda a los individuos y las comunidades a recuperarse con mayor rapidez de desastres, y reduce el impacto financiero de los desastres en los estados, tribus, y comunidades locales como la suya.

Si bien es cierto que no podemos impedir que haya desastres naturales, sí podemos tomar medidas para reducir su impacto mediante la construcción más fuerte y segura.

Aprenda más sobre cómo proteger su hogar, comunidad, y negocio.

Fecha de la última actualización: 
30/05/2014 - 12:01
Posted on Vie, 30/05/2014 - 12:01
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top