Prepárese. Permanezca seguro. Reconstruya.

Main Content
Autor: 

Philadelphia, Pa., 11 de enero de 2014 – Foto del campo de juego para los robots que han construido los equipos. Como parte de la competencia, los robots tienen que vencer los obstáculos del campo. Foto por Mike Sharon/FEMAPhiladelphia, Pa., 11 de enero de 2014 – Foto del campo de juego para los robots que han construido los equipos. Como parte de la competencia, los robots tienen que vencer los obstáculos del campo. Foto por Mike Sharon/FEMA

Suena como una de las campañas de Listo (“Ready”), pero en realidad es el lema de la competencia “La furia de la naturaleza” de FIRST Lego League (FLL, por sus siglas en inglés).

Un poco de información de fondo: Cada otoño, FLL lleva a cabo competencias basadas en temas científicos del mundo real. Los equipos que compiten – compuestos por un máximo de diez niños y un asesor adulto –  programan robots para vencer obstáculos en el campo de juego (el juego de robots) y ofrecen propuestas para solucionar problemas del mundo real  (la presentación del proyecto) dejándose llevar por los valores fundamentales de FLL durante un torneo oficial.

Alrededor de 200,000 niños, entre las edades de 9 a 16 años, representando más de 70 países participaron de la competencia la “Furia de la naturaleza”. Los equipos investigaron tormentas, terremotos, oleajes y otros desastres naturales. Los equipos descubrieron qué acciones los individuos pueden tomar en los lugares que frecuentan para mantenerse seguros ante la amenaza de un desastre natural.

Dado que la competencia se enfoca en el manejo de emergencias este año, FLL se puso en contacto con la Región III de FEMA para extender una invitación a los expertos en el manejo de emergencias a servir como jurado en el torneo clasificatorio pautado para el sábado, 11 de enero en el Instituto Franklin en Philadelphia, PA.

La oportunidad me pareció muy atractiva. Los bloques Lego y el manejo de emergencia son dos de mis cosas favoritas. No perdí tiempo en enviar mi información y participar del adiestramiento. Esperaba con ansias la oportunidad de ver las presentaciones de los equipos. MaryAnn Tierney, nuestra Administradora Regional, pensaba participar pero se vio obligada a cambiar sus planes ante el derrame de sustancias químicas que ocurrió en el río Elk de West Virginia.

El día de la competencia, se podía sentir la energía y entusiasmo de los equipos, asesores y voluntarios al llegar al Instituto Franklin. Tras la ronda inicial de diseños, presentaciones y evaluaciones, se llevó a cabo una breve pausa para la ceremonia de apertura y el juramento de lealtad. Las evaluaciones continuaron hasta la hora de almuerzo, y después se hizo la transición a la competencia de robots. El salón dónde tomó lugar la competencia de robots era un absoluto pandemonio – con los equipos, asesores y voluntarios aplaudiendo y alentando a los equipos según participaban de los obstáculos. A pesar de que la multitud se calmó un poco durante las deliberaciones de los jueces, aún se podía sentir la energía en la sala. Los miembros de los equipos reían, aplaudían, y bailaban al ritmo de la música que sonaba por el altavoz. Hacía mucho que no me divertía tanto.

Philadelphia, Pa., 11 de enero de 2014 – Miembros del equipo de la Academia Moravian arman su robot antes del comienzo de la competencia. Foto por Mike Sharon/FEMAPhiladelphia, Pa., 11 de enero de 2014 – Miembros del equipo de la Academia Moravian arman su robot antes del comienzo de la competencia. Foto por Mike Sharon/FEMA

Los campeones fueron los miembros de “Ese otro equipo”: Laura Dodds, Matt Lebermann, Charles Cote, Ian Beazley, CJ Stiles, y Kaity O'Hanlon. El equipo viene del programa académico universitario de la escuela autónoma de liderazgo de Pennsylvania (“Pennsylvania Leadership Charter School”), localizada en West Chester, Pennsylvania. El equipo propuso una aplicación móvil que utiliza los sensores de presión barométrica de los teléfonos móviles para mejorar el sistema de ubicación y alerta de tornados. Era evidente que el equipo había investigado el tema y estaba bien preparado. Estaban bien informados sobre el riesgo de tronados, y habían investigado las tecnologías actuales y nuevas mediante las cuales se emiten las advertencias de tornado. Lo mejor de todo fue que empezaron su presentación como los personajes del Mago de Oz. Su propuesta fue impresionante y divertida (un valor fundamental de FLL). Le deseamos éxito a “El otro equipo” y el resto de los equipos que calificaron según progresan a las otras etapas de la competencia.

No se me ocurre mejor manera como pasar un sábado que con un grupo de jóvenes apasionados por desarrollar soluciones innovadoras a los problemas del manejo de emergencias ante las amenazas de la naturaleza. La exposición y experiencia que han adquirido trabajando en equipos les permitió no solo aprender sobre la ciencia e ingeniería necesaria para desarrollar estas soluciones, sino que también les permitió adquirir información y conocimiento de los profesionales en el campo.

Como juez, también tuve una experiencia maravillosa. Fue una oportunidad de ejercer un impacto positivo en posibles futuros administradores de emergencias. El ver las soluciones que desarrollaron para problemas del mundo real me recordó que hay una generación de jóvenes que nos admira y desea algún día trabajar en el campo. Eso me parece bastante interesante, ¡igual que los bloques Lego!

(Nota del editor: FEMA ofrece los vínculos solo como referencia y no endorsa ninguna organización, producto, servicio, sitio web, o entidad.)

Fecha de la última actualización: 
05/02/2014 - 15:09
Posted on Mié, 05/02/2014 - 15:09
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top