Implementando medidas de preparación ante emergencias en las escuelas secundarias mientras permaneciendo fiel a tu cultura

Main Content
Autor: 

Yarmouth, Maine, 9 de septiembre de 2013 – El subdirector escolar Josh Ottow (al centro) habla sobre la preparación para emergencias con estudiantes de la escuela superior Yarmouth durante el primer día de clases.Yarmouth, Maine, 9 de septiembre de 2013 – El subdirector escolar Josh Ottow (al centro) habla sobre la preparación para emergencias con estudiantes de la escuela superior Yarmouth durante el primer día de clases.

Mi nombre es Josh Ottow, y soy el subdirector de la escuela superior Yarmouth en Maine. Yarmouth es un pueblo suburbano con alrededor de 8,000 residentes y 1,400 estudiantes, de los cuales 500 estudian en nuestra escuela superior. Soy miembro de un equipo de administradores que desarrollan planes de seguridad y preparación de emergencia para nuestro distrito. Al momento, tenemos un protocolo para el manejo de emergencias que aplica a todas las escuelas, e incluye información y planes específicos para cada escuela.

Dado que en nuestra escuela se promueve una cultura de respeto y confianza, donde fomentamos relaciones positivas entre estudiantes y maestros, sentimos que la escuela secundaria Yarmouth es un lugar seguro. Por ejemplo, nuestros casilleros no tienen candados, no sonamos campanas en las pautas entre clases, y no requerimos pases para estar en los pasillos durante periodos de clase.  Para nosotros, es importante encontrar maneras de promover medidas de preparación sin perder esta confianza que hemos cultivado.

Esto puede ser un reto dado que, desde la perspectiva de los estudiantes, cosas como puertas cerradas con llave, sistemas de entrada con timbres, cámaras en el estacionamiento, y simulacros de cierre pueden hacerles sentir como que asumimos lo peor de ellos, y que no confiamos en que actuarán de la manera correcta durante una emergencia o desastre.

La preparación para emergencias en la escuela superior Yarmouth se enfoca alrededor de nuestro fuerte programa de consejería. Creemos en la eficacia de que un adulto sirva como consejero para estimular a un pequeño grupo de estudiantes a trabajar juntos durante esos cuatro años de estudio. El consejero de estudiantes es una persona de quien los estudiantes pueden obtener asesoramiento, información, y otro tipo de ayuda y apoyo durante momentos difíciles. Cada grupo consiste de una combinación única de estudiantes, quienes de otra manera quizás no se hubiesen hecho amigos. Esto constituye una oportunidad para que los estudiantes reciban apoyo e información de un grupo que será una constante en sus vidas como estudiantes durante sus cuatro años como estudiantes en la escuela. Sabíamos que nuestro compromiso a este programa sería de crítica importancia en la implementación de los esfuerzos de preparación para emergencias.

El año pasado pasamos mucho tiempo hablando sobre nuevas medidas de preparación ante emergencias con los grupos de consejería. La clave es implementar estas medidas de preparación de una manera que nuestra cultura permanezca intacta y hagamos de la escuela un lugar más seguro. Para lograr este balance, hemos llevado a cabo sesiones de preguntas para estimular una conversación sobre el tema, fomentar el entendimiento entre los estudiantes, y estimular a los estudiantes a compartir sus opiniones e inquietudes. Las preguntas incluyen:

  • ¿Qué hace de la escuela secundaria Yarmouth un lugar seguro?
  • ¿Qué hace única la cultura de la escuela secundaria Yarmouth?
  • ¿Te sientes seguro en la escuela secundaria Yarmouth?
  • ¿Sabes qué hacer si ocurre una emergencia estando en la escuela? ¿Te sientes preparado?
  • ¿Qué podemos hacer, como escuela, para fomentar y mantener un ambiente positivo, y una cultura de confianza y respeto a la vez que promovemos medidas de seguridad para hacer de la escuela un lugar más seguro?

Se le advierte a los maestros a mantener cierto nivel de sensibilidad ante la tensión y reacciones emocionales que podrían tener los estudiantes durante este tipo de discusión. Los maestros están conscientes que las reacciones de los estudiantes pueden variar considerablemente, y que se deben reconocer las opiniones de todos. Esperamos que las conversaciones sean honestas y ayuden a los estudiantes a lidiar con estas cuestiones. También esperamos que la conversación se extienda al hogar y que los estudiantes hablen sobre estas cuestiones con sus padres. Invitamos a los padres a participar de los foros en su comunidad para contribuir a los planes de preparación para emergencias en sus comunidades. En estos foros podrán expresar sus opiniones, hacer peticiones, y dar sugerencias.

También solicitamos comentarios directamente de los estudiantes como otra manera de obtener información para desarrollar nuestro plan de preparación para emergencias. Por ejemplo, siempre que se realiza un simulacro, pedimos que los estudiantes (por medio de sus grupos de consejería) nos den su opinión sobre la respuesta y sugerencias para mejorar el protocolo. Los consejeros reciben una guía con instrucciones detalladas de los pasos a seguir durante cada simulacro. Las sugerencias de los estudiantes son de gran ayuda - a veces ofrecen ideas que no se nos habían ocurrido a nosotros mismos.

Por ejemplo, durante uno de los simulacros, les pedimos a los estudiantes que entregaran sus teléfonos a sus maestros. Uno de los estudiantes preguntó por qué pedimos sus teléfonos, y le explicamos que era para minimizar la luz y ruido emitido del salón de clases. En respuesta, el estudiante también sugirió que se cerraran las pantallas de las computadoras portables ya que estas habían permanecido abiertas, emitiendo luz durante el simulacro. Este detalle no había estado indicado en las instrucciones, y quizás no nos hubiésemos percatado del si el estudiante no lo hubiese señalado. Los consejeros tienen acceso a un documento compartido en línea donde pueden hacer nota de las sugerencias, hablar sobre las respuestas de los estudiantes, y así, de ser necesario, los planes se pueden revisar durante la reunión de facultad.

En los últimos meses, nuestros esfuerzos de preparación para emergencias, desde nuevos planes y equipo a discusiones entre los estudiantes y maestros, nos han demostrado que involucrar a los estudiantes es la mejor manera de mantener un ambiente positivo y hacer de la escuela un lugar más seguro.

Nota del editor: las opiniones expuestas en este blog no representan necesariamente las opiniones oficiales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. Los vínculos a sitios de terceras partes se ofrecen solo como referencia. FEMA no patrocina ninguna organización no gubernamental, compañías o servicios.

Fecha de la última actualización: 
06/11/2013 - 16:56
Posted on Mié, 06/11/2013 - 16:56
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top