Lecciones sobre la seguridad en caso de inundaciones que aprendí durante mi tiempo trabajando como socorrista

Main Content

Como miembro del Equipo de Rescate en Aguas Rápidas del Departamento de Incendios y Rescates del Condado de Fairfax en Virginia, he pasado el último decenio de mi carrera realizando rescates en el agua. En el transcurso de mi carrera, he aprendido sobre la fuerza del agua y los daños que pueden producir las inundaciones. Ya sean producto de la naturaleza o creadas por el hombre, las inundaciones pueden ocurrir en cualquier momento y pueden afectar a cualquiera. La mejor manera de garantizar su seguridad en caso de inundaciones es preparándose y prestando atención a los avisos y anuncios de seguridad públicos. A continuación les ofreceré algunos ejemplos de situaciones que he vivido como un socorrista, y cómo estas situaciones se relacionan a frases que oímos con frecuencia sobre la seguridad en caso de inundaciones:

“Esté preparado”

Estar preparado para una inundación, especialmente durante temporadas de alto riesgo, es sumamente importante para permanecer seguro y protegido cuando estas ocurren. Su plan de seguridad debería identificar áreas con alto riesgo de inundación alrededor de su hogar y vecindario, rutas de desalojo, espacios retirados de corrientes y drenajes, y las áreas propensas a inundaciones repentinas. Esté preparado, preste atención a los avisos del Servicio Nacional de Meteorología, y busque refugio en terreno elevado. Si no puede escapar y queda atrapado entre las corrientes de agua, llame al 9-1-1 y siga las instrucciones de las autoridades de seguridad pública.

Una de las anécdotas que comparto durante mis cursos de rescate acuático es la historia de un hombre que rescatamos quien no tomó los pasos necesarios para prepararse, ni siguió las instrucciones de los socorristas. Una mañana lluviosa durante los cambios de turno, los miembros del equipo nos encontrábamos reunidos preparándonos para lo que venía cuando sonaron las alarmas avisando que un vehículo había quedado atascado en una carretera inundada. Al llegar a la escena, nos encontramos a un hombre sentado en la capota de su vehículo, que se encontraba sumergido en agua. Estábamos preparados para evacuarlo, pero el hombre se rehusaba a abandonar su vehículo. No era pánico, ni miedo, sino que el operador de emergencias le había indicado que buscara refugio en un área elevada, y el tope de su vehículo había sido el área más elevada que había podido encontrar.  A pesar de que nuestro trabajo era ayudarle, el hombre insistía que las instrucciones del operador habían sido permanecer en un área elevada. Después de pasar algún tiempo explicando la situación al hombre, logramos convencerlo que el lugar más seguro durante una inundación sería un lugar elevado lejos de las corrientes de agua y no sobre su vehículo rodeado de agua que podría ser arrastrado en cualquier momento.

 Fairfax, Va., 12 de agosto de 2010 -- Miembros del Equipo de Rescate ayudan a unas personas atascadas en su vehículo durante una inundación.

 Fairfax, Va., 12 de agosto de 2010 -- Miembros del Equipo de Rescate ayudan a personas atascadas en su vehículo durante una inundación.

“Vire, no se ahogue”

Desde que el Servicio Nacional de Meteorología de NOAA primero realizó la campaña de información pública “Vire, no se ahogue,” un gran número de personas han recibido el mensaje. Sin embargo, la campaña continúa. La mayoría de las misiones de rescate de las que he participado han envuelto a personas quienes no solo no prestaron atención a los avisos de inundación, sino que también tomaron la decisión deliberada de entrar a la inundación. Muchas personas no están informadas de lo peligroso que es conducir por zonas inundadas y que de hacerlo, están poniendo sus vidas en peligro. Tan solo seis pulgadas de agua son suficiente para tumbar y arrastrar a una persona – y 12 pulgadas pueden hacer un vehículo flotar. En cuestión de minutos una pequeña corriente puede convertirse en un torrente de agua, arrastrando los vehículos en su camino.

Fairfax, Va., 1 de junio de 2012-- No conduzca por carreteras inundadas. Mejor vire, no se ahogue.ç

Fairfax, Va., 1 de junio de 2012-- No conduzca por carreteras inundadas. Mejor vire, no se ahogue.

Uno de los rescates más memorables de mi carrera tomó lugar en un área propensa a inundaciones, y conocida por muchos dada esta información. La inundación ocurrió como resultado de una tormenta que afectó a mucho de país. Una de las primeras llamadas fue para rescatar a una pareja que había quedado atascada en su vehículo. Eventualmente, el vehículo fue arrastrado por la corriente. La evacuación transcurrió de manera rápida y sin complicaciones.  Tras el incidente, la policía cerró la carretera colocando conos, cintas de advertencia, y patrullas mientras se establecía una barricada. Varias horas después de la primera evacuación, recibimos una llamada sobre un vehículo que había quedado atascado en el área. Según hacíamos nuestro camino al área, nos preguntábamos si el vehículo por el que nos llamaban era el mismo de antes (cuando rescatamos a la pareja), o uno nuevo.  Cuando llegamos a la escena, nos dimos cuenta que era un nuevo vehículo que había quedado atascado. Le preguntamos al policía qué había pasado y nos explicó que el conductor había decidido conducir alrededor del bloqueo y directo al área inundada. Una vez evacuamos a la mujer de su vehículo, le preguntamos que por qué había ignorado las advertencias. La mujer nos respondió que “las aguas no se veían tan profundas.” Lo menos que le pasó por la mente a la mujer fue que al conducir por carreteras inundadas, no solo estaría poniendo su vida en peligro, sino las vidas del equipo de respuesta a emergencias que respondió a la llamada también.

Tuscan, Ariz., 23 de julio de 2007 -- Una mujer espera ser rescatada durante una inundación.

Tuscan, Ariz., 23 de julio de 2007 -- Una mujer espera ser rescatada durante una inundación.

“Las inundaciones pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento”

Todas las inundaciones, incluyendo inundaciones repentinas, pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. A pesar de que se dice que “las inundaciones pueden ocurrir en cualquier lugar donde llueva,” esto no basta para caracterizar el riesgo de inundación. Las inundaciones pueden ocurrir como resultado de varios factores, no sólo la precipitación. La nieve puede derretirse y dispositivos mecánicos como presas y tuberías pueden romperse. Cuando esto ocurre, la posibilidad de inundación se convierte en una realidad.

El 23 de diciembre de 2008 fue un día claro con temperaturas frígidas. Los miembros del equipo se encontraban reunidos discutiendo la posibilidad de que el uso de calentadores pudiera resultar en más llamadas relacionadas a incendios que a rescates de agua. Sin pronósticos de lluvia no se esperaba una inundación, y con temperaturas tan frías nadie se atrevería a aventurar cerca del río. Pero, como se ha probado una y otra vez, las inundaciones pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. Mi unidad de rescate fue despachada para asistir en un rescate acuático en un condado vecino. La inundación había ocurrido como resultado de una tubería que había reventado. En un momento dado la tubería estaba derramando alrededor de 135 millones de galones de agua por minuto en el River Road. Varios motociclistas se vieron atrapados en el torrente y tuvieron que ser rescatados gracias a las rápidas acciones del personal de socorro. Ya para cuando se apagó el agua y la situación se estabilizó, todas las personas atrapadas habían sido rescatadas y, una vez más, habíamos visto la potencia de la fuerza del agua.  

Les exhorto a que aprendan de mi experiencia. Las tres frases que más se repiten sobre las inundaciones son - “esté preparado”, “vire, no se ahogue”, y “las inundaciones pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento” – todas estas frases tienen un significado valioso que puede salvar vidas. Tome tiempo esta semana para aprender sobre cómo mantenerse seguro en caso de inundación.

Nota del editor: Las opiniones expresadas por Scott E. Schermerhorn no necesariamente reflejan aquellas de los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional, o la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. FEMA no auspicia organizaciones, entidades o servicios no gubernamentales.

Fecha de la última actualización: 
21/03/2013 - 17:45
Posted on Jue, 21/03/2013 - 17:43
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top