El clima – un elemento clave para la interminable temporada de incendios

Main Content

Algo tan pequeño como un palillo de fósforo, una colilla de cigarrillo, o hasta relámpagos en las zonas rurales pueden ocasionar grandes y rápidos incendios que podrían afectar a muchos de forma indiscriminada.

Estas estadísticas, con data del año pasado, muestran como los incendios forestales han tenido un impacto significativo a través de todo el país:

  • 11 bomberos perdieron sus vidas
  • 67,774 incendios forestales causaron la devastación de 9.3 millones de cuerdas de terreno – la segunda cantidad más grande de terreno destrozado por incendios en los últimos 10 años
  • 4,244 estructuras fueron destrozadas, incluyendo 2,216 residencias – números mucho más altos que el promedio anual

El riesgo de incendio aumenta según el clima se torna más severo.

Las temporadas de incendio se alargan y los incendios se vuelven más intensos. El clima es un factor que contribuye a la formación y propagación de incendios. Cuando un incendio ocurre en condiciones climáticas secas y con vientos fuertes, el mismo se extenderá con rapidez y consumirá todo en su camino, incluyendo carreteras, cercas, y bloques de vivienda. La combinación de tres factores influye en la formación y propagación de incendios: combustible, condiciones climáticas, y topografía. Si se suma a esta combinación una fuente de ignición, el resultado podría ser mortal y catastrófico.

San Diego, Calif., October 25, 2007 -- Helicopters drop water and retardant on the Harris fire, near the Mexican border, to stop the wildfire from advancing. Currently the fires in Southern California have burned nearly 350,000 acres.

LEYENDA DE FOTO: San Diego, California, 25 de octubre de 2007 – Un helicóptero deja caer agua y retardante de fuego sobre el “Harris Fire”,  el cual ocurrió cerca de la frontera mexicana, para detener la propagación del mismo. Andrea Booher/FEMA

Las temporadas de incendios se pronostican tomando en consideración los patrones climáticos, la retención de humedad de la vegetación, y la topografía del terreno. El nivel de riesgo durante esta temporada puede cambiar drásticamente de moderado a severo en cuestión de días. En algunas regiones, los incendios pueden ser un problema durante todo el año, dependiendo en la ubicación, la vegetación y el clima. A diferencia de los huracanes, los incendios no siempre se pueden predecir o pronosticar; estos tienden a ocurrir de manera inesperada, como los tornados, tsunamis o inundaciones repentinas, en ocasiones dando solo minutes a las personas para tomar decisiones de vida o muerte.

Aunque no lo crea, los incendios también pueden crear sus propias condiciones climáticas. El viento puede propagar los incendios con más velocidad, cargando las chispas del mismo por millas donde estas pueden producir nuevos incendios. Con tan solo una chispa que caiga en un rincón seco de su hogar, se podría producir un fuego de propagación rápida y descontrolada. Si se encuentra atrapado entre las brasas del fuego, siga una ruta de escape o huya de manera rápida a una zona de seguridad.

 Malibu, Calif., October 23, 1996 -- A California Department of Forestry (CDF) official watches the wildfire as it burns up a hillside.

LEYENDA DE FOTO: Malibu, California, 23 de octubre de 1996 – Un oficial del Departamento Forestal de California observa un incendio arder a la distancia. Foto de prensa/FEMA

La amenaza de incendios forestales durante este año

Los pronósticos para esta temporada de incendio indican que será otro año de sequía e incendios para el suroeste, las llanuras centrales, y las Montañas Rocosas. La actividad de incendios en los últimos años sirve como indicador que los incendios forestales son una amenaza a nivel nacional. La temporada de incendios comienza con las sequías en Hawaii y se extiende hasta Florida, donde después de experimentar oscilaciones entre temperaturas cálidas y frías, y clima seco y húmedo, el Servicio Forestal predice que esta temporada será “normal” – al menos que ocurran “condiciones inesperadas de lluvias o sequías intensas.”  

A principios de febrero, se emitieron varias alertas de condiciones incendiarias para el suroeste del país, en los estados de Texas, Arizona y New Mexico. El Servicio Nacional de Meteorología emite estas alertas cuando hay bajos niveles de humedad, vientos fuertes, y sequías o condiciones secas. La sequía se ha estado extendiendo desde el sur de las Dakotas a las llanuras centrales y los estados del suroeste, los cuales se vieron afectados por muchos incendios el año pasado.

Este año, la región de Colorado conocida como Front Range - donde ocurrió el incendio llamado “North Fork Fire” - sigue enfrentando condiciones climáticas que tienden a producir incendios. Chris Cuoco, un meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología con sede en Grand Junction, CO, nos indica que las acumulaciones de nieve en el área son solo el noventa por ciento de las acumulaciones que se vieron el año pasado.

El pico de la temporada de incendios en California ocurre entre septiembre y octubre, después de que el chaparral experimenta condiciones secas y los vientos de Santa Ana se intensifican. El año pasado, el norte de California fue víctima de muchos incendios, mientras el sur del estado no se vio afectado. Este año, la sequía afectará algunas partes del norte y la mayoría del sur de California. Con todo y los modelos para la prevención de la propagación de incendios en los Estados Unidos, un incendio catastrófico podría ocurrir en otras áreas durante otras temporadas del año.

West Glenwood, Colo., June 11, 2002 -- The Flathead Hotshot crew set a burn on Horse mountain in the South Canyon drainage to stop fire from consuming more forest land

LEYENDA DE FOTO: West Glenwood, Colorado, 11 de junio de 2002 – El humo de un incendio en South Canyon. Foto por Andrea Booher/Prensa de FEMA

A pesar de que podemos monitorear las áreas que se encuentran a mayor riesgo de incendio a raíz de sequía y los niveles de humedad en la vegetación (árboles, arbustos y hierba), también es importante recordar que el clima puede ser un elemento clave que aumente el riesgo de incendios. Por tanto, si vive en un área propensa a incendios, recuerde:

  • Mantenerse al día con las condiciones climáticas locales – esté informado de las condiciones climáticas en su comunidad y preste atención a indicadores como bajos niveles de humedad, sequía, y vientos fuertes – tres factores que aumentan el riesgo de incendios.
  • Siga las instrucciones de las autoridades locales – si las autoridades locales declaran un mayor riesgo de incendios forestales en su área, tome las medidas adecuadas para protegerse
  • Tenga un plan en caso de que su hogar o negocio se vea bajo la amenaza de un incendio forestal – tomar acciones tan simples como crear una zona de espacio defendible en su hogar y tener un plan de evacuación podrían salvar su hogar y vida.

Esperamos que se mantengan seguros durante esta temporada de incendios. Recuerden, el clima puede ser un ingrediente clave para los incendios, pero las personas, familias y comunidades que se preparan tienen una mejor oportunidad de sobrevivir y recuperarse. Visiten Listo.gov/incendios-forestales para más información sobre como mantenerse a salvo antes, durante y después de un incendio forestal.

Sobre los autores

Justin Dombrowski, Director de Respuesta de la Región IX de FEMA, trabajó como bombero viajando por todo el país para lidiar con incendios forestales y vio de cerca la perdida de hogares, bienes y vidas, incluyendo las vidas de muchos bomberos. Justin quiere que las personas sepan qué hacer cuando ocurre un incendio y cómo actuar para reducir el riesgo a sus hogares, comunidades, y el personal de primera respuesta.

John N. Maclean, escritor y periodista, ha escrito cuatro libros y varios artículos sobre los incendios forestales. Es miembro de FEMA y del Departamento de Bomberos Voluntarios de Seeley Lake.

Fecha de la última actualización: 
11/03/2013 - 14:57
Posted on Lun, 04/03/2013 - 11:00
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top