De una cama acogedora a un buque, el relato de un miembro del equipo de la Fuerza de Capacidad y Movilización

Main Content

Debido a la magnitud  de personas que fueron afectadas por el huracán Sandy, el Departamento de Seguridad Nacional movilizó por primera vez, el día 1 de noviembre, a la Fuerza de Capacidad y Movilización. Establecida por la Ley de Reforma para el Manejo de Emergencias Post Katrina, la Fuerza de Capacidad y Movilización está compuesta de empleados provenientes de todas las agencias que componen al Departamento de Seguridad Nacional – incluyendo la Administración de Seguridad en el Transporte, la Guardia Costera, y el Servicio Secreto – quienes están dispuestos a tomar tiempo de sus trabajos habituales para ayudar a los sobrevivientes. Estas personas se encuentran trabajando arduamente junto a los equipos de relaciones comunitarias en las áreas afectadas, incluyendo los centros de recuperación por desastres, donde responden a las preguntas de los sobrevivientes sobre la asistencia por desastre disponible.

Ahora mismo en Nueva York, algunos 800 miembros de la Fuerza de Capacidad y Movilización se están hospedando en tres buques que están operando como hoteles flotantes para los trabajadores de los esfuerzos de recuperación. Se trajeron estos buques de la Administración Marítima de los Estados Unidos debido a la escasez de habitaciones de hoteles en la ciudad – y  los mismos no son exactamente cruceros de lujo.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal (FCO, por sus siglas en inglés) Mike Byrne se reúne con voluntarios del Departamento de Seguridad Nacional que se alojan en el TS Kennedy, un buque de entrenamiento de la academia marítima.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Oficial de Coordinación Federal (FCO, por sus siglas en inglés) Mike Byrne se reúne con voluntarios del Departamento de Seguridad Nacional que se alojan en el TS Kennedy, un buque de entrenamiento de la academia marítima.

El 7 de noviembre, acompañado del Administrador Adjunto Serino, visité a los miembros de la Fuerza de Capacidad y Movilización para extenderles mi más sincero agradecimiento por su arduo trabajo, servicio y dedicación ya que sé que no puede ser fácil pasar tanto tiempo lejos de sus hogares y seres queridos.

El siguiente es un relato de Melinda K. McDonough, quien es miembro de la Fuerza de Capacidad y Movilización hospedándose en el T.S. Kennedy, anclado en el muelle de Staten Island. Ella es una de alrededor de 1,000 miembros del equipo de relaciones comunitarias de FEMA que están evaluando las áreas afectadas.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough en frente del TS Kennedy.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough en frente del TS Kennedy.

Es un placer estar en el T.S. Kennedy. Solo somos yo y más de 600 de mis nuevos mejores amigos.

En mi vida normal trabajo en Washington, DC como Jefa Adjunta de Diversidad con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos – donde tengo una oficina grande y cómoda con excelente vista.  En el buque, la privacidad es muy limitada y solo consiste de una cortina que divide nuestras literas de tres pisos (no le crean al que diga que las mujeres no roncan igual que los hombres). En nuestro camarote compartimos seis inodoros y cuatro urinales, que, por supuesto, estos últimos no nos sirven de nada (excepto en situaciones de apuro). Si eres más recatada, puedes levantarte a las 3 a.m. para bañarte y vestirte con más privacidad.

En el buque entran mucho las corrientes de aire, es fácil perderse, y es extremadamente ruidoso. Los sonidos resuenan en el acero (en especial en el área del comedor).

A pesar de esto no me quejo. Me alegra poder ayudar a las personas afectadas por el huracán Sandy. Teniendo en cuenta la escasez de habitaciones de hoteles en Nueva York, la idea de quedarnos en un buque es brillante.

Soy la líder de un equipo compuesto de ocho personas, quienes vienen de diferentes partes del país y representan una gran variedad de formaciones. Tenemos el privilegio de trabajar junto a un héroe de guerra, el Sargento de Primera Clase Robert Staats, miembro del Equipo de Francotiradores del Ejército de los Estados Unidos. Staats fue galardonado con el Corazón Purpura y la medalla de servicio Meritorio por su valiente esfuerzo en Iraq. Aquí en N.Y. hemos venido a depender de su conciencia situacional para mantenernos a salvo. Él toma gran orgullo en garantizar que tengamos las provisiones y artículos necesarios para realizar nuestro trabajo.

 Robert Staats, Allen Avery, Mishana Egan, Melinda McDonough, Don Jacobson, Annette Ambrosio, y Bryan England.

Staten Island, N.Y., 5 de diciembre de 2012 – Melinda McDonough, líder del equipo de Relaciones Comunitarias 31, flanqueada de su equipo en frente del buque de entrenamiento TS Kennedy. De izquierda a derecha: Robert Staats, Allen Avery, Mishana Egan, Melinda McDonough, Don Jacobson, Annette Ambrosio, y Bryan England.

Somos un buen ejemplo del proceso de desarrollo de un equipo. Después de haber trabajado en las etapas de “formación, ideas, y normas,” ahora estamos en el proceso de “actuación.” La etapa de formación fue rápida y arbitraria – básicamente nos dijeron “aquí esta su grupo.”

Una vez el equipo estaba formado, nos dedicamos a asignar las tareas de quién iba a hacer qué y dónde para cumplir con la misión del equipo de relaciones comunitarias, lo que requirió que identificáramos las habilidades y destrezas del grupo. En primer lugar necesitábamos a un conductor que fuese capaz de conducir una camioneta para 15 personas.  Un hombre que solía trabajar como detective para el Departamento del Alguacil de Los Angeles (y ahora trabaja como un inspector de cargamento para TSA) se ofreció para la tarea, y después de tan solo 16 días ya está conduciendo como si fuera oriundo de la ciudad de Nueva York.

Somos muy afortunados de tener a un consultor de rendimiento de la Guardia Costera como nuestro “copista”. Nadie quería el trabajo de preparar los informes escritos, y si no fuera por su dedicación a completar los informes de manera detallada, no podríamos ser exitosos. Como miembros de nuestro equipo también tenemos a un agricultor de Oregon que disfruta de correr maratones; un ministro episcopal que trabajó como un piloto de helicópteros en Vietnam; una madre de tres quien es conocida por ser bromista; y un piloto técnicamente hábil (alias SatNav Allen).

La fase de “ideas” consistió sobre todo en aprender a cómo trabajar juntos y llevarnos bien a pesar de la gran diversidad de personalidades en el grupo – en otras palabras, el equipo tuvo que trabajar en cómo no volvernos locos unos a los otros. A pesar de las 12-15 horas que pasamos juntos a diario, nadie ha sido “expulsado de la isla” (todavía).

La fase de “normas” consistió de establecer responsabilidades y una rutina fiable. Todos los días nos reunimos en un lugar específico donde doblamos folletos de asistencia por desastre, imprimimos nuestras hojas de contacto, sometemos los informes finales, y reabastecemos nuestras provisiones de agua y otros artículos. Al llegar a nuestro campo de trabajo asignado, vamos de puerta en puerta evaluando las residencias y negocios que fueron afectados por el desastre. Nos tomamos un descanso para almorzar – y ya hemos estado juntos lo suficiente que podemos llegar a un acuerdo mutuo de dónde ir. Nos hemos convertido en una familia bastante feliz.

En cuanto a nuestra “actuación,” al día de hoy hemos tocado en un mínimo de 1,500 puertas. Muchas de las personas que hemos encontrado han sido ancianos que se encuentran aislados en sus apartamentos sin calefacción, electricidad, comida, agua o medicinas. Nos estamos asegurando que estos sobrevivientes reciban lo que necesitan.

A pesar de las largas horas y las acomodaciones rústicas, lo volvería a hacer en un abrir y cerrar de ojos. Los que me dan pena son la tripulación del buque. Están acostumbrados a lidiar con cadetes disciplinados de la marina, no con un montón de adultos revoltosos. La tripulación ha sido muy amable con nosotros. Hasta han preparado tartas sin gluten en el comedor. Y ahora que he adoptado una estrategia para alejar las botas del equipo de mi litera – esto estaba causando un grave problema de aromaterapia – puedo enfrentar lo que sea.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Administrador Adjunto de FEMA, Rich Serino, visita los dormitorios del TS Kennedy.

Staten Island, N.Y., 7 de noviembre de 2012 – El Administrador Adjunto de FEMA, Rich Serino, visita los dormitorios del TS Kennedy.

Estado o región: Nueva York (en inglés)

Desastre relacionado: Huracán Sandy en Nueva York

Fecha de la última actualización: 
14/12/2012 - 16:17
Posted on Jue, 06/12/2012 - 19:00
Skip Comments

Añadir nuevo comentario

Back to Top