Asistencia federal antes, durante y después de un huracán

Main Content

Desde que Irene primero amenazó las islas Vírgenes de EEUU y Puerto Rico la semana pasada, hemos publicado actualizaciones en este blog sobre nuestra labor para apoyar a nuestros colaboradores estatales, locales, territoriales y tribales. Aún antes de que Irene tocara tierra en Puerto Rico, la familia federal estaba tomando medidas proactivas para garantizar que hubiese recursos y personal listos para apoyar las posibles áreas afectadas, según fuera necesario.

La realidad es que cubrir las necesidades de los sobrevivientes del desastre y las comunidades afectadas después de un desastre requiere trabajo en equipo, y determinar la extensión del apoyo federal se hace a través de la coordinación estrecha con nuestros colaboradores en todos los niveles del gobierno. El equipo de manejo de emergencias ha comenzado a evaluar los daños ocasionados por Irene. Estas evaluaciones están diseñadas a proveer al gobernador de cada estado una mejor imagen de los daños y determinar si hace falta una solicitud para apoyo federal adicional.

Mientras el equipo de manejo de emergencias comienza a evaluar los daños ocasionados por Irene, queremos ofrecerles detalles sobre el proceso más formalizado que sigue un estado a fin de solicitar la asistencia federal para nuestros gobiernos estatales y locales:

  • Declaración de Emergencia – Antes de que se realicen las evaluaciones formales de daños, el Presidente puede firmar una declaración de emergencia, como hizo para Puerto Rico, North Carolina, Virginia, Maryland, Delaware, New Jersey, New York, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, Pennsylvania, el Distrito de Columbia, New Hampshire y Vermont. Esto hace disponible asistencia federal a nuestros colaboradores estatales, locales y tribales para apoyar las labores de salvar vidas, como proveer refugio a las personas desalojadas de sus viviendas. Una declaración de emergencia no provee fondos federales directamente a los individuos.
  • Evaluaciones de Daños – Como hemos dicho en entradas anteriores sobre el proceso de declaración de desastre, cuando los recursos de los gobiernos estatales, locales o tribales afectados no pueden cubrir las necesidades de los sobrevivientes del desastre o de las comunidades afectadas se llaman a recursos federales para ayudar. Para determinar el nivel de apoyo necesario, trabajamos de cerca con nuestros colaboradores en cada nivel del gobierno para completar las evaluaciones conjuntas de daños después de un desastre.

Estas evaluaciones de daños se hacen combinando varias fuentes de información como recorridos aéreos, evaluaciones casa por casa en las áreas afectadas y los informes iniciales de daños de colaboradores estatales, locales y tribales. Estas evaluaciones de daños ayudan al gobernador a determinar si hace falta asistencia federal adicional. Según las necesidades, el gobernador entonces hace una solicitud formal al Presidente, si solicita una declaración de desastre mayor.

Un punto importante que recordar es la probabilidad de que el impacto y los recursos de un estado no sean los mismos que otro estado, aunque las condiciones del desastre parezcan similares. La solicitud de cada estado para una declaración de emergencia o de desastre mayor es revisada por sí sola, usando las mismas consideraciones establecidas por los reglamentos federales con los datos que provee el estado.

  • Asistencia Pública – provee asistencia a gobiernos estatales, tribales y locales y a ciertos tipos de organizaciones privadas sin fines de lucro para el recogido de escombros, medidas de protección en emergencias, y la reparación, el remplazo o el restablecimiento de instalaciones públicas dañadas por un desastre. Además exhorta la protección de instalaciones públicas dañadas de eventos futuros proveyendo asistencia para medidas de mitigación de riesgos durante el proceso de recuperación.
  • Asistencia Individual – provee asistencia a individuos y dueños de negocios afectados por el desastre. La asistencia individual provee fondos directamente de FEMA, o a través de préstamos a bajo interés de la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa para cubrir necesidades no cubiertas como vivienda para los sobrevivientes de un desastre, asistencia de desempleo por desastre, servicios legales, consejería en crisis y otras necesidades relacionadas con desastres para los sobrevivientes o dueños de pequeños negocios. A menudo, la asistencia individual cubre una parte de las pérdidas no aseguradas de los dueños de vivienda y dueños de negocios.
  • Declaración de Desastre Mayor – Si se determina que los recursos de los gobiernos estatales, territoriales o tribales afectados están sobrecargados por el desastre (según la información de las evaluaciones conjuntas de daños), una declaración de desastre mayor abre la puerta a asistencia federal adicional. La declaración de desastre mayor designará los programas autorizados por el Presidente. En Puerto Rico, el Presidente Obama ya ha hecho disponible este apoyo adicional después del impacto de Irene en la isla. Una declaración de desastre mayor podría incluir los siguientes programas de asistencia:
 

Además de estas avenidas formalizadas para asistencia federal, destacamos de manera proactiva Equipos de Evaluación de Manejo de Incidentes, oficiales de enlace y artículos de primera necesidad según Irene amenazó los estados y territorios. Continuaremos proveyendo actualizaciones en este blog mientras continuamos apoyando a todos los miembros del equipo de manejo de emergencias según trabajan para cubrir las necesidades de los sobrevivientes del desastre y las comunidades afectadas.

Fecha de la última actualización: 
19/06/2012 - 14:03
Posted on Mié, 31/08/2011 - 07:50
Skip Comments

Añadir nuevo comentario